Política

El Gobierno acusa a Cataluña y Aragón de ‘soltar’ a positivos asintomáticos a los diez días de aislamiento sin PCR

Los enfermos reciben llamadas desde los centros de salud para informarles de que ya pueden salir a la calle. Las Consejerías responden que la decisión la toman los sanitarios por su cuenta

Viandantes con mascarilla.
photo_cameraViandantes con mascarilla.

Los brotes por coronavirus siguen aumentando y la preocupación de las autoridades sanitarias sigue creciendo. El Gobierno ha centrado su inquietud en Aragón y Cataluña ante el aumento descontrolado de contagios, donde Barcelona ya supera a Lleida en número de casos. El Ministerio de Sanidad ha detectado fallos graves en el sistema de rastreo.

La gestión de los brotes en Aragón y Cataluña desde el fin del estado de alarma ha puesto de manifiesto que el sistema de control de la pandemia no estaba preparado.

Aunque el Ministerio de Sanidad mantiene los encuentros de coordinación con los consejeros de las áreas de Salud, que son los que tienen las competencias asistenciales y de salud pública transferidas en España, ha desaparecido el mando único del Gobierno.

El final del estado de alarma ha entregado definitivamente la toma de decisiones a los presidentes regionales, que han comenzado a sufrir la presión política y la exposición a la crítica por su gestión, al igual que le ocurrió al Ejecutivo de Pedro Sánchez, que ahora parece adoptar un protagonismo más secundario.

Fallos en el sistema de rastreo

No obstante, fuentes del Gobierno explican a Confidencial Digital que Sanidad se mantiene pendiente de la situación, especialmente de Aragón y Cataluña, donde los técnicos del Ministerio han descubierto fallos en el sistema de rastreo de casos positivos.

Unos errores no solo relacionados con la falta de rastreadores, sino también con el propio protocolo de actuación.

Explican que, pese a que los casos se encuentran descontrolados en ambas comunidades y ya se habla abiertamente de “transmisión comunitaria”, Sanidad ha detectado que algunos centros de salud dan altas a pacientes sin confirmar con pruebas diagnósticas que se encuentran definitivamente curados.

Altas a asintomáticos sin PCR

Esto significa, según la actuación que se ha observado en centros de ambas autonomías, que una persona asintomática con un PCR positivo se considera “curada” cuando transcurren 10 días de aislamiento en su domicilio. Nada más.

En estos casos, según establece el protocolo de ambas comunidades, no es necesaria la prueba que confirme que la persona infectada no puede contagiar a otros. Los enfermos reciben llamadas directamente desde los centros de salud para informarles de que ya pueden salir a la calle.

“No se discute tanto si es poco tiempo de aislamiento esos 10 días, o deberían ser 14, sino que el alta se produzca sin saber si la persona ha superado realmente la enfermedad”, se quejan a ECD altos cargos del Ministerio de Sanidad.

En centros de Salud de Barcelona, Zaragoza y Lleida, las zonas de España donde se registran el mayor número de casos positivos en las últimas semanas, responden: “No podemos hacer todas las pruebas serológicas finales que nos gustaría porque no tenemos capacidad ni humana ni material para hacerlo”.

Unas labores de rastreo bajo mínimos

Fuentes del sector sanitario recuerdan que los tres eslabones de la cadena de rastreo iniciaron bajo mínimos la llamada “nueva normalidad”. La atención primaria, que arrastra una gran presión asistencial y un déficit histórico de recursos, asumía la detección precoz de los casos sin refuerzos.

Los servicios de vigilancia epidemiológica, que rastrean los contactos de los positivos e investigan el origen de los brotes, trabajan con el personal muy ajustado tras sucesivos recortes. La última pieza del dispositivo de control de la pandemia es el personal que se encarga del seguimiento de los contactos sanos para que cumplan la cuarentena.

La atención primaria detectaba precozmente, pero el dispositivo era insuficiente para luego seguir las cadenas de transmisión y aislar correctamente a todos los contactos.

La Generalitat defiende que se están realizando más pruebas y detectando los casos precozmente, pero el sector sanitario carga duramente contra Quim Torra por la falta de previsión y medios para localizar a los contactos de las personas infectadas y aislarlos.

El Govern admite fallos, sobre todo en el sistema informático encargado de cargar y compartir la información entre todos los actores de la cadena de vigilancia.

No hay limitaciones para realizar PCR

Por su parte, desde la Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón aclaran a Confidencial Digital que, a día de hoy, “no hay limitaciones para que un profesional solicite un PCR”. Apuntan por tanto que es una cuestión que deciden los sanitarios por su cuenta.

De ahí, destacan, que en algunos centros sí que se realicen pruebas antes de dar de alta a los infectados. Reconocen que se están produciendo en algunas zonas estas altas a positivos asintomáticos a los diez días de aislamiento sin practicarle una prueba serológica o PCR, pero no existe ninguna instrucción al respecto por parte de las autoridades sanitarias.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?