Política

Sánchez necesitará a los independentistas para gobernar y en el PP hablan de una gestora

Ciudadanos pisa los talones a los populares, Vox se queda lejos de los 60 escaños anunciados, retroceso de un Podemos que posiblemente entrará en el Gobierno

Pedro Sánchez, en su reunión con Torra en Barcelona.
photo_cameraPedro Sánchez, en su reunión con Torra en Barcelona.

Pedro Sánchez podrá formar gobierno tras el resultado de las elecciones generales celebradas ayer, en las que el PSOE ha sido, con claridad, la fuerza más votada, con 123 diputados, que casi doblan los 66 alcanzados por el PP de Pablo Casado, un líder que puede estar de salida en su propio partido.

El partido socialista, ganador de unos comicios después de ocho años,  sin embargo, no podrá formar Gobierno solo con Podemos, que ha conseguido un resultado malo, al pasar a 42 de los 71 escaños que tenía. Los 164 puestos que suman necesitarán de otros 12 escaños para conseguir la mayoría absoluta de 176.

Para esos 12 escaños no le servirán los 2 que aportaría Coalición Canaria, o el del partido de Revilla. Tendrán que solicitarlos de partidos nacionalistas, de los 6 conseguidos por el PNV (tenía 5), o de los 15 de Esquerra, que ha batido ampliamente a Junts Per Catalunya que ha logrado 7.

No obstante, le podría bastar que los nacionalistas se abstuvieran en la votación de la investidura.

Una refundación en el PP

El Partido Popular ha sufrido una durísima derrota, al perder 71 escaños, pasando de 137 a 66, lo que pone en discusión el liderazgo de Pablo Casado. Es el peor resultado de su historia, y algunos dirigentes y militantes culpan sobre todo del fracaso a la existencia y campaña de Vox.

Un problema añadido es que estos malos resultados se producen a las puertas de unas difíciles elecciones municipales y autonómicas, con malos datos en Madrid, donde el PP ha perdido 8 puestos y Ciudadanos se ha colocado 2 puntos por encima.

En ámbitos del propio PP se hablaba ayer de formar cuanto antes una gestora, que sustituya a la actual dirección, yendo a una refundación del partido.

El único problema para poner en marcha esa refundación es que en mayo se celebrarán unas elecciones locales, autonómicas y europeas, a las que habría que hacer frente ahora sin muchos movimientos.

Desaparecidos en Euskadi

Una muestra de la magnitud de la derrota del PP es, por ejemplo, que ha desaparecido en Euskadi, donde el propio responsable de la campaña electoral, Javier Maroto, no ha conseguido escaño.

Algo parecido ha ocurrido en Cataluña, donde tenía 6 diputados y se ha quedado con uno solo, el de Barcelona de Cayetana Álvarez de Toledo.

Otro ejemplo es Castilla y León, feudo tradicional del PP, donde ha gobernado con mayoría durante años, y ha perdido 8 escaños, desplazados por Ciudadanos, que ha pasado de 1 a 8.

Letal fragmentación

El análisis en el PP es que la fragmentación de la derecha ha resultado letal. La competencia con Ciudadanos y con Vox les ha restado muchos escaños.

De hecho, esos tres partidos, con el 43% de los votos a nivel nacional, han conseguido 400.000 más que la izquierda (PSOE más podemos), con el 41,5% de los votos. A pesar de haber cosechado más votos, han obtenido 16 escaños menos.

El PP y Vox juntos suman 90 escaños, frente a los 137 que tenía el PP en solitario, lo que indica que los votos del PP perdidos por el PP no han ido a Vox.

No obstante, la derecha en su conjunto ha perdido un 3% de votos y 23 escaños respecto a las pasadas elecciones.

Uno de los factores ha sido la movilización socialista en Andalucía, después de que perdieran la Junta en las recientes autonómicas. El PSOE, que ya era mayoritario, ha ganado 5 escaños y el PP ha perdido 12.

Ciudadanos resiste y sube

Ciudadanos se plantea incluso convertirse en el primer partido de la oposición, al haberse situado a solo 8 escaños del Partido Popular, puesto que ha pasado de 32 a 57.

Con esas cifras, ha resistido como tercera fuerza del país, frente a los propósito de Podemos de quitarle el puesto, e incluso de Vox que también lo pretendía.

Si se produjera una falta de liderazgo en el PP, eso colocaría a Albert Rivera en primera posición política como oposición a la mayoría socialista.

Fracaso de Vox y Podemos

Vox entra por vez primera en el Congreso de los Diputados, con 24 escaños, pero muy lejos de los 60-70 que llegaron a pronosticar, y también lejos de superar, por ejemplo, a Podemos.

Otro de sus fracasos es que los partidos nacionalistas han salido fortalecidos de estas elecciones. Por si fuera poco, tampoco tendrá voz a la hora de formar Gobierno, porque los tres partidos de la derecha no suman.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, reconoció anoche que los resultados de su partido no han sido buenos, puesto que han pasado, de 71 diputados a 42.

A pesar de los cual, todo indica que podrían entrar en el futuro Gobierno, si condicionan el apoyo a Pedro Sánchez a tener presencia en el Ejecutivo.

Los independentistas suben

Un sorprendente balance de estas elecciones generales es que los partidos nacionalistas han subido de manera clara, sobre todo en Cataluña y en el País Vasco. En conjunto han obtenido 19 escaños más.

La participación en Cataluña ha sido un 18% superior a la de las elecciones de 2016, y la Esquerra de Oriol Junqueras ha sido la gran vencedora, pasando de 9 a 15 diputados, desbancando con toda claridad al Junts Per Cataluña de Quim Torra y Puigdemont.

En el País Vasco, el PNV ha mejorado, de 5 a 6 escaños, pero sobre todo Bildu ha logrado 4.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?