Política

Hacia una nueva etapa en el Partido Popular

El primer día del congreso del PP apunta a una victoria de Casado

Protagonizó una especie de “traspaso de poderes” con Mariano Rajoy y se dio un baño de masas. Sáenz de Santamaría fue de las primeras en abandonar el plenario

El primer día del congreso extraordinario del PP sirvió para confirmar que el optimismo de cara a la votación de este sábado se ha instalado en Pablo Casado y su equipo, mientras que Sáenz de Santamaría optó por guardar un silencio que muchos interpretaban como el preludio de su derrota.


Desde el inicio de la reunión se produjeron gestos que, según distintas fuentes, apuntalaban la impresión de que Pablo Casado tenía mejores opciones que Soraya Sáenz de Santamaría.

Al entrar al auditorio del plenario la ex vicepresidenta del Gobierno, buena parte de los asistentes se levantaron para observar la entrada. Hubo aplausos, pero otros muchos compromisarios decidieron sentarse.

Por contra, cuando, poco después, llegó Pablo Casado, la ovación fue notoriamente mayor, aunque también hubo en torno a un tercio de asistentes (que muchos identifican con ese 30% que aglutinó Sáenz de Santamaría) que optó por mantenerse en silencio.

Además, hubo un detalle que no pasó desapercibido para muchos. Casado entró, y horas después salió, prácticamente “escoltado” de Adolfo Suárez Illana. Y eso provocó que a su paso se multiplicaran los aplausos y las peticiones de fotografías de los compromisarios populares.

Salida precipitada de Soraya

El momento para pulsar el estado de ánimo de ambos candidatos, y de sus respectivos equipos, se produjo, precisamente, una vez acabado el discurso de Mariano Rajoy.

Soraya Sáenz de Santamaría, y sus afines, fueron de los primeros en salir, sin pararse a hablar con los periodistas ni tomare fotografías con los compromisarios.

Ni siquiera miembros de su candidatura, a los que compañeros de partido esperaban para charlar y hacerse una foto de grupo, quisieron detenerse. Fue el caso, por ejemplo, del ex ministro Íñigo Méndez de Vigo que, pese a la insistencia de los integrantes de una ejecutiva local del PP, no quiso pararse para posar junto a ellos.

Sólo se vio muy activa a Loles López, la número dos del PP de Andalucía, el gran bastión de Soraya Sáenz de Santamaría, que le dio la victoria en la votación directa de los militantes del partido.

Un “traspaso de poderes” de Casado

Pablo Casado, por el contrario, optó por permanecer dentro del salón del pleno durante un largo rato, en el que aprovechó para hablar con los allí presentes. Entre ellos, María Dolores de Cospedal y el propio Mariano Rajoy.

Con el hasta presidente, de hecho, se mostró especialmente cercano, y logró fotografiarse junto a él, agarrándose los dos de los brazos, en un gesto que algunos interpretaron como una especie de “traspaso de poderes”.

En ese sentido, uno de los candidatos que quedó fuera de la carrera por la presidencia del PP el pasado día 5 comentó al Confidencial Digital, tras ver a Casado junto a Rajoy en el salón del plenario: “Está todo hecho. Pablo ha querido quedarse para saludar a los compromisarios y el presidente, porque sabe que gana él”.

Después, el hasta ahora vicesecretario de Comunicación se dio todo un baño de masas junto a los compromisarios. Se fotografió con todo el que se lo pidió, y también charló con varios presidentes regionales, como el gallego Alberto Núñez Feijóo y el extremeño José Antonio Monago.

Optimismo entre los afines al vicesecretario

Desde el equipo de Casado no podían disimular su optimismo con vistas a la votación de este sábado, aunque prefieren no lanzar las campanas al vuelo.

En ese sentido, fuentes de la candidatura consultadas por ECD aseguran que, con los datos de que disponían a esas horas, y después de testar en persona los apoyos de Casado, “la victoria está muy cerca, aunque el margen será ajustado”.

El mismo análisis realizan personas que han estado en el equipo de campaña de María Dolores de Cospedal, que calculan que, pese a los datos filtrados por las candidaturas de Pablo Casado y Soraya Sáenz de Santamaría, ninguno de los dos puede ganar con más del 60 por ciento de los votos.

En este sentido, el cálculo que hacen es que, quien se imponga en el congreso, lo hará por una distancia mínima respecto a su rival: “Puede ser del 55 como mucho. La cosa está muy muy igualada”, comentaban.

De la misma opinión eran otras fuentes en contacto con ambas candidaturas, que aseguraban que existía una bolsa importante de compromisarios que confesaban que no tenían decidido el voto, y que dudaban a última hora de la tarde del viernes, tras la primera jornada de congreso.

Ambos candidatos han hablado con los barones

A la espera de conocer a quién dan la presidencia del PP los compromisarios, los dos candidatos han hecho gestiones para diseñar una ejecutiva, es decir, la lista que deberán anunciar antes de que dé comienzo la votación.

Un presidente regional del PP ha confirmado al Confidencial Digital que tanto Sáenz de Santamaría como Casado se han puesto en contacto con él, así como con el resto de barones regionales, para pedirles nombres de representantes de esas federaciones que podrían tener asiento en los nuevos órganos de dirección del partido.

Rajoy no pudo contener las lágrimas

El primer día del congreso del PP sirvió, fundamentalmente, para hacer balance de gestión del partido en los últimos años y, sobre todo, para homenajear a un Mariano Rajoy que, 14 años después, deja la presidencia de los populares.

Con María Dolores de Cospedal sentada a su derecha, y su mujer Elvira Fernández a su izquierda, Rajoy tuvo un primer momento de emoción cuando el líder de la Comisión Organizadora, Luis de Grandes, se refirió directamente a él asegurando, también emocionado: “Nos duele en el alma que nos dejes. Te vas dando un ejemplo de grandeza moral”.

Si el ex presidente del Gobierno apenas pudo contener las lágrimas, la intervención de Ana Pastor le derrumbó definitivamente. Especialmente emotivas fueron las palabras que la presidenta del Congreso le dedicó:

--“Estoy aquí para decirte que no solo has sido un gran Presidente: has sido el mejor Presidente que hemos tenido. He disfrutado del inmenso honor de haber trabajado contigo a lo largo de 22 años y de formar parte de tu equipo […]. Durante 14 años, ha presidido nuestro Partido una gran persona. Y creo que una gran mayoría de españoles ha sabido percibir, familiarizarse y apreciar esa gran calidad humana de Rajoy, a pesar de las diferencias y las distintas opciones políticas”.

El discurso de Pastor, no obstante, no estuvo exento de polémica, ya que, además de reivindicar la figura de Mariano Rajoy, también tuvo palabras de reconocimiento para el fundador del partido, Manuel Fraga y su gestión al frente del PP, pero sin embargo eludió citar a José María Aznar. Un detalle que algunos compromisarios criticaron.

El frío saludo de Rajoy a Feijóo

Otro de los detalles que tampoco pasó desapercibido fue el frío saludo de Mariano Rajoy a Alberto Núñez Feijóo.

El presidente de la Xunta, sentado en la fila de detrás del ex jefe del Ejecutivo, abrazó al que, dijo, ha sido “el mejor presidente de España junto a Adolfo Suárez”, pero no fue correspondido.

Rajoy, muy frío, se limitó a darle una palmada en la espalda con una sola mano. Un gesto que dejó algo descolocado al barón regional, que solo reaccionó ante el saludo, mucho más afectuoso, de María Dolores de Cospedal.

Tal y como se informó en estas páginas, Rajoy y Feijóo han hablado en los días previos al inicio del congreso, aunque el ex presidente del Gobierno no pidió al de la Xunta el voto para ningún candidato. Pese a ello, el respaldo del dirigente autonómico a Pablo Casado ha sido interpretado, por alguno de los presentes, como la razón del frío saludo de Rajoy.

Críticas al discurso de Cospedal

Algunos asistentes han criticado la falta de mensajes de Cospedal, durante su discurso, de apoyo a Mariano Rajoy: “Solo ha hablado de ella, de su labor en la secretaría general… y se ha olvidado del presidente”, le criticaba uno de los dirigentes regionales.

Un miembro relevante de la Dirección del Grupo Popular en el Congreso ha compartido esa crítica: “Estoy de acuerdo. A mí el que más me ha gustado hoy es Mariano Rajoy… ¡Debería seguir él!”.

La primera jornada de este congreso histórico del PP dejó otras escenas y situaciones llamativas:

-- Los votos-abanico: el aire acondicionado del Hotel Marriott Auditorium no fue suficiente para refrigerar el auditorio del plenario, en el que se sentaban casi dos mil personas. Unos utilizaron abanicos para aliviar el calor, otros optaron por darse aire con las grandes cartulinas que los compromisarios utilizaban para mostrar su apoyo a los informes presentados. Peor lo pasó Mariano Rajoy porque, al salir del acto, una gran masa de militantes que querían despedirse de él: el ex presidente del Gobierno se marchó con la frente brillando de sudor.

-- Más gente que votos: pese a que el aforo del auditorio no era suficiente para acoger a todos los compromisarios (se habilitaron salas anexas con pantallas), compromisarios que sí entraron cuentan que en las gradas del salón se sentaron personas que ni eran compromisarios. “Se coló gente”, aseguran, ya que ni lucían la acreditación de compromisario. De hecho, en las imágenes de las votaciones se vieron grandes claros: había personas que no votaban.

-- Los veteranos discretos: entre los tres mil asistentes al Congreso hubo algunos históricos del PP que pasaron desapercibidos. Por ejemplo, Pedro Arriola. El “gurú demoscópico” de Aznar y Mariano Rajoy, al que muchos denostan por sus estrategias y sus encuestas, se sentó al lado de Carmen Martínez Castro, la ex secretaria de Estado de Comunicación. También se vio a antiguos dirigentes de la etapa de Aznar: por ejemplo, Federico Trillo, que se presentó para ser compromisario en la votación entre militantes, y acudió con acreditación de invitado. Recibió saludos de militantes, pero se movió con discreción.

-- Los irreductibles gallegos de Feijóo: Alberto Núñez Feijóo llegó al Congreso como el fallido candidato que no terminó de dar el paso para suceder a Rajoy en este momento. Pese a no ser ahora aspirante, el presidente de la Xunta fue de los más saludados por los compromisarios. En su salida del plenario, a cada peldaño le paraban para hacerse una foto: incluso cargos importantes del PP quisieron acercarse a él para hacerse una foto, como Dolors Montserrat. Especialmente hubo un buen número de compromisarios gallegos que se acercaron a comentarle que habían sentido mucho que no hubiera dado el paso. “¡Tú eres quien tendría que ser candidato!”, “¡Presidente, presidente!” fueron algunos gritos que acompañaron a Feijóo en su salida.

-- El adiós sin ruido de Martínez Maíllo: el coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, ha optado por guardar una cierta neutralidad en este proceso interno, en virtud de su cargo orgánico. Se le atribuye más cercanía a Soraya Sáenz de Santamaría que a Casado. Al acabar el acto, y mientras Casado, Feijóo y Rajoy salían rodeados de militantes, Martínez Maíllo optó por aprovechar el revuelo de los periodistas en la salida principal del auditorio para marcharse discretamente y eludir las preguntas.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo