Política

Lo que quita el sueño a Rubalcaba como ministro del Interior: un estallido social en España por la crisis, con huelgas de hambre, suicidas a lo bonzo y episodios de violencia

Alfredo Pérez Rubalcaba, de moda últimamente por su condición de vicepresidente primero del Gobierno, pero sobre todo por las quinielas que le sitúan como relevo de Zapatero, sigue siendo ministro del Interior. Y ocupándose de esa tarea. Y en este momento lo que más le preocupa es el riesgo de un estallido social.

Según ha sabido El Confidencial Digital, Rubalcaba ha reconocido en privado que lo que le tiene más inquieto es la posibilidad de que en España se produzca una explosión social como consecuencia de la dureza de una crisis económica que alcanza a muy amplias capas del país.

Al ministro del Interior le tiene en vilo la posibilidad de que empiecen a registrarse episodios de personas que opten por quemarse a lo bonzo, como ya ha ocurrido hace poco en algún caso, por la desesperación ante la falta de trabajo y de ingresos. O que se inicie en cualquier momento una cadena de huelgas de hambre, en protesta por la situación de tantas familias.

Y la existencia de tragedias que ahora pueden pasar inadvertidas, como el caso de un joven informático que la semana última se suicidó porque acababa de ir al paro.

Al ministro le sirven de indicios, sobre el clima social enrarecido que puede estar instalándose, episodios de violencia como la brutal paliza al consejero de Cultura de Murcia. Y también la agresión que ha sufrido Joan Laporta.

En opinión de Rubalcaba, que ha comentado a su círculo más cercano, en lo social la crisis podría convertirse en incontrolable.

Han aumentado los robos

A este respecto, fuentes policiales consultadas por El Confidencial Digital confirman la existencia de un evidente repunte de los robos en empresas, chalets y viviendas, junto con la mayor frecuencia de los “alunizajes”.

Aunque oficialmente no se suministran datos, sin embargo han aumentado las denuncias por penetraciones en locales, y además cada vez más rápidos, con episodios en que los ladrones han aprovechado una simple ausencia de mediodía, inferior a dos horas, para perpetrar el robo y escapar.

La impresión es que la penuria económica, que por ejemplo afecta a emigrantes que llegaron a España y ahora se encuentran sin trabajo, puede estar detrás de ese incremento de los asaltos.

De ETA a los islamistas

Respecto a la posibilidad de que vuelvan a registrarse casos de terrorismo propiamente dicho, al titular de Interior lo que ahora más le inquieta es el mundo de los islamistas radicales. Considera, y así lo ha comentado, que “en cualquier momento puede pasar algo grave”. Por lo que se refiere a la banda terrorista ETA, su veredicto es que camina hacia su desaparición, y que al final posiblemente quedará ‘grapizada’, es decir, convertida, como ocurrió en su día con el Grapo, en un grupo marginal de pistoleros que, al no tener otras fuentes de ingresos, han de recurrir a los atracos y la delincuencia común para sobrevivir.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?