Política

Pedro Sánchez seguirá castigado por Biden: no habrá encuentro hasta junio, como pronto

Estaba avanzada una visita a la Casa Blanca, las elecciones en Castilla y León trastocaron el plan, y la posición pro-rusa del socio Podemos ha cerrado todas las puertas

Pedro Sánchez y Joe Biden, en la cumbre de la OTAN (Foto: Belga / Europa Press).
photo_camera Pedro Sánchez y Joe Biden, en la cumbre de la OTAN (Foto: Belga / Europa Press).

Pedro Sánchez va a seguir sufriendo. Tras ser excluido de la reciente llamada a líderes europeos para hablar sobre la crisis con Rusia, Joe Biden ha cerrado la puerta también a verle al menos hasta el mes de junio en Madrid, en el marco de la cumbre de la OTAN, pese a los “preparativos avanzados” para celebrar un encuentro en la Casa Blanca en primavera.

Según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes diplomáticas conocedoras de las conversaciones, Moncloa y Exteriores se habían movilizado intensamente en las últimas semanas para cerrar una reunión bilateral entre Sánchez y Biden.

Después de cumplirse un año de la toma de posesión del presidente estadounidense y en pleno ecuador de la legislatura en España, el Gobierno intentaba buscar hueco para un cara a cara que se resiste. La relación entre ambos gabinetes no es mala, destacan en Moncloa, pero la Casa Blanca sigue sin incluir en su agenda al jefe del Ejecutivo español.

Se pretendía conseguir una visita o un encuentro en Washington antes de la cumbre de la OTAN en Madrid, en la que sí está previsto que Biden aterrice en la capital de España a finales de junio. De hecho, el primer encuentro con Sánchez será entonces en el marco de esa cita internacional.

Las fuentes diplomáticas consultadas aseguran que los preparativos estaban “bastante avanzados” de cara a esa reunión en primavera tras el cara a cara en Washington de la semana pasada entre el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, y el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares.

No influir en procesos electorales

Sin embargo, según ha podido saber ECD por fuentes al tanto de esos contactos, la Administración norteamericana ha vuelto a insistir a Moncloa y a Exteriores que tiene por norma no contactar con líderes mundiales que tengan en marcha procesos electorales en el país.

Washington suele mantener un perfil bajo con terceros países cuando hay unos comicios de por medio, con el fin de evitar acusaciones de parcialidad en el proceso electoral.

Desde la toma de posesión de Joe Biden, España estado casi en convocatoria continua de elecciones. Primero fueron las catalanas del 14 de febrero del año pasado, y después las autonómicas madrileñas del 4 de mayo, lo que apenas ha dejado una ventana de oportunidad a la Casa Blanca para cerrar una cita con Sánchez.

Ahora, cuando a finales de año parecía más cerca ese viaje de Sánchez a Estados Unidos, la convocatoria anticipada de elecciones en Castilla y León ha vuelto a dificultar la visita.

 

La posición pro-rusa del socio de Gobierno

Por si esto fuera poco, la posición pro-rusa de Podemos ha dinamitado todos los puentes. El socio minoritario del Gobierno ha aprovechado la crisis en Ucrania para abrir otra brecha en la coalición.

Tanto portavoces del partido como algunos ministros morados, como Irene Montero e Ione Belarra, han arremetido contra la decisión de Pedro Sánchez de movilizar las tropas frente a la amenaza rusa en el Este. A través de un mensaje en Twitter, el ex vicepresidente y líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha llegado a advertir a Sánchez de que “el furor pro-USA acabó con Aznar”.

Podemos ha emitido incluso de manera oficial un comunicado contrario a la actuación militar que ofrece España, crítico con la OTAN: “Hablar de la OTAN es hablar de la Guerra Fría. Esa etapa ya se superó. No podemos volver a recrearla porque perderíamos todos y todas”.

“Por esta razón”, prosigue el texto publicado por los morados, “no tiene sentido que ahora la OTAN se extienda a Ucrania y Georgia por intereses de EEUU. Algo que es percibido como una amenaza militar por Rusia, lo que añade más tensiones a una zona que ya ha sufrido demasiado”.

Así, el miembro minoritario de la coalición de Gobierno ha propuesto que España demuestre una política exterior “independiente” y actúe dentro del marco de la UE para construir una “postura coordinada”.

La exclusión de la toma de decisiones

Mientras tanto, hay que recordar que Biden mantuvo este lunes una reunión por videoconferencia con los líderes de Francia (Emmanuel Macron), Alemania (Olaf Sholz), Italia (Mario Draghi), Polonia (Andrzej Duda) y Reino Unido (Boris Johnson), además de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, sobre la crisis entre Rusia y Ucrania, según informó la Casa Blanca en un comunicado.

Al encuentro no fue invitado Pedro Sánchez, quien horas antes había sido objeto de críticas y chanzas tras distribuir La Moncloa una serie de fotografías en las que aparecía en su despacho, con posados algo forzados al teléfono, “siguiendo muy de cerca la situación en Ucrania”, según explicó la Secretaría de Estado de Comunicación.

“Un líder internacional de primer nivel”

Fuentes diplomáticas conocedoras de la situación explican a ECD que Moncloa está intentando presentar a Pedro Sánchez como actor principal y “muñidor dentro de la OTAN” en la crisis entre Rusia y Ucrania para restar importancia a que Joe Biden le haya aislado de los contactos con los aliados. Todo ello, pese al esfuerzo militar español.

En los últimos días, Sánchez ha tratado de buscar protagonismo en la crisis, escenificando la disposición del Gobierno español a colaborar con sus socios “en su intento por aparentar ser un líder internacional de primer nivel”, afirman.

Desde La Moncloa se ha ido informando puntualmente de los contactos del presidente, como el pasado domingo, cuando destacó ante Von der Leyen “la importancia de la unidad de los 27” para la resolución del conflicto.

El líder socialista también mantuvo una conversación telefónica con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, al que le transmitió su apuesta por el diálogo y su confianza en que la diplomacia “es el camino para la desescalada”, según se informó desde Presidencia del Gobierno.

Nuevo fracaso para cerrar un encuentro

Hasta ahora, el único encuentro entre Sánchez y Biden fue una brevísima conversación de pasillo -29 segundos en total- durante la celebración de la cumbre de la OTAN en Bruselas, en julio pasado.

En agosto, y tras sus sonoros fracasos por conseguir un encuentro con su homólogo norteamericano, Pedro Sánchez logró una conversación telefónica con motivo de la crisis en Afganistán.

En la charla, de unos 20 minutos de duración, se acordó el uso de las bases militares de Morón y Rota para la acogida temporal de los afganos colaboradores de EEUU en tránsito hacia otros países.

El castigo de Biden a Pedro Sánchez

El pasado diciembre, el mandatario norteamericano tampoco incluyó a Pedro Sánchez en su llamada a los líderes europeos tras una cumbre virtual con el ruso Vladimir Putin.

Entonces, Biden charló con los mandatarios de Francia, Alemania, Italia y Reino Unido para ponerles al corriente del contenido de las conversaciones con Putin, especialmente, en relación a Ucrania.

El presidente de Estados Unidos tampoco recibió a Sánchez durante su última gira económica por Norteamérica el pasado verano.

Gobierno y oposición difieren en su postura sobre la visita del emérito

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?