Miércoles 17/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

El avión estrella de la industria militar española ha sido bautizado como ‘Grizzly’. El A400M llevará el dibujo de un oso en el fuselaje

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El A400M, el proyecto aeronáutico más ambicioso llevado a cabo en nuestro país, ya tiene nombre de ‘pila’: Ha sido bautizado por el equipo de pilotos de prueba como ‘Grizzly’. Llevará esta denominación impresa en el fuselaje.

El nombre del proyecto fue el A400M, la denominación durante la fase de pruebas fue MSN1 –número de serie del fabricante- y ahora, por fin, el avión ‘estrella’ de la industria de la aviación militar española ya ha sido bautizado por sus pilotos como ‘Grizzly’, una de las especies de oso más grandes del planeta y la que más ataque a humanos ha protagonizado.

La tradición de la aviación militar obliga a los pilotos a rebautizar las unidades aéreas con un nombre en clave de combate, como por ejemplo hicieron los italianos con el helicóptero A129 ‘Mangosta’, el Eurocotpter EC-120B ‘Colibrí’, o el AS332 ‘Super Puma’.

La elección del nombre no responde al azar ni a la casualidad. El oso Grizzly, cuyo hábitat se circunscribe al norte del continente americano, se caracteriza por tener una gran joroba en la parte superior de la espalda que le aporta un extra de fuerza en sus patas delanteras. Los ingenieros y pilotos que probaron con éxito el avión vieron un cierto parecido entre esta joroba y la ‘joroba’ en forma de protuberancia que tiene la aeronave en su parte superior, donde nacen las alas.

Sin embargo, sí existe cierta casualidad en el bautismo del A400M. Durante el primer vuelo de pruebas, según confirma la prestigiosa revista War Heat, en el avión viajaban varios osos de peluche, en el marco de la campaña Aviación Sin Fronteras para recoger fondos destinados a diversas causas humanitarias.

A partir de ese primer vuelo, la denominación de ‘Grizzly’ se popularizó entre el equipo de técnicos, pilotos e ingenieros involucrados en el proyecto. De hecho, durante el show de prototipos aéreos ILA, celebrado en Berlín el pasado junio, el equipo de pruebas ya colocó un logotipo informal con el nombre. Ahora, su apodo ha sido oficializado por la empresa constructora.

A vueltas con el sobrecoste

El A400M, ensamblado en la factoría de EADS en San Pablo (Sevilla), sigue en la cuerda floja. Los sobrecostes no previstos derivados de su producción ascienden a 5.500 millones de euros, y Airbus Military no está dispuesto a asumirlos. Por ello están presionando a los 27 países socios –entre ellos España- que conforman el proyecto para que se hagan cargo de este importe.

Algunos países, como Francia o Alemania, han mostrado su intención de retrasar sus pedidos, o incluso cancelar alguno, por lo que el programa A400M podría fracasar estrepitosamente. Actualmente hay 187 encargos, pero fuentes de la compañía ya han precisado que el proyecto no sería sostenible por debajo de los 170 encargos.

Vea a continuación imágenes del 'bautizo' del A400M:

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··