Confidencialmente
José Apezarena Editor de Confidencial Digital

Blog

Feijóo dice que no quiere ideología

Comparecencia de Alberto Núñez Feijóo en la sede regional del PP de Galicia en Santiago
photo_camera Comparecencia de Núñez Feijóo en la sede del PP de Galicia

Uno de los motivos de fondo que provocaron el declive de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno fue su decisión de dedicarse a la gestión, orillando cuestiones de fondo, ideológicas, de diseño y configuración de la sociedad.

Rajoy creyó que bastaba con solucionar los problemas económicos del país para, como consecuencia natural, merecer el respaldo de los españoles y así garantizar la victoria electoral. Se equivocó de medio a medio. Y lo pagó,

Despacio, con supuesta prudencia galaica, Alberto Núñez Feijóo está descorriendo poco a poco los velos de su presidencia nacional del PP. Por ejemplo, con sucesivos nombramientos en los distintos niveles, anunciados casi con cuenta gotas. Pero también abriendo rendijas sobre sus propósitos de fondo.

Y ya ha afirmado que su prioridad va a ser, una vez más, la economía.

Tal como se ha contado en ECD, la decisión de Feijóo es mostrar “gestión” y hacer de la economía su palanca, frente a quienes, como Isabel Díaz Ayuso, le empujan por ejemplo a dar una “batalla cultural”.

El nuevo líder recela de dar la batalla ideológica contra la izquierda.

Tal opción se ha demostrado palpablemente cuando se ha conocido que, como se adelantó en estas páginas, renuncia a derogar la ley del aborto. La de Zapatero, actualmente vigente, y también la que ha anunciado Irene Montero, que incluye el permiso para interrumpir el embarazo a los dieciséis años y sin permiso de los padres o el tutor.

Afirma el líder popular que esos debates “engordan a Vox”.

Voy a permitirme discrepar. En primer lugar porque, desde mi punto de vista, el partido de Abascal ha crecido y se ha asentado, entre otras cosas, por las renuncias del PP a sostener posiciones de principios. Es más. Lo que engorda a Vox es precisamente no ocuparse de tales cuestiones.

 

Pero es que, además, resulta imposible desentenderse de la ideología. Y olvidarse del aborto es una decisión ideológica.

La famosa polémica las “nacionalidades” en España, a raíz de las declaraciones de Bendodo, no fue un 'patinazo'. Tiene como trasfondo la intención de la actual dirección popular de recuperar terreno en dos demarcaciones donde ahora casi está desaparecido: Cataluña y el País Vasco.

Y eso, la defensa de la unidad de España, se basa también en una ideas, en ideología.

Lo mismo ocurre con las recetas económicas que se diseñen y se proponga aplicar. Detrás hay ideología. Y mucha.

Así que la retirada de la batalla del aborto no cabe enmascararla en la excusa de la renuncia a batallas ideológicas.

En el nuevo PP hay, por supuesto, ideas de fondo, ideología. Y en Alberto Núñez Feijóo también. Como no podía ser menos.

Por cierto. Isabel Díaz Ayuso sí parece dispuesta a dar batallas ideológicas. Además de ocuparse de la economía. Y no le va nada mal.

editor@elconfidencialdigital.com

Más en Twitter

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes