Confidencialmente
José Apezarena Editor de Confidencial Digital

Blog

La izquierda está ‘depre’

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, (d) con un abanico para combatí el calor, junto al candidato del PSOE a la presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Espadas, (i) durante el cierre de campaña del PSOE-A en el Muelle de las Delicias, a 17 de junio de 2022, en Sevilla (Andalucía, España)
photo_camera Pedro Sánchez junto a Juan Espadas, en el cierre de campaña del PSOE

Un amigo acaba de pasar una temporada en Andalucía, una especie de ‘inmersión’ en aquella tierra. Y he aprovechado para plantearle cuáles han sido, según su punto de vista y lo que él ha visto allí, las causas de la debacle que ha sufrido, en las elecciones del domingo, la izquierda en su conjunto, es decir, socialistas y resto de formaciones.

Me ha ofrecido tres conclusiones, y las reflejo tal como las explica.

1. Que Juanma Moreno no lo ha hecho tan mal como presidente.

2. El caso Mónica Oltra, de los abusos a una niña y los intentos de taparlo. Algo así, la gente no lo aguanta.

3. Están cansados de los socialistas. No tanto por sus muchos años en el poder, que sí, pero sobre todo por el sistema de compadreos que habían instalado, de ayudas mutuas, de unos a otros pero siempre que sean de su cuerda. Eso era un sistema y ha hartado.

Evidentemente, se trata de tres apuntes aislados, que por supuesto no tienen en cuenta otros muchos factores, intensamente analizados desde todas partes estos días. Pero, con todo, son tres elementos reales, que sin duda han coadyuvado a la aplastante derrota sufrida por las formaciones de izquierda.

Es que, en las elecciones andaluzas, no solamente se ha pegado un buen batacazo el PSOE, y además en su feudo histórico; es que ha salido escaldado el conjunto de la izquierda.

Cierto es que la división en dos de lo que podríamos llamar podemismo, o izquierda extrema, es decir en Adelante Andalucía y Por Andalucía, les ha castigado a la hora de la adjudicación de escaños (¡han perdido 10 de los 17 que sumaban!), pero lo sustantivo es que han dejado de votarles muchos, muchos, que hasta ahora elegían sus papeletas.

Y eso ha ocurrido en los ámbitos rurales y en los pueblos menos prósperos.

 

Hay que deducir que algo le pasa a la izquierda como tal. Porque en Andalucía los sectores más desfavorecidos han votado al PP.

¿Ha sido simplemente un voto de castigo al Gobierno, una protesta de los ciudadanos por lo mal que le van las cosas?

¿Es solo consecuencia de la coyuntura económica, negativa para amplios sectores de la población, o más bien asistimos a un cambio de ciclo político, con todo lo que eso significa? ¿Está la izquierda en baja de forma generalizada, y no solamente en España?

Sin embargo, en Francia, Melenchon acaba de protagonizar un destacado salto electoral, frente al régimen de Emmanuel Macron. ¿Será que el mecanismo, que se ha repetido también allí, consiste en castigar al que ostenta el poder, como respuesta a la mala situación que sufre una mayoría de la gente?

Volviendo a Andalucía, lo que se escucha es que hoy la izquierda, al menos en España, está como sonada, sumida en una depresión bastante general. ¿Por qué? No solo por la derrota, sino porque ahora –dicen- no consiguen llegar a la gente.

Su mensaje resbala, a pesar de todos los esfuerzos realizados. Incluso a pesar de lo que consideran ‘éxitos’ políticos que ellos han implantado.

Lo afirma también Yolanda Díaz, la aparentemente destinada a convertirse en líder de la ‘verdadera izquierda’, la que no es el PSOE.

Comenta que no están logrando trasladar a la población las numerosas medidas ‘sociales’ que han tomado ella misma y los ministros de Podemos. Cita, como éxitos propios, la regulación de los ERTE (que salvó cientos de miles de puestos de trabajo durante lo peor de la pandemia), el incremento del salario mínimo, la reforma laboral, el ingreso mínimo vital, la rebaja de los alquileres...

Nada de eso ha sido relevante en las elecciones andaluzas. Y, por si faltara algo, se avecinan más elecciones, locales, autonómicas y generales.

Con todo esto, se comprende que la izquierda esté ‘depre’.

editor@elconfidencialdigital.com

Más en Twitter

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes