Otros

Impago de alquiler, ¿cuál es el procedimiento?

Alquiler.
photo_camera Alquiler.

El impago de alquiler es una situación más frecuente de la que en principio puede parecer. Como propietarios, es recomendable conocer cuáles son los diferentes procedimientos a los que podemos acceder cuando nuestro inquilino comienza a retrasarse con las cuotas. En función de la situación y del contexto, son diferentes las soluciones que podemos encontrar para poder asegurar el cobro de las cuotas pendientes. O, en caso de ser necesario, finalizar la relación contractual sin perjuicio.

Como propietarios, la mejor opción por la que podemos decantarnos cuando se suceden los primeros impagos es llegar a una solución de forma amistosa. De este modo, el inquilino no se sentirá obligado a tener que aceptar un escenario especialmente desafiante o contradictorio en función de sus necesidades. Sin embargo, son muchos los escenarios ante los que nos podemos encontrar que impiden que esto pueda producirse. A continuación, esto es todo lo que tenemos que saber.

Contratación de un seguro especializado que nos imprima la tranquilidad necesaria en caso de impago

Históricamente, cuando se producía el impago del alquiler era necesario tener que enfrentarnos a diferentes situaciones que, en último término, terminaban por alargarse en el tiempo de manera considerable. La mejor inversión que podemos realizar para impedir esta situación es contratar un seguro de impago de alquiler que proporcione al propietario del individuo la confianza necesaria para poder alquilar su vivienda. Empresas como DAS Seguros nos proporcionan todo lo necesario al respecto, consolidándose como líderes del sector.

Entre las diferentes coberturas que ofrece, se encuentra la garantía del cobro de las rentas mensuales. Además, llevan a cabo las acciones legales necesarias para que el piso quede libre y se recupere la rentas que se han dejado de pagar. Si vamos un paso más allá, otra de las dudas más frecuentes hace referencia a lo que ocurre en el caso de que se tiene que producir un desahucio y el piso quede destrozado. El propio seguro es el encargado de indemnizar por los destrozos causados por el mismo. De este modo, nos olvidamos de la mayoría de la problemática que surge en torno al alquiler en nuestro país. Una vez hemos comprobado que esta es una de las mejores opciones, es el momento de valorar el procedimiento paralelo a seguir.

La contratación de un abogado

En el caso de que no hayamos llegado a ninguna solución amistosa con el inquilino, debemos contactar con un abogado especialista a la mayor brevedad posible. De este modo, su despacho emprenderá un requerimiento previo dirigido a la vivienda del inquilino. El objetivo del mismo es el de solucionar el conflicto por una vía amistosa para que no haya que llegar a la vía judicial. Sin embargo, cuando esta situación no permite encontrar una solución satisfactoria, es el momento de llevar a cabo el siguiente paso: iniciar los procedimientos que permitan reclamar el impacto del alquiler. Éstos son los siguientes:

  • Procedimiento de reclamación de rentas impagadas: Los abogados del propietario comienzan un procedimiento judicial que permite recuperar las rentas impagadas. El procedimiento recomendado se realiza a través de un procedimiento monitorio. Es decir, una forma de reclamar las rentas impagadas de una forma rápida y sencilla. Además, el propietario no sólo recupera las rentas que no se han abonado, sino también todos los gastos derivados del uso de la vivienda. En todo momento se deberá acompañar este proceso de las pruebas que permitan validar el escenario descrito.
  • Procedimiento de desahucio: En este caso, nos encontramos ante un procedimiento judicial encaminado a que el propietario pueda recuperar su vivienda alquilada. Para ello, debemos confiar en la vía judicial para que se ejecute el desalojo de la vivienda. Siguiendo con la normativa 440.3 y 4 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. En este caso, en función de las características del juicio en particular, éste puede llegar a demorarse de manera considerable. Causando un importante perjuicio para el propietario de la vivienda en comparación con lo ofrecido por otras fórmulas más efectivas desde el primer momento, como es el caso del seguro mencionado previamente.

Consejos a tener en cuenta en caso de impago

  • El propietario de la vivienda no puede cortar los suministros de vivienda alquilada. Por lo tanto, debemos evitar cualquier acción relacionada con esta cuestión.
  • Además, conviene saber que no se trata de un delito como tal. Se debe reclamar por la vía judicial no por la penal, puesto que se considera como un incumplimiento del contrato.
  • El propietario de la vivienda nunca debe amenazar al inquilino. En este caso, sí que estaría cometiendo un delito. Se debe dejar que las autoridades pertinentes actúen de la manera esperada.

Además, y por último, bajo ningún concepto se puede forzar la vivienda. El propietario estaría expuesto a un delito de allanamiento de morada. Con las consecuencias que ello puede llegar a tener por las vías pertinentes.

 

El PIB sube un 0,2% en el primer trimestre, una décima menos de lo esperado

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes