Seguridad

El partido de Puigdemont promete crear un nuevo servicio de inteligencia de Cataluña

Se trata de una de las estructuras de “seguridad nacional” que Junts plantea que pondrá en marcha desde la Generalitat en la nueva legislatura

Laura Borràs, ante una imagen de Carles Puigdemont en un mitin de Junts.
photo_camera Laura Borràs, ante una imagen de Carles Puigdemont en un mitin de Junts.

Conseguir que Cataluña cuente con un servicio de inteligencia propio es uno de los objetivos más ambiciosos del sector del independentismo más decidido a crear un estado independiente. Desde los primeros años del ‘procés’ funcionó el Cesicat (Centre de Seguretat de la Informació de Catalunya), bautizado coloquialmente como el ‘CNI catalán’, pero ahora el partido de Carles Puigdemont apuesta por crear un verdadero organismo dedicado a la inteligencia al servicio de la Generalitat.

Hay una mención al tema en el programa electoral de Junts, que finalmente el partido ha dado a conocer después de críticas por la ausencia de un documento con sus propuestas concretas para las elecciones al Parlament de Cataluña previstas para el 14 de febrero.

“Estrategia de Seguridad Nacional”

En el capítulo dedicado a la “Acción exterior”, los seguidores de Puigdemont han incluido un punto con el título “Estrategia de Seguridad Nacional”.

“En un mundo en cambio constante, en que las amenazas se han vuelto globales (bioterrorismo, pandemias, ciberterrorismo, etc.) una de las principales obligaciones del Govern es estar en disposición de garantizar la seguridad de los catalanes”, reflexiona Junts, que en las encuestas se disputa la victoria con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y con el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC).

El programa de Junts prosigue afirmando que “Cataluña debe articular un discurso propio en materia de Seguridad Nacional, hemos de tener criterio formado y una estrategia bien definida en este ámbito”.

En base a este contexto, los herederos de Convergència agrupados en torno a Carles Puigdemont, aunque con Laura Borràs como candidata a la presidencia del Govern, proponen que en la nueva legislatura que comenzará tras las elecciones del 14 de febrero se cree “una estructura que se encargue de establecer una relación de contacto continuado con los principales entes internacionales vinculados a la Seguridad Nacional”.

El Mossad israelí

Las propuestas son vagas, sin concretar con qué “entes internacionales vinculados a la Seguridad Nacional” querría Junts que contactara la Generalitat de Cataluña. Cabe recordar que desde hace años se apunta el supuesto interés de parte del independentismo (el procedente de CiU) por establecer contacto con Israel, y con su servicio de inteligencia, el Mossad. De hecho, los servicios de información han vigilado esos movimientos.

Lo que Junts sí plantea claramente dentro de esa “Estrategia de Seguridad Nacional” de Cataluña es que una estructura clave que deberá ponerse en marcha en esta legislatura es “un organismo de inteligencia”.

No llega a utilizar la palabra “servicio”, sino organismo, pero el objetivo está claro: “Cataluña debe disponer de herramientas, información relevante, criterio y doctrina sobre aquellos hechos que puedan afectar a nuestro país o nuestro papel en Europa y en el mundo”.

“Antenas políticas y diplomáticas”

El “organismo de inteligencia” sería una de las estructuras de Seguridad Nacional que la Generalitat tendría que ir poniendo en funcionamiento en los próximos años, en un proceso con varias fases. Junts considera que contar con ese “organismo de inteligencia” acercaría a Cataluña “al mundo y a los temas más relevantes a nivel internacional”, y además “redundaría en una mejor y más eficiente toma de decisiones en beneficio del bienestar de nuestros ciudadanos y nuestro entorno”.

De acuerdo con el programa electoral de Junts, ese organismo (o servicio) de inteligencia trabajaría con “antenas políticas y diplomáticas” repartidas por el mundo, que conseguirían esa “información relevante” que necesitaría la Generalitat de Cataluña en ese nuevo papel internacional que pretende jugar en su camino a la independencia.

“Cataluña ha de ser un acto comprometido, fiable y solidario al servicio de la seguridad común internacional”, cierra Junts ese epígrafe de su programa.

El Cesicat y la célula terrorista de los CDR

El embrión de un posible servicio de inteligencia catalán sería el Cesicat. El Centre de Seguretat de la Informació de Catalunya se ha visto envuelto en numerosas polémicas en los años del procés. Se han ido publicando noticias sobre supuestas actividades del Cesicat dirigidas a recabar información sobre políticos, activistas sociales, sindicatos policiales de los Mossos...

Es por ello que se le conoce como el ‘CNI catalán’. Sus actividades, así como las de algunas unidades de los Mossos d’Esquadra, parecían ir encaminadas a poner en marchar por la vía de los hechos unos servicios de inteligencia clandestinos al servicio del Govern de Cataluña en su empeño de alcanzar la independencia.

Más recientemente, la Audiencia Nacional ha apuntado, en la instrucción sobre la célula de los CDR que preparaba ataques con explosivos, que el Cesicat planificó el proyecto del denominado “Equip de Resposta Tàctica” para asaltar el Parlament cuando se conociera la sentencia del Tribunal Supremo sobre los líderes de la intentona secesionista de 2017.

En 2019, el Govern de la Generalitat reconvirtió el Centre de Seguretat de la Informació de Catalunya en la Agencia de Ciberseguretat de Catalunya.

Exigencia de la ANC

Cabe apuntar que Junts parece haber recogido la exigencia que la Assemblea Nacional Catalana (ANC) hizo a los partidos independentistas, en un documento que establecía ciertos puntos que esta entidad consideraba imprescindibles en los programas electorales. Uno era crear una “Agencia Nacional de Inteligencia” de Cataluña.

Algunos candidatos de Junts defienden estos días en redes sociales la necesidad de olvidarse de propuestas “ingenuas” que plantean que Cataluña se convierta en un estado independiente sin ejército: “Cataluña, para ser tomada en serio por la comunidad internacional, necesitará un servicio de inteligencia y unas fuerzas de defensa modernas y profesionales”.

Fuerzas Armadas sin “fascistas”

Precisamente sobre las hipotéticas “Forces de Defensa de Catalunya”, como las denominan desde hace años los independentistas más interesados en asuntos militares, Junts no incluye ninguna propuesta en su programa similar a la del “organismo de inteligencia”.

Sólo hay una referencia, pero que parece más bien dirigida a las Fuerzas Armadas españolas. En un epígrafe titulado “La conferencia por el futuro de Europa”, Junts recoge varias propuestas relacionadas con la Unión Europea.

Los postconvergentes agrupados en torno a Carles Puigdemont tienen escrito que darán apoyo “a la integración en materia de defensa siempre que vaya asociada a la democratización de las estructuras de la UE y a la aplicación de unos estándares mínimos que purguen las fuerzas armadas de elementos de extrema derecha o directamente fascistas tal como ha hecho el gobierno federal alemán”.

Esa referencia a elementos de extrema derecha parece dirigida a las Fuerzas Armadas españolas; precisamente hace poco se ha presentado en el Congreso de los Diputados una propuesta, avalada por Unidas Podemos y los partidos nacionalistas e independentistas, para formar una comisión que investigue la presencia de ultraderechistas en las Fuerzas Armadas.

El vídeo del día

Científicos vinculan desastres climáticos a la inacción
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable