Política

El PP ve con inquietud la presencia de Baltasar Garzón en el entorno de Dolores Delgado

El ex juez defiende a tres comisarios procesados por el ‘caso Villarejo’ y abrió la investigación de la Gürtel, la trama de corrupción que implica al PP

Baltasar Garzón y Mayor Zaragoza
photo_cameraBaltasar Garzón y Mayor Zaragoza

El PP mira con mucha desconfianza el Gobierno que se acaba de formar. Todavía no ha cumplido un mes desde la toma de posesión, en el partido de Pablo Casado aseguran que, a la vista de los nombramientos que ha hecho, no les gustan las intenciones del nuevo Ejecutivo.

El vídeo del día

Abascal a las diputadas de Podemos: “Son mujeres pero no las representan”.

Según fuentes del PP a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, preocupa especialmente la designación de Dolores Delgado como fiscal General del Estado y, en particular, su cercanía con el ex juez Baltasar Garzón.

Entienden que el nombramiento de Delgado abre la puerta de la Fiscalía a los intereses de Garzón, que fue precisamente empezó a instruir el sumario de la Gürtel, una de las mayores tramas de corrupción del PP. 

Lezo y Púnica

Actualmente, la Audiencia Nacional quedan por juzgar sumarios que afectan a ex dirigentes populares, como el caso Lezo, en el que la Fiscalía Anticorrupción ha pedido ocho años de cárcel para Ignacio González, ex presidente de la Comunidad de Madrid.

Otro es la ‘operación Púnica’, que cuenta con 11 piezas separadas, y en el que está procesado, entre otros, el ex presidente de la Diputación de León, Marcos Martínez. Y lo mismo algunos antiguos casos vinculados con la Gürtel que se despiezaron, como el de la presunta caja B del PP en relación a la reforma de su sede de la calle Génova.

Fuentes cercanas al PP aseguran estar muy “preocupados” porque creen que la nueva Fiscal General del Estado puede “contaminar” buen número de procesos judiciales en marcha. 

Una carrera paralela

La carrera judicial de Dolores Delgado ha estado muy ligada a la de Baltasar Garzón, con quien forjó una estrecha amistad cuando él era titular del juzgado número 5 de la Audiencia Nacional. Trabajaron juntos, por ejemplo, en la ‘operación Temple’, un proceso contra el narcotráfico en el que ella fue la fiscal y él el juez instructor.  

Cuando Delgado aún no era tan conocida, en 2009 participó junto a Garzón en la famosa cacería en Jaén a la que también asistió el ministro de Justicia de Zapatero Mariano Fernández Bermejo, a quien esa jornada cinegética le costó el cargo. 

La comida con Villarejo

Pero el escándalo más grande se produjo cuando se difundieron los audios de una comida, celebrada en 2009, a la que asistían, entre otros, Dolores Delgado y Baltasar Garzón, junto con el comisario José Villarejo, actualmente en prisión provisional.

En las grabaciones, Villarejo confesaba haber creado una red de prostitución para extorsionar a políticos y empresarios con “información vaginal” y bromeaba con Garzón y Delgado sobre el asunto. 

Hubo también comentarios despectivos de Dolores Delgado hacia compañeros de trabajo, como el juez Fernando Grande-Marlaska

El juez que destapó ‘la Gürtel’ 

La trama Gürtel trajo a Baltasar Garzón lo mejor y lo peor de su carrera profesional: el mérito de destapar una de las mayores tramas de corrupción de la historia de España y su inhabilitación como juez. 

Por orden de Garzón, la Audiencia Nacional abrió en 2008 una investigación que desarticuló una trama de corrupción especializada en el saqueo de fondos públicos y sacó de la política a decenas de dirigentes del PP. El caso derivó en numerosas piezas, con más de 30 imputados y 300 personas llamadas a testificar, incluido el presidente Mariano Rajoy. 

Sin embargo, en febrero de 2012, el juez fue condenado por el Tribunal Supremo a 11 años de inhabilitación y fue expulsado de la carrera judicial, por escuchas a los abogados de algunos de los acusados. La sentencia le tachaba de “arbitrario” y “totalitario”. 

Un bufete

Tras la inhabilitación, Baltasar Garzón desempeñó algunos cometidos internacionales, como asesor del Tribunal Penal Internacional de La Haya, y también director de la defensa jurídica del fundador de, Julian Assange, fundador de Wikileaks. ​

Puso en marcha el bufete ILOCAD, en el que presta servicios profesionales como abogado.

Entre sus clientes figuran varios comisarios de policía implicados en las causas abiertas contra José Manuel Villarejo. Por ejemplo, Carlos Salamanca, que consiguió salir de prisión provisional, y también el comisario Enrique García Castaño, conocido como ‘El Gordo’.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?