Política

Confesiones de un miembro del actual Ejecutivo

Una ministra: “Margallo está mucho mejor callado”

Le reprocha que durante su etapa en el Gobierno “no hiciera ni una sola propuesta sobre pensiones” y ahora “vaya recorriendo las televisiones dando lecciones”

José Manuel García-Margallo, durante su etapa como ministro.
photo_cameraJosé Manuel García-Margallo, durante su etapa como ministro.

El Gobierno explota por las “intromisiones constantes” de José Manuel García-Margallo en los asuntos de actualidad más espinosos que han ido surgiendo en España desde su salida de Exteriores. Su irrupción también ahora en la solución al problema de las pensiones ha molestado profundamente a algunos sectores del Ejecutivo.

El debate de las pensiones ha adquirido tintes de guerra electoral. Las protestas de los jubilados en las calles de toda España van cada día a más. Esa dinámica ha provocado una “alerta general” desde Moncloa, que ha elaborado y distribuido a ministros y dirigentes del PP un argumentario de urgencia preparado para frenar la rebelión.

El acoso al Gobierno, exigiendo un plan que garantice a largo plazo la sostenibilidad del sistema, se solapa ahora con la petición de medidas inmediatas para solventar la pérdida de poder adquisitivo, y llega desde todos los frentes, incluido el propio PP.

Todos los partidos de la oposición se han apuntado al carro de las demandas de un colectivo que supera los ocho millones de personas, y que reclama una revisión urgente de sus prestaciones, sometidas desde hace seis años a una subida anual del 0,25%, un tope superado ampliamente por el incremento de la inflación.

Margallo apoya la “rebelión de los jubilados”

En medio de la polémica, el ex ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo también ha decidido dar un paso al frente y ha irrumpido con fuerza en el debate sobre las pensiones.

Según ha podido confirmar El Confidencial Digital por fuentes del Gobierno, en Moncloa no se ha pasado por alto la “tournée televisiva” del ex ministro, donde ha defendido con vehemencia que las pensiones son un derecho y un gasto social más como la Sanidad o la Educación.

Ha insistido también en la importancia de defender los derechos de los jubilados. “No se trata de desgastar al partido rival. Lo importante es que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo”.

En un artículo en el diario El Mundo, publicado el pasado domingo, fue más allá y aportó diez soluciones al problema “desde el sentido común y la apuesta por el futuro”. Destacó que eran propuestas que pretenden espetar el compromiso adquirido con los mayores que constituye uno de los pilares básicos del contrato social suscrito en 1978.

Jamás le escuché una propuesta sobre pensiones”

Esta “inesperada campaña mediática” no ha sentado nada bien en Moncloa. Califica sus críticas en un tema especialmente sensible en este momento de “oportunistas” y de “ganas de Margallo de volver a hacerse notar”.

Alguna ministra incluso ha estallado en privado, según ha podido saber ECD, y ha compartido su queja en círculos de su máxima confianza: “Jamás le escuché en el Gobierno ni una sola propuesta sobre pensiones”, ha comentado en privado.

Una queja que ha llegado al propio Mariano Rajoy. Lo que más le ha molestado es que el ex ministro haga política con este asunto para atizar a algunos miembros de su Gobierno. Sin embargo, consideraa José Manuel García Margallo un ‘verso suelto’. Persona con carácter, voz propia y ningún temor, que va un poco por libre.

Así, recomienda que sus opiniones deben ser tomadas “como una más”. No obstante, la preocupación de algunos ministros es que su discurso cale entre los “jubilados del PP”.

Sólo habló una vez y creó un problema al Ejecutivo

Según las fuentes consultadas, este miembro del Ejecutivo recuerda a sus íntimos, no sin cierta sorna, que “una de las pocas veces que Margallo habló sobre pensiones creó un problema al Gobierno”. Fue en 2015, tras el rescate a Grecia por parte de la UE.

“Si no hubiésemos prestado dinero a Grecia podríamos haber subido las pensiones en un 38%”. Así de contundente se mostró entonces el ex titular de Exteriores. “El problema es que las cuentas no le cuadraban. Así que lecciones ahora las justas. Margallo está mejor callado”, le reprocha esta ministra.

En estas conversaciones privadas, desmonta pormenorizamente los cálculos de García Margallo. Grecia recibió 32.744 millones de España. Sin embargo, el gasto en pensiones presupuestado por el Gobierno para 2015 era de 131.658,93 millones de euros. Subirlas un 38% hubiera supuesto un gasto adicional de 50.030 millones. Por tanto, lejos de los 32.744 que se prestaron hace tres años al país heleno.

En contra de la labor que se le reconoce con Cataluña

Por contra, esta ministra sí reconoce la labor que llevó a cabo el responsable de Exteriores para encontrar una solución al problema catalán.

A pesar de que admite que algunas de sus declaraciones resultan “dardos constantes” hacia un sector del Gobierno próximo a la vicepresidenta, a quien Rajoy ha nombrado presidenta de Cataluña con el 155, Margallo sí planteó en Moncloa varias propuestas para encauzar el conflicto.

Expuso personalmente medidas a Rajoy para impedir que se celebrara la consulta del 9 de noviembre de 2014 convocada por Artur Mas. Su plan era aplicar el artículo 155 de la Constitución y movilizar a los Mossos d'Esquadra para destruir las urnas si era necesario.

Consciente de la tensión que eso implicaría, García-Margallo complementaba su propuesta con el inicio de conversaciones para una reforma de la Constitución y del modelo de financiación.

Llegó incluso a preparar un borrador, aunque tuvo que guardarlo en un cajón de su despacho. “Por eso, sobre Cataluña, no se puede decir que no se haya trabajado el tema y hasta el contencioso de Gibraltar... pero sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones”, bromea con su equipo este miembro del Ejecutivo.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo