Vivir

La Ley de Memoria Histórica provoca que medio millar de jóvenes llamen a la Hermandad de Paracuellos preguntando por la tumba de sus abuelos

La Ley para la recuperación de la Memoria Histórica ha desempolvado una vieja polémica. Pero también ha despertado el interés de la generación que nació tras la Transición. Quieren saber qué pasó realmente con sus antepasados, aquellos que desaparecieron entre 1936 y 1939.

La Hermandad de Mártires de Paracuellos se está convirtiendo en una importante fuente de información para jóvenes que quieren conocer qué sucedió a algunos de sus familiares que fueron asesinados en Madrid por uno u otro bando. De momento, han contabilizado más de quinientas consultas.

 “Muchos jóvenes, veinteañeros la gran mayoría, están poniéndose en contacto con nosotros para obtener más datos sobre lo que les pasó a sus abuelos y familiares que fueron asesinados en la retaguardia republicana”, aseguran desde la Hermandad.

 “Muchos han oído hablar del tema en casa pero no de manera extensa, por eso acuden a nosotros”, indican. “En casa suele ser un tema tabú, pero el acceso a Internet se ha generalizado y los jóvenes pueden buscar la información de una manera, digamos, ‘clandestina’, sin conocimiento de sus padres”, afirman desde la asociación.

 “Nos escriben y nos preguntan si sabemos algo sobre tal o cual nombre, si está en algún registro, cómo ocurrió, con quién murieron, quién los mato”. Algunos de esos jóvenes, “chicos y chicas”, han querido entrar en la Hermandad después de conocer detalles de la desaparición de sus antepasados.

 La Hermandad de Mártires de Paracuellos del Jarama organiza una misa el primer domingo de cada mes en recuerdo a quienes fallecieron fusilados en esta localidad madrileña durante la Guerra Civil. “No hacemos actos políticos, tan sólo religiosos”, aseguran.

 Esta Hermandad, con más de cuarenta años a sus espaldas, no recibe ayuda oficial alguna ni subvención de ningún tipo. Se financia gracias a la contribución voluntaria y donaciones de sus miembros.

 

Fuga de cerebros en Turquía

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?