Seguridad

La Policía blinda a las Unidades de Prevención y Reacción tras los disturbios por Hasél

Va a adquirir miles de protecciones desde la rodilla hasta el empeine. Los agentes llevaban años reclamando ese material que llevan los efectivos de las UIP

Policías nacionales en los disturbios en Madrid (Eduardo Sanz / Europa Press).
photo_camera Policías nacionales en los disturbios en Madrid (Eduardo Sanz / Europa Press).

La Dirección General de la Policía toma medidas para blindar, para aumentar el equipo de protección que llevan los agentes de las Unidades de Prevención y Reacción (UPR), algo así como los ‘hermanos pequeños’ de los antidisturbios de las Unidades de Intervención Policial (UIP).

En estas páginas ya se contó que entre policías nacionales se extendió cierto enfado por la decisión de algunos mandos de echar mano, en los dispositivos por los altercados provocados por la extrema izquierda contra la entrada en prisión del rapero Pablo Hasél, de las UPR, una unidad muy polivalente pero que sin embargo no está especializada ni cuenta con los medios necesarios para enfrentarse a episodios de violencia callejera de alta intensidad.

Ahora ECD ha podido comprobar que la División Económica y Técnica de la Dirección General ha puesto en marcha una licitación pública que tiene por objeto la “Adquisición de un mínimo de 2.300 protecciones de pierna para los policías adscritos a las Unidades de Prevención y Reacción UPR de la Policía Nacional”.

Esas protecciones tienen la consideración, a efectos de contratación pública, de “equipo antidisturbios”. El presupuesto base de licitación sin impuestos de esta adquisición es de 287.500 euros.

La orden de inicio del expediente la firmó el director general de la Policía, Francisco Pardo Piqueras, el 23 de marzo. Los altercados callejeros en las protestas contra el ingreso en prisión de Pablo Rivadulla comenzaron a finales de febrero y se extendieron durante días, hasta principios de marzo.

Protegerán la rodilla, la tibia y el tobillo

Serán, realmente, 2.300 pares de protecciones los que se comprarán para dotar a los policías de las Unidades de Prevención y Reacción.

En los pliegos de la licitación se especifican las características que deben cumplir y el motivo por el que se adquieren:

-- “Los protectores de pierna deben ser considerados como equipo de protección individual. Será un equipo cuya función principal será la de proteger simultáneamente, las piernas (zona de las tibias), las rodillas y los tobillos/empeines, frente a golpes producidos por patadas y objetos contundentes, tales como palos, piedras, barras metálicas, etc.; otorgando del mismo modo protección en las zonas antes reflejadas ante posibles cortes por objetos punzantes o lacerantes (navajas, cuchillos, etc.)”.

Frente a piedras, cócteles molotov...

La Dirección General de la Policía explica el contexto en el que compra estos elementos. Comienza señalando que “entre las principales funciones encomendadas a las Unidades de Prevención y Reacción de la Policía Nacional se encuentra la prevención de la delincuencia en situaciones determinadas, así como el mantenimiento y, en su caso, restablecimiento del orden y la seguridad ciudadana (concentraciones y manifestaciones) y apoyo a otras unidades, servicios o instituciones, en dispositivos puntuales, tales como operaciones relacionadas con dispositivos antiterroristas, delincuencia común, detenciones complejas, registros, inmigración ilegal, etcétera”.

Por ello, se ha considerado necesario “dotar a los integrantes de esta unidad especializada del material adecuado, en concreto, protecciones de pierna, para salvaguardar su seguridad e integridad física como consecuencia de la peligrosidad que conlleva el trabajo que realizan”.

Apunta la Policía que en ocasiones los agentes de las UPR “deben desenvolverse en ambientes hostiles donde se producen enfrentamientos violentos pudiendo resultar lesionados en las piernas por lanzamiento de objetos tales como piedras, adoquines, cristales o artefactos incendiarios. Por tal motivo, se antoja como indispensable la adquisición de unas protecciones que anulen o minimicen en lo posible la potencial lesividad en el desarrollo de sus cometidos”.

Diferencias con el material de las UIP

Hay que recordar que en los altercados que se registraron en Madrid hace unos meses, por ejemplo una agente de las UPR fue prácticamente emboscada y golpeada por los manifestantes violentos hasta con una señal de tráfico arrancada, por los manifestantes violentos.

En los últimos años, los medios para protegerse y actuar de los policías de las UPR se han renovado, y se han incorporado escudos más resistentes, defensas (porras) más rígidas y otros elementos similares.

Sin embargo, los agentes de estas unidades denuncian que en ocasiones se tienen que enfrentar a situaciones de violencia extrema, sin contar con medios de protección que sí tienen los antidisturbios de las Unidades de Intervención Policial (UIP).

Por ejemplo, los efectivos de las Unidades de Prevención y Reacción carecen de protecciones de brazos, codos y manos, y tampoco están cubiertos en las piernas de rodilla para abajo, como sí van protegidos los antidisturbios de las UIP.

Estos últimos, cuando se despliegan en casos de altercados graves, van mucho más “acorazados”, su “armadura” es mucho más completa: llevan espinilleras, se protegen toda la pierna, así como los brazos, codos, y manos, mientras que en las UPR las protecciones rígidas no cubren tanto cuerpo.

Por tanto, la adquisición de 2.300 pares de protecciones de pierna, desde la rodilla hasta el empeine, supone un avance significativo para aumentar el blindaje de los policías nacionales de las UPR, como se ha indicado sobre todo ante el lanzamiento de piedras, el impacto de barras metálicas... que les puede hacer mucho daño en las piernas.

Quejas tras los altercados en Cataluña

Además de las quejas de los propios agentes de las UPR o de sus compañeros de las UIP, la falta de algunos medios de protección en las Unidades de Prevención y Reacción ha suscitado la movilización de algunos sindicatos en los últimos años.

Varios han solicitado en distintas ocasiones a la Dirección General que aumente la protección de estos efectivos. Lo hizo, por ejemplo, la Confederación Española de Policía (CEP) en octubre de 2019, a consecuencia de los graves disturbios en Cataluña provocados por independentistas radicales y antisistema tras la sentencia del Tribunal Supremo por la intentona secesionista en otoño de 2017.

En ese despliegue especial, además de antidisturbios de las UIP, la Policía también mandó a Cataluña desde otros puntos de España unos 170 efectivos pertenecientes a seis grupos de las Unidades de Prevención y Reacción.

En principio, estos policías de las UPR iban a encargarse de vigilancias estáticas de edificios, pero la necesidad de reforzar a los antidisturbios de la Policía Nacional y de los Mossos d’Esquadra obligó a desplegar a algunos en las calles de Barcelona y de otras ciudades de Cataluña.

Lamentaba CEP en esa ocasión que “las UPR allí desplazados no disponen de los medios materiales y de protección individual adecuados para poder responder en defensa ante cualquier situación violenta que puedan surgir”.

Por ejemplo, denunció que carecían “de uniformes operativos adecuados y seguros, que sean entre otros, con retardo a la llama; adoleciendo además la carencia de implementaciones de protecciones para brazos y piernas; espinilleras, coderas, cascos con mampara antivaho y, en muchas ocasiones, trabajando con escudos heredados de las Unidades de Intervención Policial cuyo peso es ingente, y en caso de impactos, no muy resistentes”.

De ahí que este sindicato solicitara que se dotase a las UPR de todos esos medios que no tenían.

Material rígido y sistema antitrauma

En la licitación que ha puesto en marcha, la Dirección General de la Policía ha definido cómo deberán ser las protecciones de pierna. Estarán compuestas de rodilleras, espinilleras y protectores de tobillos y empeines, “formando un solo conjunto, que en su parte exterior será de material retardante a la llama, de tipo cordura robusta y de color negro o azul policial”.

El interior de las protecciones estará hecho de material rígido (coquillas o carcasas duras), que habrá de ser resistente al impacto. Se apunta a que pueden ser polietilenos de alta densidad, poliamidas inyectadas u otro material equivalente en prestaciones de calidad y uso. Cada parte (rodillera, espinillera y tobillera) deberá contar con un sistema antitrauma.

También se especifica que la rodillera deberá tener una capa antideslizante en su cara exterior, y todo el conjunto llevará una protección adicional en las caras laterales de las articulaciones, prolongando la espinillera por los laterales hacia el tobillo, y una protección adicional a la primaria de la rodilla.

El Servicio de Armamento y Equipamiento Policial, de la Dirección General, apunta como referencia que la última adquisición de protecciones de pierna “se realizó en el año 2015, para la adquisición de 1.395 pares de protectores de piernas antidisturbios, con destino a las Unidades de Intervención Policial -UIP,s- del Cuerpo Nacional de Policía, por un importe de 162.043,20 euros, impuestos incluidos”.

Con esa referencia ahora tratará de adquirir protecciones para dotar a los policías de las Unidades de Prevención y Reacción (UPR).

El vídeo del día

Errejón rechaza que la imagen de España dependa de un paseo con Biden
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?