Otros

Emmanuel Carrère ganador del Premio Princesa de Asturias de las Letras 2021

El autor de 'El adversario', la novela que le consagró y en la que narraba la vida del criminal Jean-Claude Romand, toma así el relevo de la ensayista y profesora de cultura clásica canadiense Anne Carson

El escritor Emmanuel Carrère. 26/9/2019
photo_camera El escritor Emmanuel Carrère. 26/9/2019

La carrera del escritor empezó en los años 80. Carrère, nacido en 1958, hijo de Hélène Carrère (insigne historiadora del socialismo) y vecino de los suburbios burgueses del oeste de París, llegó a la literatura desde la crítica cinematográfica.

Por eso, su primera novela, L' amie de Jaguar (1983, inédita en español) suena casi a los libros de Manuel Puig, a una mezcla de melodrama hollywoodiense y absurdo surrealista.

Por ese hilo, el del surrealismo, es fácil llegar hasta El bigote (1986), la primera obra bien difundida de Carrère. El bigote es un texto muy breve y, a la vez, es muy amplio. Un hombre se afeita un día su bigote y su idea de sí mismo se derrumba, como si se hubiera despertado en el cuerpo de una cucaracha. 

La paranoia, la depresión y la alienación son los temas de una novela que, vista en la distancia, parece remitir a los libros casi contemporáneos suyos de David Foster Wallace.

Aquel Carrère de ficción pura, casi teatral, ya llamaba la atención, aunque aún no había encontrado la personalidad por la que hoy lo conocemos. Una semana en la nieve (1995) era aún una novela casi pura, oscura pero bonita, más o menos convencional.

En sus páginas, un niño de nueve años, un poco deprimido por el descubrimiento de las mezquindades de sus padres, viaja a la nieve, hace algunos amigos a medias encantadores y a medias siniestros, y se cruza con un crimen.

El núcleo duro llegó ya en el siglo XXI, en dos libros que en parte son paralelos y, en parte, se explican por oposición el uno al otro. El adversario (2000) y Limonov (2011) se parecen en la medida que son dos crónicas periodísticas/novelescas dedicadas a dos hombres escalofriantes: Jean Claude Romand (El adversario) y Edvard Limónov (Limónov).

Los Premios Princesa de Asturias están destinados, según señala su Reglamento, a galardonar "la labor científica, técnica, cultural, social y humanitaria realizada por personas, instituciones, grupos de personas o de instituciones en el ámbito internacional".

Conforme a estos principios, el Premio Princesa de Asturias de las Letras se concede a "la labor de cultivo y perfeccionamiento de la creación literaria en todos sus géneros". El Premio está dotado con una escultura de Joan Miró -símbolo representativo del galardón-, un diploma, una insignia y la cantidad en metálico de 50 000 euros.

 

En ediciones anteriores, se lo llevaron Adam Zagajewski, John Banville, Antonio Muñoz Molina, Leonard Cohen, Paul Auster, Claudio Magris, Arthur Miller, Augusto Monterroso, Günter Grass, Philip Roth, Carlos Fuentes, Camilo José Cela, Mario Vargas Llosa y Juan Rulfo, entre otros.

En esta XLI edición se han concedido ya los premios de las Artes, a la serbia Marina Abramovic, máximo exponente de la "performance"; Comunicación y Humanidades, a la periodista y escritora estadounidense Gloria Steinem, icono del feminismo moderno; Ciencias Sociales, al economista indio Amartya Sen, conocido por su trabajos sobre la teoría de la elección social, el desarrollo humano y el bienestar económico, y el de Deportes, a la nadadora Teresa Perales, ganadora de 26 medallas en cinco Juegos Paralímpicos.

Tras el de las Letras quedarán por fallarse los correspondientes a Cooperación Internacional, el 16 de junio; Investigación Científica y Técnica, 23 de junio, y Concordia, el 30 de junio.

El Govern pende de un hilo tras cesar Pere Aragonès a su vicepresidente Jordi Puigneró

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?