Política

Un dato clave en la carrera por la sucesión de Rajoy

Chequeo al poder territorial de Soraya y Cospedal dentro del PP

La vicepresidenta mantiene apoyos importantes en Andalucía, Castilla y León y Aragón. La secretaria general controla Castilla-La Mancha, Cataluña y Murcia

Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal
photo_cameraSoraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal

Soraya Sáenz de Santamaría o María Dolores de Cospedal. Las dos principales lideresas del PP, una en Moncloa y la otra en Génova son hoy por hoy, junto a Alberto Núñez Feijóo, las principales aspirantes a suceder a Mariano Rajoy al frente del partido. Ambas son conscientes de que necesitarán apoyos territoriales para lograr ese objetivo... y ya se han puesto manos a la obra.

Los movimientos de Soraya y Cospedal, algunos muy recientes, no han pasado desapercibidos para dirigentes del PP, tanto a nivel nacional como autonómico. Todos coinciden en señalar que la carrera por la sucesión ya ha comenzado. Y que, si Rajoy no designa a ninguna de las dos, y ambas tienen que jugarse su futuro en un congreso del partido, entonces “todo puede pasar”.

El Confidencial Digital se ha puesto en contacto con destacados cargos populares para testar las opciones de las dos aspirantes si, finalmente, la presidencia del PP post-Rajoy es elegida por los compromisarios del partido.

Las fuentes consultadas por este diario han dibujado, a través de sus declaraciones, un ‘mapa de apoyos’ territoriales, tanto de Soraya Sáenz de Santamaría como de María Dolores de Cospedal. Un reparto de poderes que será, sí o sí, determinante, “tanto si Rajoy designa a una de las dos, como si deja que todo se decida en un congreso nacional”, ya que “ninguna podrá aspirar a dirigir el partido si no cuenta con el respaldo de las ejecutivas regionales”.

El poder territorial de Cospedal

Tanto en la sede del partido, en Génova 13, como en diferentes ejecutivas autonómicas tienen claro que, a día de hoy, María Dolores de Cospedal parte con cierta ventaja respecto a Soraya Sáenz de Santamaría, debido al mayor apoyo que obtiene en direcciones regionales y provinciales, gracias, fundamentalmente, a su cargo como secretaria general.

Según estos dirigentes del PP, la hoy ministra de Defensa “golea” en apoyos a la vicepresidenta del Gobierno en:

--Castilla-La Mancha. La región en la que gobernó Cospedal de 2011 a 2015 continúa siendo el auténtico feudo de la secretaria general, que además sigue al frente de la ejecutiva autonómica del PP. Ese poder orgánico, unido a unos resultados electorales que superan la media del partido en toda España, han permitido también a Cospedal formar en Génova un núcleo duro de afines, liderado por Vicente Tirado, y lo mismo en Congreso y Senado, donde sus partidarios forman una amplia mayoría dentro de ambos grupos parlamentarios.

--Cataluña. María Dolores de Cospedal ha sabido ganarse, desde su cargo en Génova, a toda la dirección del PP de Cataluña. Ha mantenido cercana a ella a Alicia Sánchez-Camacho que, pese a verse obligada a dejar la presidencia regional del partido para impulsar a Xavier García-Albiol, ha visto ampliado su poder de influencia al ser presidenta del Comité Electoral del partido a nivel nacional. La alianza entre ambas resultará clave, ya que de ellas dependen las listas para los próximos comicios municipales y autonómicos, y con ello “muchos cargos electos le deberán mucho a María Dolores”.

--Murcia. La presencia de la secretaria general en la Junta Directiva del PP de Murcia en la que se eligió a Fernando López Miras como nuevo presidente regional dejó clara su proximidad con esta ejecutiva autonómica. Cospedal defendió, junto a Maillo, la continuidad de Pedro Antonio Sánchez al frente del gobierno autonómico hasta que comprobó que Ciudadanos no iba a dar su brazo a torcer e iba a mantener la exigencia de su dimisión. Después, blindó al propio Sánchez al frente del partido en la región, lo que le garantiza el respaldo mayoritario de los populares murcianos.

--Extremadura. Cospedal fue uno de los principales apoyos de Monago cuando el líder regional estaba más que cuestionado. Además, la financiación autonómica siempre provocó choques entre él y la vicepresidenta Sáenz de Santamaría.

El poder de influencia de María Dolores de Cospedal se extiende a otras regiones. De hecho, tal y como explican a ECD los dirigentes del PP consultados, “obtiene apoyos importantes en casi todas las provincias”.

Apoyos claves a Soraya en las federaciones más numerosas

Pese a ello, Soraya Sáenz de Santamaría “ha elegido bien” los territorios en los que ha buscado afines. “Puede ostentar menos poder territorial, pero el que tiene es de calidad, ya que se centra en las federaciones más numerosas del partido, aquellas que pueden tener más peso en una votación congresual para elegir la nueva ejecutiva nacional”.

Así, la vicepresidenta recibe un apoyo mayoritario en:

--Andalucía. La elección de Juanma Moreno como presidente del PP en la región fue un expreso empeño Soraya, que logró, de esa manera, situar a uno de sus principales aliados al frente de una de las ejecutivas más importantes del partido. El ex secretario de Estado ha logrado que la práctica totalidad de las provincias andaluzas, con Málaga a la cabeza, se sitúen próxima a Soraya Sáenz de Santamaría.

Cospedal, por su parte, sabe que cuenta con el respaldo de las ejecutivas provinciales de Jaén y Córdoba, y con el de Juan Ignacio Zoido y los leales al ministro en Sevilla. No obstante, el poder con que todavía cuenta Javier Arenas no le asegura un voto en bloque favorable en la capital andaluza .

--Aragón. Caso muy similar al anterior. Sáenz de Santamaría cuenta con el respaldo absoluto de un hombre en alza en el partido a nivel regional: el secretario de Estado de Administradores Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro. Un leal a la vicepresidenta, que ha gestionado la aplicación del artículo 155 en Cataluña, y que suena en todas las quinielas como nuevo líder de los populares aragoneses. En la comunidad, además, tiene aún mucha influencia una Luisa Fernanda Rudi que ha tenido más de un encontronazo con María Dolores de Cospedal.

--Castilla y León. La elección de Alfonso Fernández Mañueco como presidente regional del PP el año pasado fue un paso clave para Cospedal, y también para Maíllo, en su objetivo de controlar una región que ha sido feudo de Juan Vicente Herrera durante tres lustros. No obstante, Soraya Sáenz de Santamaría tiene garantizados los apoyos de las provincias con más poder: Valladolid y León. La secretaria general, por su parte, se ve fuerte en Zamora y Salamanca. En el resto de provincias no hay un voto homogéneo, pero puede ser determinante el papel de Herrera.

El actual presidente regional, explican las fuentes consultadas, prefiere a Alberto Núñez Feijóo como sucesor de Rajoy, pero, si el gallego no da el paso, “se inclinaría más por Soraya que por Cospedal”.

División en el norte peninsular...

El reparto de apoyos a Sáenz de Santamaría y Cospedal es muy heterogéneo es el norte de España, donde se reparten diferentes zonas de influencia:

--Galicia. La región presidida por Alberto Núñez Feijóo es, para importantes dirigentes del partido, la “particular Galia de Asterix y Obélix” del presidente de la Xunta. Siempre en las quinielas para la sucesión de Rajoy, el líder gallego nunca se ha descartado, pero no ha intentado extender su poder territorial. Pese a ello, importantes barones regionales le apoyarían si finalmente decide postularse. En caso contrario, las fuentes consultadas aseguran que su relación es “más próxima” con Sáenz de Santamaría que con Cospedal, por lo que apoyarían a la vicepresidenta.

--Cantabria. La polémica en torno al congreso regional en el que fue derrocado Ignacio Diego ha provocado una fractura entre la dirección nacional y los populares cántabros, que ha pasado factura a Cospedal. A la secretaria general, por tanto, la apoyarían los actuales integrantes de la ejecutiva autonómica pero, tal y como pasa en Castilla y León con Juan Vicente Herrera, Soraya Sáenz de Santamaría contaría con el respaldo del ex presidente de Cantabria y todos sus afines.

--Asturias. La ejecutiva del PP de Asturias, con Mercedes Fernández a la cabeza, apoya claramente a María Dolores de Cospedal.

--País Vasco. Los populares vascos se inclinan por Soraya Sáenz de Santamaría. Alfonso Alonso, presidente regional del partido, ha sido siempre muy próximo a la vicepresidenta, lo mismo otros integrantes de la ejecutiva autonómica con escaño en el Congreso. Además, antiguos dirigentes del PP Vasco echan en cara a Cospedal haber impulsado el llamado “PP pop” en la región, un partido “blando” con los nacionalistas.

--Navarra. Es la federación más joven del partido, ya que se puso en marcha tras la escisión con UPN en 2008. Su peso orgánico, por tanto, es limitado. No obstante, Cospedal sabe que tiene en la presidencia regional del PP, Ana Beltrán, una defensora a ultranza.

--La Rioja. La vicepresidenta cuenta con el respaldo de la ejecutiva regional y de Cuca Gamarra, alcaldesa de Logroño y una de las dirigentes con más proyección dentro del partido. Mariano Rajoy, de hecho, la incluyó en la dirección nacional en el congreso del PP de 2017.

…y también en Valencia y las islas

Si en el norte peninsular el poder de ambas aspirantes está muy repartido, lo mismo ocurre en la Comunidad Valenciana y en las islas, tanto Baleares como Canarias. En los tres casos, “las ejecutivas regionales van por un lado y la militancia y antiguos cargos por otro”:

--En la Comunidad Valenciana, la actual dirección autonómica, con Isabel Bonig a la cabeza, respalda totalmente a María Dolores de Cospedal. No obstante, miembros de la antigua ejecutiva, y también antiguos cargos que se mostraron contrarios a la “intervención” de Génova en el Ayuntamiento de Valencia tras la imputación de colaboradores de Rita Barberá, no perdonan a la secretaria general esa actuación, y podrían movilizarse a favor de Sáenz de Santamaría.

--En Baleares, Cospedal y toda la dirección nacional del partido se movilizaron para que Gabriel Company se impusiera en el congreso regional frente a José Ramón Bauzà. El actual presidente del PP regional apoyaría a la secretaría general, pero el sector afín a Bauzà prefiere a Sáenz de Santamaría.

--En Canarias, la marcha de José Manuel Soria provocó una crisis con Madrid que no ha apaciguado la llegada de Asier Antona, afín a Cospedal. Como en los casos anteriores, la secretaria general contaría con el respaldo del nuevo líder regional, pero no con otros integrantes de una llamada “ejecutiva de unidad”, que apoyarían a la vicepresidenta.

Madrid, nuevo campo de batalla

Con este reparto de poder territorial, en principio la balanza se inclinaría a favor de María Dolores de Cospedal. Entre otras cosas, porque es “baronesa regional” y controla otras ejecutivas autonómicas. Una situación de la que Soraya Sáenz de Santamaría, a día de hoy, no disfruta.

Todo podría cambiar, sin embargo, si la vicepresidenta del Gobierno se apunta a la llamada “Operación Soraya”, ya en marcha, y decide presentarse candidata a la Comunidad de Madrid  para, después, presidir también el PP regional. Si da esos pasos, “se convertirá en clara favorita para suceder a Rajoy”, afirman altos cargos del partido.

Consciente de ese posible escenario, María Dolores de Cospedal ha reaccionado. La designación de Juan Carlos Vera como secretario general de la gestora del PP de Madrid permitirá a la número dos nacional diseñar las listas para municipales y autonómicas, logrando de esta forma conformar un equipo de leales en la Comunidad.

La “batalla de Madrid”, por tanto, será la más decisiva para dilucidar cuál de las dos aspirantes tiene, en cuanto a los apoyos territoriales, más opciones de suceder a Mariano Rajoy.

Un relevo que podría adelantarse al segundo semestre de 2019, si el PP sufre una debacle electoral en las municipales y autonómicas de mayo, tal y como pronostican algunos altos cargos del partido.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo