Política

Félix Bolaños se ha propuesto hacerse con el CNI

Ha trasladado a Pedro Sánchez la necesidad de que vuelva a depender de Presidencia pero tendrá que vencer la oposición de Margarita Robles a que deje de ser controlado por Defensa

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños.
photo_camera El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños.

Félix Bolaños quiere controlar el CNI. Es el resumen que realizan en el Gobierno tras el pulso que mantiene con Margarita Robles, sobre quién es el responsable último del espionaje con Pegasus a Pedro Sánchez. El ministro de Presidencia está recabando apoyos para convencer al presidente de que el Centro vuelva a depender de Moncloa.

Bolaños lleva varios días intentando rebajar la tensión con Margarita Robles. Se deshace en público en halagos hacia ella, pese a que la guerra entre ambos, a cuenta del espionaje tanto a los líderes soberanistas como a los teléfonos del presidente y otros miembros del Ejecutivo con Pegasus, sigue abierta.

Desde la llamada al orden de Pedro Sánchez, el argumentario es claro: se va a investigar hasta el final y a buscar una corresponsabilidad entre la Moncloa y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ante el evidente fallo de seguridad que permitió que los terminales fueran infectados por Pegasus.

En cambio, según revelan a Confidencial Digital varios ministros consultados, existe un pulso en privado que está por dirimirse y que dejará una herida abierta en el Consejo de Ministros gane quien gane. “Pase lo que pase, el Gobierno saldrá muy desgastado”, lamentan.

Consideran que se ha actuado tarde para zanjar la crisis y que ahora no se contentará a nadie: ni al independentismo ni a los ciudadanos.

Duras acusaciones cruzadas

Pero la guerra interna que se ha desatado a raíz del espionaje en los últimos días entre dos de los ministros más cercanos y leales a Pedro Sánchez, con acusaciones cruzadas sobre quién tenía las competencias, no ha dejado indiferentes al resto de miembros del Gobierno.

En el equipo de Robles recuerdan que en el caso de las comunicaciones del presidente y los ministros la responsabilidad correspondía a Bolaños como secretario general de la Presidencia en aquel momento. En el entorno del titular de Presidencia responden que la responsabilidad es del Centro Criptológico Nacional, que depende del CNI, y éste a su vez de Defensa.

Que el CNI vuelva a Presidencia

Sin embargo, las fuentes del Gobierno consultadas por ECD explican que el trasfondo de esta batalla es, como decimos, el plan de Bolaños para sumar más competencias a las que ya tiene intrínsecas como ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática.

Se ha propuesto, por encima de todas ellas, recuperar el control del CNI. Es consciente del nivel de información que se maneja, incluido de los rivales políticos.

 

En su entorno confirman que ha trasladado a Pedro Sánchez en los últimos días la necesidad de que los servicios secretos vuelvan a depender de Presidencia del Gobierno tras los fallos con Pegasus. Bolaños es consciente de que el equipo del presidente tendrá que vencer las resistencias de Margarita Robles para que deje de estar bajo la tutela de Defensa como hasta ahora.

Por lo pronto, el ministro de la Presidencia, que a los pocos días de la denuncia de los independentistas viajó a Barcelona para reunirse en persona con la consellera Laura Vilagrà, ha marcado una estrategia clara para convencer a Sánchez. Cuenta para ello con su mano derecha y secretario general de Presidencia, Fran Martín, con el director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, Óscar López, y con el secretario de Estado de Comunicación, Francesc Vallès.

Vencer las resistencias de Robles

Por el momento, fuentes del Ejecutivo explican a ECD que Margarita Robles va ganando la contienda al conseguir posponer, por ahora, el cese de la directora del CNI, Paz Esteban, a quien apuntó directamente Félix Bolaños aireando una brecha de seguridad de los servicios secretos en una rueda de prensa extraordinaria en Moncloa.

El señalamiento de Bolaños al CNI, al desvelar que tanto los móviles del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como el de la ministra de Defensa, Margarita Robles, fueron infectados por Pegasus ha sido la coartada para preparar el terreno de la dimisión de la jefa de los espías.

Fuentes gubernamentales confirman que “la decisión está tomada pero no el momento de su ejecución”.

Arrebatar el control a Defensa

Hay que recordar que Defensa aumentó sus competencias con la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa en 2018. El líder socialista decidió tras la moción de censura devolver a ese ministerio la competencia sobre el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), que en ese momento estaba en manos de Presidencia del Gobierno.

El cambio buscaba entonces restar poder a la vicepresidenta Carmen Calvo, que nunca tuvo entre sus atribuciones el acceso a los informes que elabora el espionaje español.

El poder de Soraya Sáenz de Santamaría

Hay que recordar que durante el mandato de Mariano Rajoy, el control del CNI recayó en Soraya Sáenz de Santamaría y supuso uno de los apoyos fundamentales en los que asentar su poder. Su ascendiente sobre el trabajo del espionaje español le hizo partícipe en primer término de las estrategias de defensa nacional.

De esta forma, el Centro dejó de depender del Ministerio de Defensa, como ahora se propone Bolaños, aunque por el carácter de sus actividades, continuó trabajando en estrecha colaboración con esta cartera, así como con los de Asuntos Exteriores y Cooperación e Interior.

No se pasa por alto que el CNI es el Organismo Público encargado en España de facilitar al presidente del Gobierno las informaciones, análisis, estudios o propuestas que permitan prevenir y evitar cualquier peligro, amenaza o agresión contra la independencia o integridad territorial de España, los intereses nacionales y la estabilidad del Estado de derecho y sus instituciones.

Películas, series y documentales de estreno en Netflix España en Junio de 2022

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable