Política

Maroto fracasa en su primer intento de convertirse en senador

El PP gestionó una designación por las Cortes Valencianas pero la normativa regional exige "ciudadanía política" y vinculación con la comunidad autónoma

Javier Maroto.
photo_cameraJavier Maroto.

Javier Maroto se quedó, el pasado 28 de abril, sin escaño en el Congreso. Pablo Casado no quiere que su número 3 esté fuera de las Cortes y, desde hace algunas semanas, busca un Parlamento regional amigo para convertirlo en senador por designación autonómica.

Tal y como se contó en estas páginas, en Génova 13 reconocen que la misión no es fácil, ya que en muchas asambleas legislativas (como en Madrid y Cataluña ), se exige la condición de diputado autonómico para aspirar al puesto de senador.

En otras no se incluye ese requisito en los estatutos de autonomía ni en las leyes regionales para la designación de senadores. No obstante, en el PP admitían, ya a principios de mes, que en pocos parlamentos regionales cuentan con una mayoría suficiente que garantice la elección de Maroto.

Fracaso en Valencia

Tal y como confirman al Confidencial Digital fuentes cercanas a la ejecutiva nacional del PP, la primera intentona del partido se ha producido en la Comunidad Valenciana, y el resultado no ha sido positivo.

Las cosas, de entrada, ya parecían complicadas, al no tener el PP mayoría parlamentaria en esta región. Pese a ello, el estatuto de autonomía, el reglamento de la Cámara y la ley regional sobre designación de senadores son “más laxas” que en otras comunidades autónomas. Y, por ese motivo, se optó por intentarlo en Valencia.

Las fuentes consultadas por ECD confirman que, pese a ese carácter “más aperturista” en la legislación valenciana, los contactos mantenidos con los representantes de Las Cortes regionales han servido para confirmar que Maroto lo tiene “muy difícil” para ser nombrado senador en esta comunidad.

Todo ello porque en la Ley 9/2010, de 7 de julio, de designación de Senadores o Senadoras en representación de la Comunitat Valenciana, se exige tener la “condición política de valenciano” para poder presentar candidatura. Un requisito que Maroto no tiene.

El estatuto de autonomía recoge que, para tener tal condición, es imprescindible tener vecindad administrativa en cualquiera de los municipios de la Comunidad y el derecho a participar, colaborar y compartir la vida social y cultural del Pueblo Valenciano. Dos condiciones que no cumple Maroto.

Las posibles alternativas

Con la opción valenciana prácticamente cerrada, las fuentes populares consultadas vuelven a mirar a los parlamentos de otras tres comunidades autónomas en las que no es necesario ser diputado regional y, además, el PP tiene una mayoría parlamentaria suficiente.

Esas cámaras regionales son las de Andalucía, Murcia y Galicia, aunque tampoco en éstas tiene Génova garantías de éxito: “En ellas también existe el concepto de la condición política de ciudadanos de la comunidad, así como valores de pertenencia con las mismas, por lo que no será fácil”.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?