Política

Sánchez prepara una purga en las listas de Andalucía apartando a dos históricos susanistas

No incluirá en las candidaturas a Antonio Pradas y Miguel Ángel Heredia, leales a la ex presidenta de la Junta. Montero, Calvo y Guirao serán cabezas de cartel

Pedro Sánchez, en Sevilla.
photo_cameraPedro Sánchez, en Sevilla.

Pedro Sánchez tuvo muy en cuenta, a la hora de adelantar las generales al 28 de abril, la oportunidad de tener las manos libres para hacer las listas de esos comicios, sin las “interferencias” de los barones que habría padecido de haberlas hecho coincidir con las autonómicas y municipales del 26-M. Consciente de esa ventaja, el presidente ha decidido aprovecharla.

Según explican al Confidencial Digital dirigentes del PSOE, el objetivo de Sánchez es diseñar unas listas para Congreso y Senado en la que la presencia de aquellos parlamentarios socialistas que han sido críticos con él se reduzca a la mínima expresión. Por ese motivo, tendrá “especial cuidado” en territorios que, sobre el papel, son “hostiles” con el secretario general.

Entre ellos, las fuentes consultadas explican que Andalucía, donde Ferraz quedó apartada en la confección de candidaturas para el 2-D, será “clave” para la ejecutiva federal. En una de las federaciones más importantes para el PSOE, Pedro Sánchez planea “cambios profundos” en las listas, para situar afines a su proyecto y apartar a aquellos que han dudado de él estos años.

Dos históricos susanistas, fuera

La primera decisión de Sánchez, a la hora de intervenir en las listas del PSOE andaluz en las generales, es dejar fuera de la candidatura a diputados andaluces históricos, que acumulan varias legislaturas en el Congreso, pero que, en opinión del presidente del Gobierno y de la dirección nacional, no han sido leales.

Así las cosas, uno de los primeros nombres tachados es el Antonio Pradas. Diputado en la Cámara Baja durante las tres últimas legislaturas, el sevillano fue una de las caras del llamado “golpe de Estado” contra Pedro Sánchez en Ferraz en octubre de 2016.

El entonces secretario de Política Federal del PSOE fue uno de los 17 integrantes de la ejecutiva federal que dimitieron en bloque para forzar la dimisión del secretario general. Además, fue él el encargado de entregar las cartas de renuncia en Ferraz. Ese movimiento, previo al Comité Federal del 1-O, no ha sido olvidado por Sánchez.

El segundo diputado susanista que no podrá mantener su escaño es Miguel Ángel Heredia. El parlamentario malagueño, que lleva en el Congreso desde 1996, fue secretario general del Grupo Socialista en la etapa de la gestora de Javier Fernández. Y, durante la campaña de las primarias, aprovechó su cargo en la Cámara para pedir el voto para Susana Díaz a sus compañeros de bancada.

Además, en estos últimos cuatro años, Heredia ha sido los ojos y los oídos de Susana Díaz en el Congreso de los Diputados, algo de lo que ha sido plenamente consciente un Pedro Sánchez que no quiere que el malagueño repita en listas.

Tres ministros, cabezas de lista

Además de realizar una “limpia” en las listas del PSOE de Andalucía, descartando a diputados históricos como los que se han comentado, Pedro Sánchez también tiene decidido situar a tres de sus ministros como cabezas de cartel en tres provincias de la región.

Según confirman a ECD altos cargos socialistas, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, encabezará la lista del partido por Córdoba. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, hará lo propio con la lista de Sevilla y el titular de Cultura, José Guirao, abrirá la candidatura del PSOE en Almería.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable