Otros

Arrancan la primarias andaluzas con empate técnico: Pedro Sánchez se la juega

La actual secretaria general del PSOE-A se enfrenta contra al candidato Oficialista Juan Espadas. Hierro se autodefine como el candidato de las bases

La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz junto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas. Sevilla a 23 de junio del 2020
photo_camera La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz junto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas. Sevilla a 23 de junio del 2020

Si Susana Díaz vence en las primarias del PSOE andaluz, los detractores de Sánchez ganarán relevancia de cara al Congreso Federal previsto para octubre en Valencia.

El proceso de primarias para la elección de candidato socialista a las próximas elecciones en Andalucía tendrá tres nombres en liza: Susana Díaz, actual secretaria general del PSOE andaluzJuan Espadas, alcalde de Sevilla, y Luis Ángel Hierro, profesor de Economía en la Universidad de Sevilla. Y sus nombres estarán por tanto en las papeletas que se cuenten cuando el próximo 13 de junio se abran las urnas de la militancia socialista.

Susana Díaz, Juan Espadas y Luis Ángel Hierro han presentado este martes los avales necesarios para concurrir en las primarias del PSOE andaluz que se celebrarán el próximo 13 de junio para decidir al futuro candidato del partido a la Presidencia de la Junta.

Díaz y Espadas confirmaron los pronósticos que los sitúan como favoritos en estas primarias y han presentado el volumen máximo de avales permitidos, un 4% del censo, aunque ambas candidaturas subrayaron que han conseguido muchos más. Por su parte, el que será el tercer candidato en esta lucha, Luis Ángel Hierro, ha presentado algunos avales más del mínimo exigido -932-, aunque también esgrimió que ha cosechado más apoyos de los presentados.

Los avales han sido presentados por representantes de las candidaturas de Díaz y Espadas, mientras que Hierro optó por hacerlo personalmente en la sede regional del partido en Sevilla.

Al contrario de lo que ocurrió en las primarias a la secretaría general federal en 2017 y en 2013, cuando Susana Díaz consiguió reunir los avales de casi la mitad de los militantes andaluces en su carrera a la candidatura a la presidencia de la Junta frente al hoy ministro de Agricultura, Luis Planas, y al alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez Salas —ninguno logró el 15% de las firmas requeridas entonces―, las nuevas normas establecen topes mínimos (un 2% del censo, 932 avales) y máximos (4%, 1.863). Así se evita el acaparamiento de apoyos que impiden la competición interna.

Estas reglas han contribuido a que los candidatos desistan de emprender una guerra de avales que, a la postre, derivaba en una presión sobre los militantes antes de la votación. Como bien pudo comprobar Díaz en las primarias frente a Pedro Sánchez, el aval no es sinónimo de voto. En esa ocasión, la secretaria general de los socialistas andaluces obtuvo menos papeletas en urna que avales.

Hierro, que se proclama el candidato de “las bases”, ha sido el único de los candidatos que ha presentado personalmente sus firmas, un total de 986. El profesor de Economía de la Universidad de Sevilla no es nuevo en estas lides. Intentó competir frente a Alfredo Pérez Rubalcaba a la presidencia del Gobierno en 2011 y volvió a hacerlo, sin éxito, en el 38º Congreso del PSOE, celebrado en Sevilla en 2012, en el que se impuso Rubalcaba. Esta vez, sí ha conseguido superar el listón de los avales.

Los de Susana Díaz creen que la candidatura de Hierro no le resta apoyos, mientras que los de Espadas estiman que sí puede arañarle respaldos a la del alcalde de Sevilla, ya que este persigue aglutinar el mayor voto posible a favor del cambio en el PSOE andaluz.

 

El éxito de Hierro depende el que se produzca una segunda vuelta. Si ninguno de los aspirantes logra superar el 50% de los votos en la primera votación el próximo 13 de junio, se produciría una segunda el 20 de junio, pero esta vez entre las dos candidaturas que obtengan el mayor número de apoyos, otra de las novedades de los nuevos estatutos que se estrenan en Andalucía.

En el bando 'sanchista' y en el 'susanista' coinciden en que las fuerzas están bastante igualadas ahora mismo y que la campaña va a ser decisiva

La campaña se desarrollará desde el 30 de mayo hasta el 12 de junio y, al día siguiente, será la votación, mientras que la proclamación definitiva será el 17 de junio, salvo que ninguna candidatura obtenga más del 50 por ciento de los apoyos, en cuyo caso habría una segunda vuelta el 20 de junio entre los dos candidatos que hayan obtenido el mayor número de votos.

El Govern pende de un hilo tras cesar Pere Aragonès a su vicepresidente Jordi Puigneró

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes