Seguridad

Un nuevo colectivo independentista llama a la lucha armada en las calles de Cataluña

Se denomina 'Escamots de foc', se trata de una escisión de Tsunami Democràtic, difunde sus mensajes a través de Telegram y llama a repetir los disturbios violentos del pasado otoño

Quema de contendores en Barcelona el 27 de Enero de 2020
photo_cameraQuema de contendores en Barcelona el 27 de Enero de 2020

La amenaza, y en ocasiones la concreción real, de la violencia ha marcado las posiciones del independentismo más radical en el proceso secesionista en Cataluña.

Los ejemplos más claros han sido los disturbios periódicos, como que empezaron el pasado 14 de octubre con la publicación de la sentencia del Tribunal Supremo que condenó a penas de cárcel a los líderes de la intentona secesionista de 2017.

Pero, más allá de altercados callejeros, ha habido algunos planes abortados de recrear en Cataluña la actividad terrorista como la de Terra Lliure y otras organizaciones armadas de los años 70 y 80.

Confidencial Digital ha podido comprobar que desde hace unos meses, coincidiendo con el estado de alarma del coronavirus, ha ido tomando forma un gruspúsculo independendentista radical que en su canal de Telegram amenaza ya no con ocupar las calles, con “incendiar Cataluña”, u otras expresiones ambiguas.

Los “escamots”

El grupo en cuestión se denomina ‘Escamots de foc’ (algo así como “Pelotón de fuego”). Un escamot es un pelotón o grupo, y por ejemplo es un término que designa a los grupos operativos de las unidades antidisturbios de los Mossos d'Esquadra (la Brimo y las ARRO).

Pero también es el nombre de los grupos armados que formaron la organización terrorista Estat Català, que en los años 20 y 30 trató de alcanzar la independencia de Cataluña con las armas. También en los años 90, tras la desarticulación de Terra Lliure, surgieron los “Escamots Autònoms d'Alliberament”, que cometieron ataques con artefactos incendiarios contra oficinas del INEM, juzgados, un concesionario, incluso mandaron un libro-bomba contra un abogado.

Más radicales que Tsunami

En este caso, todo apunta a que ‘Escamots de foc’ surge como una escisión radical de una escisión ya radical de la plataforma Tsunami Democràtic.

Esta última surgió en torno al verano de 2019 para preparar el “otoño caliente” por la sentencia del Supremo. Estaba bien conectada con los CDR y con figuras destacadas del independentismo político y mediático. Pero en torno a diciembre surgió una escisión más radical, ‘Lliris de foc’, para provocar altercados en el FC Barcelona-Real Madrid que estuvo rodeado de movilizaciones independentistas.

Tras ese Barsa-Madrid decayeron las protestas, y con la crisis del coronavirus se paralizaron las protestas, hasta las más mínimas. Pero surgió un caldo de cultivo de independentistas radicales que acusaban al Gobierno de España de “asesino” de catalanes por la gestión de la crisis.

De ahí, de Lliris de Foc, surgió otro colectivo con presencia y canal en Telegram, los ‘Escamots de foc’.

“Lluita armada”

ECD ha podido recopilar algunas consignas y mensajes lanzadas por ‘Escamots de foc’ en las últimas semanas.

La más llamativa, porque las amenazas nunca suelen ser tan explícitas en estos grupos, decía lo siguiente:

-- “Sense lluita armada no hi ha res a fer, el feixisme cada dia es mes fort”, es decir, “sin lucha armada ni hay nada que hacer, el fascismo cada día es más fuerte”.

Los mensajes son todos en la línea de salir a las calles y desafiar frontalmente al Estado. De hecho, con la reactivación de las protestas independentistas a pequeña escala -como los cortes de la Avenida Meridiana de Barcelona- ha surgido cierto “pique” entre ‘Escamots de foc’ y ‘Lliris de foc’.

Los primeros, por ejemplo, están ‘desafiando’ a los segundos, y a otros colectivos radicales, para agruparse y organizar protestas importantes en las calles.

Los reproches se han acentuado al aparecer las caceroladas contra el Gobierno de Sánchez la marcha en coches que organizó Vox.

“Mucha Urquinaona [referido a los enfrentamientos en esta plaza contra antidisturbios en octubre] y mucha barricada por Instagram pero ninguno planta cara a la ultraderecha que campa a sus aires por nuestras calles”, es uno de los lamentos amargos de los impulsores de este grupo, que proponen “¿Y si recuperamos Cataluña de manos de los fascistas?”.

Otros mensajes que este grupo ha hecho circular -y que tienen eco y apoyos en otros canales- son “volvamos a las calles, rompamos su normalidad”, “preparémonos, las calles nos reclaman”, o el lema del grupo, “volvemos a la calle para encender la mecha de la libertad”.

Son habituales además las imágenes de barricadas, incluso han difundido vídeos sobre el uso de cócteles molotov, con la apostilla de “lástima que esté en castellano”.

El ataque a la sede del PSC, “un ejemplo”

Cabe añadir que los mensajes incitando a la violencia no se quedan sólo en el grupo de ‘Escamots de foc’. ECD ha podido constatar que en el canal de Telegram de su “rival”, ‘Lliris de foc’, se ha celebrado como un ejemplo el reciente ataque incendiario contra la sede central del PSC, en Barcelona.

En el grupo de ‘Lliris de foc se ha reenviado un mensaje de otro de estos colectivos independentistas radicales, denominado ‘Nosaltres sí que ho farem’ (“Nosotros sí que lo haremos”).

Este otro grupo celebra como un “ejemplo” el ataque a la sede del PSC. “Organizarse con personas de confianza, protegerse, hacer la acción (rápida y con un objetivo marcado), irse y difundir. Eso es lo que realmente funciona”, resumen con imágenes de los daños a la entrada del local de los socialistas catalanes.

En otro mensaje, hablan de “pequeños grupos, pequeñas acciones. Nadie manda, nadie desconvoca”, en un reproche que parece dirigido a Tsunami Democràtic, que pese a amenazar con protestas indefinidas, al final desconvocaba las acciones para enfado de los más radicales. “DUI o muerte, DUI o fuego”, concluye este mensaje de ‘Nosaltres sí que ho farem’.

Escalada de incidentes violentos

La creación de los Comités de Defensa del Referéndum para enfrentarse a las Fuerzas de Seguridad en los puntos de votación en el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 supuso un punto de inflexión.

Más allá de los incidentes violentos de ese día y los enfrentamientos con policías y guardias civiles, comenzaron las movilizaciones y huelgas generales de cortes de carreteras, boicots a peajes… aún acciones de baja intensidad.

La Guardia Civil terminó deteniendo a varios miembros de los CDR (uno de los cuales huyó a Francia y luego a Bélgica), que tenían planos de cuarteles de la Guardia Civil.

Más tarde, en marzo de 2018, estallaron incidentes violentos en torno a la Delegación del Gobierno en Barcelona por la detención de Carles Puigdemont en Alemania, de los que ya habían advertido días antes.

Ya en octubre de 2017 los servicios de información detectaron movimientos en el entorno independentista radical y de extrema izquierda para crear una organización violenta, al estilo Terra Lliure.

Entre los CDR se fueron produciendo divergencias entre los miembros más radicales y violentos, y los que sólo querían movilizarse y si acaso cortar el tráfico con resistencia.

La frustración por el freno a la independencia fue provocando una escalada de amenazas verbales, hasta que en septiembre de 2019 la Guardia Civil detuvo a varios acusados de preparar ataques con explosivos e incluso el asalto al Parlament para proclamar la independencia.

Ese “Equip de Resposta Rápida” (ERT) es el núcleo más claro de actividad armada del independentismo más radical, cuyos planes fueron abortados. Después llegaron los disturbios de mediados de octubre, en los que los radicales atacaron con gran violencia a los agentes antidisturbios, e incluso algunos trataron de quemar tanto vehículos patrulla aparcados de los Mossos como furgones con agentes dentro.

Las Fuerzas de Seguridad han detectado que algunos radicales de la kale borroka en el País Vasco y Navarra habían instruido a independentistas violentos de Cataluña. Incluso algunos documentos del Comité de Defensa de la República de Catalunya, el central, difundió reivindicaciones muy similares a la llamada Alternativa KAS de ETA.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes