Política

El miedo a Vox abre la puerta a que los independentistas apoyen los Presupuestos de Pedro Sánchez

Moncloa ha constatado que Podemos, PDeCAT y ERC tienen “pánico” a una generales. El presidente no moverá ficha y dejará que Pablo Iglesias convenza a los catalanes

Quim Torra y Pedro Sánchez, en La Moncloa.
photo_cameraQuim Torra y Pedro Sánchez, en La Moncloa.

El descalabro del PSOE de Susana Díaz en Andalucía ha dejado a Pedro Sánchez en una situación muy delicada. Sin apoyos parlamentarios y con la amenaza de una alianza de derechas en la Junta, PP y Ciudadanos preparan una ofensiva para exigirle elecciones anticipadas. No obstante, el auge de Vox puede pasar de ser un problema a convertirse en una solución inesperada.

Así lo aseguran al Confidencial Digital dirigentes socialistas muy próximos al presidente del Gobierno, que hablan de un “escenario muy abierto” de cara a los próximos meses: “Todo se va a mover en función de lo que pase en Andalucía. Y, a día de hoy, vuelve a abrirse la puerta a que los Presupuestos salgan adelante”.

Esa hipótesis está basada en la información que, a lo largo del día de ayer, llegó a La Moncloa: “Los independentistas están muy asustados con lo que puede pasar si hay nuevas elecciones. Temen un gobierno de derechas con Vox y la aplicación inmediata del artículo 155”. Y, por ese motivo, se están replanteando su estrategia.

Sánchez cede el foco a Iglesias

Pablo Iglesias, por su parte, se ha mostrado partidario de formar un “cordón sanitario” para frenar a Vox. Una voluntad que podía plasmarse en nuevas gestiones con los independentistas para sacar adelante los Presupuestos y evitar nuevas elecciones.

El líder de Podemos, además, está siendo presionado por los líderes de Izquierda Anticapitalista, con Teresa Rodríguez y Miguel Urbán a la cabeza, para que posponga las primarias de Podemos para elegir candidato a las generales. Por tanto, evitar ese adelanto electoral le permitiría volver a tender puentes con la facción más radical de su partido.

Pedro Sánchez, explican las fuentes consultadas, es plenamente consciente de esta situación. Y, por tanto, cree que todavía quedan cartas por jugar: “Estamos en una situación de impasse y todo puede pasar”.

Pese a ello, el presidente del Gobierno ha decidido, junto a su gabinete, mantenerse a la expectativa y decidir en función de los acontecimientos: “Su idea es que se muevan los demás. Nosotros presentaremos Presupuestos y le tocará a la oposición decidirse”.

En concreto, la idea de Sánchez es que sea Iglesias, y no él, quien vuelva a acercarse a PDeCAT y ERC para lograr que respalden los Presupuestos. De esa forma, pase lo que pase, él no se  “quemaría” con esas negociaciones

Una estrategia, la del presidente, que recuerda a la de Mariano Rajoy en momentos críticos de su Gobierno y que al actual jefe del Ejecutivo también puede salirle bien: “El panorama es algo kafkiano y todo está abierto. Pero lo cierto es que el auge de Vox puede hacer replantear la estrategia a Podemos y los independentistas y que los Presupuestos vuelven a ser posibles...”

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo