Política

Contactos del Gobierno con personas cercanas a C’s para ofrecerles cargos a cambio de la abstención en la investidura

Pedro Sánchez se lo comunicó este martes a Pablo Iglesias y esto explica el airado ultimátum del líder de Podemos: “El PSOE debe elegir entre la izquierda o la derecha”

Pedro Sánchez y Albert Rivera.
photo_cameraPedro Sánchez y Albert Rivera.

Pedro Sánchez no cuenta todavía con los apoyos suficientes, pero el calendario de la investidura se ha puesto en marcha. Con las negociaciones con Pablo Iglesias encalladas, los contactos discretos de miembros del Gobierno con personas del ámbito de Ciudadanos se han intensificado en los últimos días.

Sánchez se reunirá el próximo 2 de julio con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, para fijar la fecha de la sesión de investidura en el Congreso.

Podemos ha matizado en las últimas horas que el debate no está en qué votarán en la investidura, algo que decidirán los inscritos en una consulta, sino en la indecisión de Pedro Sánchez entre apostar por una alianza de izquierdas, como reclama Iglesias, o mirar a la derecha para buscar la abstención de Ciudadanos o el PP.

“El PSOE no ha decidido si quiere un acuerdo con la izquierda o con la derecha para sacar adelante la investidura”, concluyen en la formación morada.

Incorporar a “independientes de C’s”

En el último encuentro en La Moncloa, Pedro Sánchez insistió a Pablo Iglesias en la propuesta manifestada por dirigentes del PSOE: “Gobierno de cooperación” en los tres ámbitos de colaboración (programática, parlamentaria e institucional). Y le ofreció además que Podemos deje a un lado los ministerios pero acceda “a todas las escalas de la Administración”.

Sin embargo, según fuentes conocedoras de la reunión entre Sánchez e Iglesias, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, el presidente en funciones introdujo en el encuentro de este martes un elemento novedoso en la negociación.

Sánchez comunicó al líder de Podemos la posibilidad de incluir también en su Gobierno a cargos independientes y de reconocido prestigio del ámbito de Ciudadanos.

Contactos con personas cercanas a Rivera

Con este objetivo, altos cargos del Gobierno, entre ellos algunos ministros, han comenzado una operación de acercamiento a Albert Rivera, según ha podido saber ECD por personas conocedoras de las conversaciones.

Por el momento, los contactos discretos no han llegado al equipo de máxima confianza del líder del partido naranja, pero sí han sido tanteados “algunos cargos de la órbita de Ciudadanos” con el fin de tender puentes con Rivera para que acceda a una abstención que permita la investidura de Sánchez.

Garantizarse la abstención y la estabilidad

Las fuentes consultadas por ECD revelan que Pedro Sánchez explicó a Iglesias que esa estructura del Gobierno resulta perfectamente compatible con que miembros de Podemos formen parte de niveles intermedios de la Administración, y siempre todos ellos fuera del Consejo de Ministros.

Reveló a Iglesias que se trata de una fórmula que estaba barajando, no solo a cambio de la abstención de C’s en la investidura, sino también para garantizarse la colaboración parlamentaria de Albert Rivera durante toda la legislatura.

Le recordó que la suma de escaños de PSOE y Unidas Podemos no permite una mayoría absoluta y se necesitará a Ciudadanos en numerosas votaciones en el Congreso, como por ejemplo para sacar adelante los Presupuestos de 2020 que aporten estabilidad al Ejecutivo.

El detonante del ultimátum de Iglesias

Según las fuentes consultadas por ECD, el anuncio del presidente en funciones descolocó enormemente a Pablo Iglesias y fue el motivo principal de que las conversaciones entre ambos encallaran.

Así se explica también que la reunión que mantuvieron Pedro Sánchez y el líder de Podemos el pasado martes en La Moncloa acabara con las posiciones aún más alejadas que antes.

Pese a ello, Sánchez  ha anunciado su intención de someterse a la votación de investidura a lo largo del mes de julio, aún sin contar con los apoyos necesarios. Pablo Iglesias corroboró este miércoles su voto en contra en este primer intento y ya vislumbra que el hipotético acuerdo tendrá que quedar, en todo caso, para septiembre.

Hay que recordar que el voto negativo de la formación morada conduciría a una investidura fallida, salvo que se abstuvieran PP o Ciudadanos, porque los 42 votos de Unidas Podemos son fundamentales.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?