Política

Alarma en la dirección del PP: se confirma una gran desmovilización en Andalucía

Pablo Casado ha constatado, en sus viajes a la región, que el electorado está “desconectado” del proyecto liderado por Juanma Moreno

Pablo Casado en su visita a Huelva junto a Juanma Moreno.
photo_cameraPablo Casado en su visita a Huelva junto a Juanma Moreno.

Desde que Susana Díaz anunció el adelanto electoral en Andalucía, convocando las autonómicas el 2 de diciembre, el PP nacional se ha movilizado para lograr los mejores resultados posibles, pese a que las encuestas no son nada halagüeñas. No obstante, y pese a la campaña que ya está haciendo el partido sobre el terreno, e incluso en el Senado, donde el jueves interrogó a la presidenta de la Junta, la respuesta del electorado no está siendo la esperada.

Así lo confirman al Confidencial Digital integrantes de la ejecutiva nacional del Partido Popular que han viajado con Pablo Casado a Andalucía en las últimas semanas. Unos viajes que han servido para testar, in situ, cómo respiraran los votantes del PP ante unas elecciones en las que Susana Díaz lo tiene todo a favor, como ella misma asegura.

El presidente del partido ha estado junto al candidato popular, Juanma Moreno, en Sevilla, Cádiz, Huelva y Granada, visitando asociaciones de agricultores, bodegas, y a los vecinos de diferentes pueblos. El objetivo era respaldar al líder regional del PP, afín a Sáenz de Santamaría, y visibilizar que toda la dirección está con él.

El electorado está “depre”

No obstante, tanto Casado como el resto de representantes de la ejecutiva nacional que se han trasladado estas semanas a Andalucía regresaron a Madrid con una certeza: “El electorado está depre y da por hecho que no tenemos nada que hacer”.

Una conclusión que se sustenta en la “escasísima movilización” que provocan los actos de partido en Andalucía, incluidas las visitas de los primeros espadas del PP, como el propio Pablo Casado: “Llegábamos a los sitios y estaban medio vacíos. La gente no nos esperaba y no sabemos si es por falta de información o porque simplemente no querían ir”.

Esa actitud por parte del electorado preocupa, y mucho, en Génova 13, donde temen un serio correctivo en las urnas: “Es difícil defender que puede haber un gobierno alternativo con nosotros y Ciudadanos cuando no va a vernos nadie a durante la precampaña”.

Un partido dividido

Otra de las conclusiones extraídas de estas visitas a Andalucía es que el partido, en la región, está totalmente dividido: “Cada ejecutiva provincial actúa por su cuenta y así es difícil coincidir en la difusión de mensajes y dar sensación de unidad”.

Este problema, afirman las fuentes consultadas, es “estructural” en el PP andaluz y solo podrá solucionarse una vez celebradas las elecciones del 2-D, y tas convocar un congreso para elegir la nueva dirección: “Hay que hacer una renovación profunda para revertir esta situación”.

Tal y como se adelantó en este medio, el objetivo de Pablo Casado es acabar con los reinos de taifas existentes en el PP andaluz desde hace décadas: “Existen clanes. Los de Zoido, los de Arenas, los de Moreno... Hay que empezar de cero para lograr un partido unido que pueda ganar elecciones y llegar a la Junta”.

 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?