Seguridad

La Guardia Civil introduce el bolso en el uniforme de las mujeres

Una nueva orden ministerial prevé incluir este complemento “acharolado negro” para las ocasiones más solemnes. También se contempla el zapato plano para las agentes embarazadas

Mujeres en un acto de la Guardia Civil.
photo_cameraMujeres en un acto de la Guardia Civil.

La Guardia Civil prepara cambios para la regulación de los uniformes de sus efectivos. Una sentencia del Tribunal Supremo anuló la Orden Ministerial INT/77/2014 que establecía esta regulación, por haberse aprobado sin informe del Consejo de Estado.

Ante esa sentencia, la Dirección General de la Guardia Civil lleva meses trabajando para aprobar una nueva normativa que supla a la anulada. Para ello prepara un real decreto “por el que se regula el uso del uniforme de la Guardia Civil”, y una orden ministerial que desarrollará aspectos concretos de las normas de uniformidad del cuerpo.

Novedad: modalidad de “templado”

ECD ha tenido acceso a la orden ministerial que desarrollará el decreto y que supone varios cambios respecto al actual uniforme de la Guardia Civil. Uno de esos cambios es que las modalidades de uniforme se amplían de dos a tres.

Hasta el momento, la Orden General número 12, de 28 de diciembre de 2009, fijaba dos modalidades de uniforme: verano e invierno, que se aplicaban a los uniformes de servicio y de campaña.

Ahora pasará a haber tres modalidades ‘climáticas’: modalidad A de tiempo frío, modalidad B de tiempo templado, y modalidad C de tiempo cálido, que se aplicarán principalmente al uniforme de diario.

También se introduce el tipo de uniforme “para actos de especial relevancia”, que va después de los uniformes de gran etiqueta, etiqueta, gala, y antes de diario, servicio y de trabajo para interior de acuartelamientos.

Pero, además, la orden ministerial que prepara la Guardia Civil y de la que ECD ha podido acceder a un borrador, establece algunas novedades específicas para mujeres.

“Bolso acharolado negro”

A diferencia de lo que establecía la orden general de 2009, la orden ministerial -que no lleva membrete del Ministerio del Interior, sino de Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad- que se pretende aprobar este 2019 como consecuencia del también nuevo real decreto de uniformidad introduce el bolso como complemento.

Los uniformes de gran etiqueta, de etiqueta, de gala y para actos de especial relevancia, todos ellos para actividades más o menos solemnes pero no cotidianas, contempla para el personal femenino un “bolso acharolado negro”.

En el uniforme de diario lo define sólo como “bolso negro”, y ya en el uniforme de servicio y de trabajo para interior de acuartelamientos no menciona este complemento para el personal femenino.

Más adelante, en el mismo borrador, se especifica que tanto el bolso acharolado negro como la “capa negra” (incluida en los uniformes de gran etiqueta y de etiqueta, sin distinción por sexos) serán prendas no exigibles.

El bolso, una reliquia de la academia

Con todo, fuentes de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) aseguran a ECD que esta inclusión del bolso en la uniformidad de las agentes mujeres es bastante sorprendente.

Algunas guardias civiles apuntan que en la academia de Baeza a las alumnas ya hace 25 años les entregaban un bolso “negro, pequeño, como de media luna”. “Pero no se usaba más que cuando salíamos de la academia los domingos”, apuntan. Agentes que pasaron por la academia en 2007, 2006 y 2005 apuntan que ya no se lo entregaban, pero en 2004 sí, por ejemplo.

Con todo, lo que confirman es que más allá de la academia, las guardias civiles en actos públicos no han tenido un bolso como parte de la uniformidad.

Mejoras para las embarazadas

Las mujeres guardias civiles también se verán afectadas de forma por otros cambios que plantea la Dirección General en relación con la uniformidad. Específicamente, en lo que se refiere al uniforme que visten las agentes durante el embarazo.

Desde AUGC explican al Confidencial Digital que en un Comité de Igualdad de la Guardia Civil ya les avisaron hace un tiempo que estaba previsto introducir cambios en el denominado “uniforme para las guardias civiles en estado de gestación”.

Algunos de estos cambios -aún en un borrador, eso sí- son valorados de forma positiva. Se especifica en todo momento que las prendas estarán adaptadas al cuerpo de la embarazada: “guerrera verde adaptada”, “camisa blusón verde de manga larga adaptada”, “pantalón o falda recta verde adaptada”...

Destaca también que el calzado se flexibiliza, para que las gestantes puedan elegir. Ya no sólo podrán llevar zapato negro de tacón bajo, sino que también se permite el zapato plano de cordones.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?