Política

Susana Díaz descarta incluir a Podemos en el próximo gobierno de Andalucía

No está dispuesta a reeditar en la Junta el pacto Sánchez-Iglesias: solo contempla acuerdos puntuales con Teresa Rodríguez

Susana Díaz y Teresa Rodríguez.
photo_cameraSusana Díaz y Teresa Rodríguez.

Después de varias semanas jugando al despiste, y valorando diferentes opciones, Susana Díaz convocó el lunes pasado a su Consejo de Gobierno para acordar la convocatoria anticipada de las elecciones andaluzas para el 3 de diciembre. Una decisión muy meditada con la que busca lograr un objetivo claro: seguir gobernando sin coaliciones... y sin exigencias de Moncloa.

Según explican al Confidencial Digital dirigentes del PSOE andaluz muy próximos a la actual presidenta regional, Díaz ha querido contemplar todos los escenarios posibles antes de decidir la fecha de las elecciones. Sus dudas respecto a la convocatoria se han debido, fundamentalmente, a los riesgos a los que podía exponerse en función de la decisión tomada.

Desde un principio, la sevillana manejó tres posibles fechas: el 18 y el 25 de noviembre, y el 2 de diciembre. Esta última, la finalmente elegida, tenía la “pega” de estar muy próxima al 4-D, día reivindicado por Podemos como el Nacional de Andalucía, lo que podría movilizar al electorado de la formación morada. Una circunstancia que Díaz tuvo en cuenta, pero que no ha sido decisiva.

Altos cargos del PSOE andaluz, conscientes de esas dudas, también vieron posible la fecha del 16 de diciembre, que podría permitir a Sánchez hacer coincidir las generales con las andaluzas, al cumplirse tres años de los comicios del 20-D de 2015. Susana Díaz, sin embargo, no quería que ambos procesos coincidieran ni por asomo.

El partido contaba con encuestas que avalaban esa coincidencia, pero “cuando Moncloa filtró esa posibilidad, Susana aceleró la maquinaria para que se celebraran el 2”. Todo ello porque, tal y como cuentan desde su entorno, “ella vio amenazada su autonomía” si ambas elecciones se celebraban al mismo tiempo.

No quiere a Podemos en su gobierno

En ese sentido, la principal preocupación de Díaz era que la estrategia de pactos impulsada por Pedro Sánchez en La Moncloa le pasara factura a ella en Andalucía.

El acuerdo de Presupuestos del presidente del Gobierno con Pablo Iglesias, bautizado por algunos como “pacto de legislatura”, prepara el terreno, en opinión de la sevillana, a una alianza posterior a las generales, que podría afectarla a ella si esos comicios hubiesen coincido con las andaluzas.

Si eso hubiese pasado, afirman las fuentes consultadas, “Pedro habría presionado para que nosotros también pactáramos con Podemos”. Un escenario que Susana Díaz descarta totalmente.

La presidenta de la Junta, con las encuestas que maneja, asume que está en condiciones de poder volver a gobernar en minoría y poder elegir con quién llega a acuerdos puntuales durante la legislatura. Por ese motivo, no quiere incluir en su próximo gobierno a Adelante Andalucía -marca con la que se presenta Podemos-.

Todo ello, afirman desde el PSOE andaluz, pese al “acercamiento” que ha protagonizado Teresa Rodríguez en las últimas semanas, “empujada” por las órdenes de Pablo Iglesias: “En la dirección de Podemos han visto una oportunidad en Andalucía y han exigido a Teresa que rebaje su discurso con nosotros, incluso ofreciéndose para aprobarnos los Presupuestos”.

Se complican las relaciones con Ciudadanos

Ese cambio de actitud de Rodríguez, reconocen desde el entorno de Díaz, puede “facilitar” llegar a “acuerdos esporádicos” con Podemos en la próxima legislatura, toda vez que las relaciones con Ciudadanos “se pueden complicar” a corto plazo.

En ese sentido, las fuentes consultadas afirman que hace apenas unos meses Díaz apostaba por integrar a la formación naranja en su nuevo Ejecutivo. No obstante, ese escenario es ahora “impensable” por las tensiones existentes entre ambos partidos a nivel nacional y “los cálculos por la derecha” que hagan los de Albert Rivera.

Así, en el equipo de Díaz saben que Sánchez “no quiere que gobernemos con los que le llaman okupa” y asumen que Ciudadanos “pedirá medio gobierno” para llegar a un acuerdo con el PSOE andaluz: “Saben que el PP les atacará si pactan con nosotros y necesitan hacer ver a su electorado que esa alianza compensa por los puestos que han logrado”.

Por todo ello, la actual presidenta de la Junta en funciones prefiere gobernar en minoría, sin atarse a Ciudadanos y Podemos, pero pudiendo llegar a acuerdos con ambos. Una hoja de ruta que le permitiría tener una mayor autonomía con respecto a la oposición... y también con respecto a Pedro Sánchez.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo