Política

Los ministros están hartos de que Pedro Sánchez les esconda información

Creen que no se fía de ellos: no tuvieron acceso al plan de desescalada hasta el comienzo del Consejo. La necesidad de trabajar el documento sobre la marcha provocó el retraso imprevisto de la reunión

Pedro Sánchez y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante la vídeoconferencia mantenida con los presidentes autonómicos. (19/04/20)
photo_cameraPedro Sánchez y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante la vídeoconferencia mantenida con los presidentes autonómicos. (19/04/20)

El retraso del Consejo de Ministros de este martes, uno de los más largos que se recuerda después del que decretó el estado de alarma el pasado 14 de marzo, tiene una explicación. La mayoría de los miembros del Gobierno se quejan de que llegaron “a ciegas” a la reunión telemática a la que les había convocado Pedro Sánchez.

Según explican a Confidencial Digital fuentes conocedoras del encuentro, Sánchez presentó a los ministros el “Plan para la Transición hacia una nueva normalidad”, el nombre decidido por Moncloa para el programa de desescalada que el presidente iba a anunciar horas después.

Un documento, aseguran, al que no tuvieron acceso hasta el comienzo del Consejo, lo que les obligó a trabajar el texto sobre la marcha, durante el desarrollo de la reunión, lo que alargó varias horas las discusiones de algunas de las medidas que incluía.

Quejas de los ministros a Sánchez

Según las fuentes del Gobierno consultadas por ECD, los ministros se quejaron al jefe del Ejecutivo de que “no habían tenido tiempo para estudiarse el documento”. Habitualmente, aseguran, sus equipos reciben los textos varias horas antes para facilitar después las deliberaciones en la reunión del gabinete.

El documento que se trabajó en el Consejo de Ministros se dividió como una especie de gran cuadro de actividades -laborales, personales, culturales, deportivas, turísticas, de culto- y explicaba con detalle qué se podrá hacer en cada una de esas fases y los cambios que supone cada salto.

Pero no recogía cuándo llegarían estos cambios de fase. Una concreción que no conocieron, admiten, hasta la comparecencia que Pedro Sánchez protagonizó en La Moncloa a media tarde.

La reunión concluyó pasadas las cuatro de la tarde, tras casi seis horas sin ningún receso. Pese al intenso debate, se decidió dejar el desarrollo de algunas medidas para próximos Consejos de Ministros y aprobar este martes sólo las cuatro fases del plan de desescalada.

Pullas contra el “Ministerio de Moncloa y Sanidad”

Algunos ministros se quejan también en privado de que el plan debía haberlo coordinado una comisión encabezada por la vicepresidenta Teresa Ribera. Sin embargo, fuentes del Ejecutivo admiten a ECD que ese grupo de trabajo nunca llegó a reunirse.

“Todo lo han cocinado en el nuevo Ministerio de Moncloa y Sanidad” –así han comenzado a denominarlo algunos ministros-, según explica uno de los responsables del área económica del Gobierno.

Hartos de que se les oculte información

Así las cosas, algunos ministros han comenzado a admitir en su entorno que están “hartos” de que el presidente les esconda información. “Porque luego tenemos que dar la cara todos, sin apenas datos, en la infinidad de comparecencias que convocan en Moncloa”, se queja uno de los ministros socialistas.

“Pedro Sánchez tiene tendencia a tomar decisiones por libre, sin contar casi con nadie. Siempre le ha costado consultar y preguntar, salvo a su reducido círculo de asesores de confianza en La Moncloa”, añade.

Por eso, por ejemplo, apenas ha hablado también con su partido, el PSOE, sobre este plan de desescalada y las decisiones que iba a ir adoptando desde el Gobierno. “Les ha mantenido totalmente a ciegas, al igual que a los ministros. Ni les ha informado, ni les ha preguntado”, reconocen también a ECD fuentes de Ferraz.

Se llegó sin un acuerdo con las comunidades

La comisión interterritorial, que se reunió el lunes antes del Consejo de Ministros, terminó pasadas las diez de la noche, y sin acuerdo claro, después de una “intensa discusión” entre los representantes del Gobierno y los de las comunidades autónomas, según revelan a ECD fuentes del Ejecutivo.

El remate se dejó para este martes, ya con Sánchez e Iglesias presentes en el Consejo de Ministros, que no habían participado el lunes por la noche en la comisión interterritorial, presidida por el titular de Sanidad, Salvador Illa, y la vicepresidenta Teresa Ribera. Se llegó por tanto a la deliberación del Gobierno sin un documento consensuado.

La comparecencia se retrasó cuatro horas

Con todo, Pedro Sánchez tuvo que retrasar su comparecencia más de cuatro horas, tras las dudas surgidas en el Consejo de Ministros sobre el plan de desescalada que se debía aprobar.

La Secretaría de Estado de Comunicación había informado a primera hora de la mañana que el presidente comparecería en torno a las dos de la tarde. Después dejó la hora en el aire y finalmente confirmó que la rueda de prensa telemática desde Moncloa tendría lugar a las 18:00.

Gana peso el núcleo duro de Sánchez

Algunos miembros del Gobierno no han pasado tampoco por alto que, a partir de este miércoles, Pedro Sánchez ha decidido modificar su Comité técnico para la gestión del coronavirus, que desde que se inició la crisis sanitaria se ha reunido a diario, en un gabinete para desarrollar el Plan de desescalada.

Destacan que el presidente ha formado un equipo en el que el núcleo duro de La Moncloa y Podemos ganan peso. Asistirán a esas reuniones cada día el director del gabinete de Presidencia del Gobierno, Iván Redondo; el secretario general de Presidencia, Félix Bolaños y el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver.

El gabinete para la desescalada suma al equipo a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Y también participará en los encuentros el director de gabinete del vicepresidente Iglesias, Julio Rodríguez, aunque no los jefes de gabinete del resto de vicepresidencias.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes