Política

Ximo Puig empuja a Page y Lambán a que adelanten sus elecciones para eludir el voto de castigo a Sánchez

Los presidentes de Castilla La Mancha y Aragón coinciden en que se verán perjudicados en las urnas por el malestar de los ciudadanos con la gestión del Gobierno

Pedro Sánchez, en un acto del PSOE.
photo_camera Pedro Sánchez, en un acto del PSOE.

Ximo Puig ha dinamitado el final de legislatura con su propuesta de rebaja fiscal al margen del Gobierno. Una decisión que han secundado otros barones del PSOE como Emiliano García-Page y Javier Lambán. Ahora, el presidente valenciano lidera otra maniobra para eludir un voto de castigo a Pedro Sánchez en las próximas autonómicas.

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes socialistas de alto nivel, Puig está empujando a Page (Castilla La Mancha) y Lambán (Aragón) a que adelanten sus elecciones para desmarcarse de Sánchez.

El presidente valenciano ha concluido que, si van juntos de la mano en esa decisión, permitiría abrir un ciclo electoral en el que los barones territoriales del PSOE que se sumaran a ella marcarían el paso y se alejarían, previsiblemente, de la sangría de votos que Pedro Sánchez le está costando a los socialistas y que reflejan todas las encuestas.

Page y Lambán no lo ven con malos ojos

Por lo pronto, las fuentes regionales del PSOE consultadas por ECD explican que Puig, Page y Lambán no se han decidido a apretar el botón de convocatoria de elecciones pero, de hacerlo, deberá ser en las próximas semanas.

El calendario que han valorado sitúa la disolución de las Cortes a mediados de noviembre para celebrar elecciones autonómicas en las tres autonomías en el mes de enero. Y ninguno de los tres lo ve con malos ojos, ni lo rechaza por completo.

Han acordado decidir, en menos de un mes, si optan por esa opción o agotan la legislatura y se exponen a que el desgaste de Pedro Sánchez suponga una mayor sangría de votos de la que ya vaticinan ahora las encuestas.

Evitar el voto de castigo a Sánchez

Los barones buscan hacer la guerra por su cuenta, escondiendo las siglas del PSOE y evitando al máximo la presencia de ministros, para neutralizar los efectos adversos del malestar de los ciudadanos con la gestión del Gobierno. Los dirigentes socialistas se disponen a librar su propia batalla, conscientes de que la situación nacional les va a penalizar.

Van a intentar zafarse del abrazo de Sánchez a los independentistas con campañas basadas en su gestión y una defensa a ultranza de la Constitución. Están planificando ya campañas con un enfoque muy personal, en las que, en general, tras el varapalo de las andaluzas, se va a hablar mucho de España y no se van a ahorrar críticas a Bildu o a ERC.

Todos son conscientes de que, pese a ello, las elecciones autonómicas estarán contaminadas por el debate político nacional y por la cercanía del presidente con los independentistas, de quien depende de nuevo en los próximos meses para poder aprobar los Presupuestos.

Difícil sacudirse el pesimismo

“Ahora hay que decirlo todos los días”, señalan. No es que el votante socialista ponga en duda que los barones defienden la unidad de España, sostienen, “pero quiere oírlo”.

Lo mismo sucede con temas que la irrupción de Vox ha colado en la agenda, como los toros o la caza. “A mucha gente que vota PSOE le molesta que se ponga en duda”, coinciden en Castilla La Mancha y Aragón.

Pero, pese a todas estas estrategias, en los territorios admiten en privado que resulta difícil sacudirse el pesimismo: “Parece que a la gente le da igual lo hecho”. En Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana, sin embargo, sí que creen que les servirá la gestión realizada y las grandes diferencias con el PP de Paco Núñez o de Carlos Mazón.

 

Ha dado vía libre a los barones

A pesar de la tensión que el PSOE ha evidenciado en las últimas semanas, Sánchez ha dado vía libre a los barones para actuar como consideren oportuno en la búsqueda del mejor resultado en sus comunidades, según ha podido saber ECD por fuentes conocedoras de los contactos.

La relación con él, dicen, “no es mala”. Pero lo mismo piensa hacer el presidente del Gobierno: actuar por su cuenta, forzar la maquinaria para aprobar los Presupuestos y tratar de ganar tiempo durante todo el año que viene.

No a un ‘superdomingo’ electoral

Pedro Sánchez no contempla la posibilidad de hacer coincidir las elecciones generales con las autonómicas y municipales del 28 de mayo, y así lo ha trasladado también a los barones en los últimos contactos que ha mantenido con ellos en las últimas semanas.

No es que descarte un adelanto electoral –el mismo ha asegurado que agotará la legislatura y que las generales tendrán lugar en diciembre de 2023- pero aseguran que el mensaje que les ha transmitido es que no tiene en la cabeza un ‘superdomingo electoral’.

Esta es la conclusión también de varios miembros de la Ejecutiva del PSOE que han abordado este asunto con Sánchez. Todos ellos señalan que “no está pensando” en unas generales en mayo y que, con todas las cautelas de un año tan complicado, no es “su opción”, pese a las informaciones que se han publicado en los últimos días.

El verso suelto García-Page

Hay que recordar que, de la actual cúpula del partido, solo un cargo relevante había dado un paso al frente y había cargado abiertamente contra Pedro Sánchez por la coalición con Podemos y los pactos con los independentistas: Emiliano García-Page.

El presidente de Castilla-La Mancha afirmó, nada más conocerse la alianza, que “Podemos me quitó el sueño” y que el Gobierno “no debe depender de los independentistas”.

Esta oposición se ha mantenido a lo largo de los últimos meses, y ha situado al dirigente autonómico como el líder de referencia para los defensores del llamado PSOE “de siempre”. Dentro de este grupo se sitúan dirigentes históricos del partido, pero también cargos intermedios y ex diputados, que acusan a Sánchez de haber traicionado los valores tradicionales del PSOE a cambio de aferrarse al poder.

Un plan para suceder a Sánchez

Tal y cómo se contó en ECD, García-Page tiene un plan para suceder a Pedro Sánchez como líder del PSOE tras las elecciones generales del año que viene.

Se ha propuesto seguir la táctica de Alberto Núñez Feijóo y cuenta con el apoyo de dirigentes socialistas “de siempre” para dar el paso, donde destaca la ayuda del ex presidente del Gobierno, Felipe González.

Page busca poder presentar dos mayorías absolutas tras las próximas elecciones autonómicas en Castilla La Mancha, y esperar a después de las generales para dar el paso si Sánchez es desalojado de La Moncloa.

Marruecos 0-0 (3-0) España
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

Busquets dió la charla y la cara Luis Enrique fue de puro bajón
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes