Política

Irene Montero conspira contra Yolanda Díaz: negocia con ERC su apoyo a la reforma laboral para que no se apruebe con la derecha

La ministra de Igualdad mantiene contactos ocultos con Pere Aragonès y Gabriel Rufián buscando que impongan a la vicepresidenta una legislación “más de izquierdas”

Irene Montero y Yolanda Díaz.
photo_camera Irene Montero y Yolanda Díaz.

Irene Montero lidera una ofensiva, desde su posición en el Gobierno, para presionar a Yolanda Díaz. Está en contacto con los principales dirigentes de ERC, a espaldas de Pedro Sánchez y de la vicepresidenta, para forzar que los socios catalanes le obliguen a “cambios más de izquierdas” en la reforma laboral.

Moncloa comienza a asumir que la norma estrella del Ministerio de Trabajo, en la que se ha implicado personalmente Yolanda Díaz, saldrá adelante gracias al apoyo de Ciudadanos y una suma de partidos minoritarios, entre los que se encuentran fuerzas de signo tan dispar como PDeCat, Coalición Canaria, Más País y Compromís

Si no hay un giro brusco de guion, el PSOE cuenta con sumar, gracias a esas ayudas, entre 174 y 176 diputados, que valdrán para sortear el muro de 173 ‘noes’ con los que Esquerra, EH Bildu o el PNV quieren forzar al Ejecutivo a modificar el texto del decreto ley, un bloque en el que también se encuentran el PP y Vox.

Tal y cómo reveló ECD, el propio Pablo Iglesias está acompañando en lo posible a Yolanda Díaz, su ‘heredera’ en el Gobierno, para sacar adelante un objetivo clave: la reforma laboral. 

Considera que de ese acuerdo depende el liderazgo de la vicepresidenta, para después encabezar el cartel de las próximas elecciones generales. “Aprobar la reforma laboral es fundamental, porque es el acuerdo clave de la legislatura y de ello depende el liderazgo de Yolanda”, ha trasladado Iglesias a algunos dirigentes de Podemos en los últimos días.

Maniobras de Montero con ERC

Además de Iglesias, según revelan a Confidencial Digital fuentes conocedoras de los contactos, Irene Montero se ha visto, de forma discreta, en los últimos días en Barcelona con el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, y con el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián

En el entorno de la ministra de Igualdad admiten que está mediando con ambos, para intentar llevar este jueves a los independentistas catalanes hacia el apoyo, o al menos a la abstención, en la votación en el Congreso de la reforma laboral.

Les ha formulado, según reconocen fuentes de los equipos involucrados en las conversaciones, la petición expresa de que “sean duros con la vicepresidenta” y le exijan una legislación más de izquierdas y favorable a los trabajadores” que el acuerdo al que llegó Díaz hace unas semanas con patronal y sindicatos.

Poner contra las cuerdas a Yolanda Díaz

Fuentes de la dirección de Podemos explican a ECD que el ex líder y la ministra de Igualdad asumen la complejidad de hacer compatibles, con ese planteamiento, los intereses de los empresarios con los de Esquerra. De ahí que se hayan volcado con las dos patas de la negociación más sensibles.

Pero Iglesias y Montero buscan que la, en su opinión, principal reforma de la legislatura salga adelante con el apoyo de los socios de investidura de izquierdas (ERC, Bildu y PNV), y no de la “derecha”, de PP y Ciudadanos, como se han mostrado dispuestos a admitir algunos ministros socialistas en los últimos días.

Un “acuerdo por la izquierda”, defienden en el partido morado, que también beneficiará en el futuro al proyecto político de Yolanda Díaz.

Máxima inquietud en Moncloa y en el PSOE

Los movimientos de Montero, centrados exclusivamente en las fuerzas independentistas y sindicales y rechazando de plano la vía de Ciudadanos, se ven en el equipo de máxima confianza de Pedro Sánchez, y en el de Yolanda Díaz, como un “riesgo” para sacar adelante la reforma.

 

Irene Montero está poniendo zancadillas y añadiendo más presión a Yolanda Díaz. No está negociando con el mandato de nadie: ni del presidente ni de la vicepresidenta. Va por libre”, lamentan en la parte socialista del Gobierno, donde admiten que conocen estas maniobras de la ministra de Igualdad.

Hasta el punto de que Pedro Sánchez ha prohibido a la titular de Trabajo que prometa “imposibles” a ERC sobre la reforma laboral. “Y Montero no puede prometer nada, pero a Moncloa le preocupan esas maniobras, que solo buscan desgastar a Yolanda para que su frente de izquierdas no desborde a Unidas Podemos”, critican altos cargos del PSOE.

Irene Montero cree que Díaz va a por ella

Hay que recordar que, tal y cómo se ha contado en ECD, Irene Montero tiene la convicción de que Yolanda Díaz pretende apartarla de su nuevo proyecto político. La ministra de Igualdad da por hecho que fue directamente contra ella cuando reveló que, antes del 8-M, avisó desde el Ministerio de Trabajo del riesgo del Covid y no le hicieron caso.

“Yolanda viene a por mí”, se quejó amargamente Irene Montero hace unos días, a su círculo de máxima confianza en la cúpula de Unidas Podemos.

La pugna por entrar en la lista de Madrid

El ataque de Yolanda Díaz a Irene Montero, según interpreta la propia ministra de Igualdad, desencadenó una nueva guerra entre las dos mujeres con más poder dentro del partido, y ha recrudecido el pulso iniciado hace meses.

El enfrentamiento de los fundadores Iglesias y Errejón rompió en dos la organización. Mónica García, portavoz de Más Madrid -filial del partido de Íñigo Errejón- en la Asamblea regional es precisamente otra de las figuras llamadas a tener protagonismo en este nuevo espacio.

Montero y Belarra faltaron en la presentación

Las suspicacias han crecido en las últimas semanas por la presencia de García y Yolanda Díaz, junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, en varios actos de apoyo a la vicepresidenta segunda.

Las partes en liza han intentado desvincular estos eventos de una futura plataforma de izquierdas, pero la imagen de las cuatro en Valencia junto a la política ceutí Fátima Hamed Hossain, y sin las principales dirigentes de Podemos (ni Montero, ni Belarra) despertó recelos y, a la vez, un enorme interés.

Desplazar a Yolanda Díaz a Pontevedra

Podemos ha venido restando importancia a estos actos, pero ya inició entonces una guerra soterrada para colocar a sus dirigentes en destacados puestos de salida en la lista por Madrid al Congreso en las próximas elecciones generales, según fuentes involucradas en el montaje del proyecto de Díaz.

Concretamente, tal y cómo se contó en ECD, Irene Montero intentó que la vicepresidenta segunda encabezase la lista por Pontevedra, como venía haciendo hasta ahora en Unidas Podemos, argumentando su excepcional tirón electoral en su Galicia natal, para, de esa manera, poder acceder ella a los primeros puestos de la candidatura por la capital de España junto a Ione Belarra.

La respuesta de Yolanda Díaz fue contundente: la candidata a la Presidencia del Gobierno es la que debe liderar el cartel electoral en la capital. Y no dio más opción.

Montero y Belarra no cuestionan a Díaz

Díaz ha tenido varios encontronazos con Podemos, pero cuenta con el respaldo de la dirección sobre los plazos de la plataforma.

La formación tiene en cuenta que el tirón electoral de Díaz se refleja en el CIS pero también entre la militancia. Y concluye que es la única figura que, a día de hoy, está en condiciones de contener la sangría de votos que sufría el partido morado.

A esta conclusión ha llegado también la actual cúpula del partido. En el entorno de Montero y Belarra reconocen que, pese a todo, nunca han puesto en discusión que Yolanda Díaz sea la cabeza de cartel electoral. Reconocen que al principio existieron dudas y ha sido necesaria una adaptación. Pero nadie se ha movilizado para que ella no sea la candidata a La Moncloa.

Tampoco se pasa por alto que la valoración de Yolanda Díaz aumenta en paralelo a su grado de conocimiento. No acumula desgaste.

Al contrario. Ha dado un salto cualitativo, al imponer un nuevo modo de negociar con el PSOE, menos traumático que el de Iglesias, Montero y Belarra pero igual de resolutivo, como demuestra el último pacto de Presupuestos, la Ley de Vivienda o la reforma laboral.

Arabia Saudi 1-2 México
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

México se queda fuera del Mundial por un gol
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes