Confidencialmente

Blog

El día que Pablo Iglesias se suicidó

Pablo Iglesias y su equipo durante la noche de las Europeas.
photo_camera Pablo Iglesias y su equipo durante la noche de las Europeas.

Pablo Iglesias se suicidó, políticamente hablando. Era perfectamente consciente de que eso  estaba ocurriendo, y a pesar de ello siguió adelante.

Es mi opinión, cuando analizo la actuación del fundador y líder de Podemos estos últimos meses, sobre todo tras decidir hacerse con el espectacular (porque lo es) chalet de Galapagar (en realidad se encuentra en una urbanización bastante exclusiva, en La Navata).

Familiarmente, Pablo Iglesias procede de ámbitos ideológicos de izquierda, ubicados socialmente en la clase media-baja y baja. Ha adquirido formación política como resultado de sus lecturas y estudios. Se ha rodado en el activismo y las movilizaciones, Ha mamado el populismo, porque casi lo ha "inventado" en España y lo ha practicado intensamente.

Con esas bases, el fundador de Podemos, que además es persona suficientemente inteligente, no podía ignorar que la decisión de adquirir el casoplón de Galapagar no tiene un pase, en los entornos sociales, ideológicos y políticos de los que procede y que hasta entonces pretendía liderar.

Era pegarse un tiro en el pie, lo sabía, y a pesar de todo decidió ir adelante.

Tal deriva ha dejado un Pablo Iglesias cuasi amortizado como líder, y le ha convertido en un dirigente sin futuro. Y lo sabe.

La evidente crisis que sufre Podemos, en la que la salida de Íñigo Errejón constituye un hito muy relevante, tiene que ver directamente con la opción inmobiliaria de su presidente y fundador.

No sé qué tendrá pensado Pablo Iglesias para su futuro a corto y medio plazo. Aparte de la baja por paternidad que viene disfrutando, sigue siendo diputado, y cobrando como tal, y lo será hasta 2020, cuando se celebren las elecciones generales que planea Pedro Sánchez. Pero después...

Desde luego, salidas no le van faltar. En el ámbito académico, en  el del asesoramiento político e internacional, en algún organismo, con una ONG importante, como tertuliano, como conferenciante, escribiendo libros...

Pablo Iglesias podría incluso, más adelante, integrarse en una formación política distinta, aunque no en el liderazgo máximo.

Pero donde no tiene futuro es en el proyecto que ha liderado hasta ahora. Y eso, en el supuesto de que el propio proyecto siga adelante. Que tampoco está del todo claro.

[email protected]

En Twitter @JoseApezarena

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes