Martes 21/11/2017. Actualizado 10:43h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Reacción a las presiones independentistas

Banco Santander, Coca Cola y Nestlé se acogen a 340 disposiciones lingüísticas para no utilizar el catalán

Alegan que la mayoría de normativas priorizan la utilización del castellano en el trato con los consumidores, el etiquetado y la información sobre los productos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La polémica por el uso del catalán en las grandes compañías con presencia en Cataluña no cesa. Banco Santander, Coca Cola, Nestlé y Danone, entre otros, se han negado a implantar la lengua cooficial en sus productos y servicios, pese a las presiones de plataformas independentistas. Se acogen a 340 disposiciones legales.


Todas las latas de Coca-Cola están rotuladas en castellano. Todas las latas de Coca-Cola están rotuladas en castellano.

La Plataforma per la Llengua y la asociación Webmàsters Independents en Català, de Cultura i d’Àmbits Cívics no han conseguido convencer a Coca Cola, Nestlé y Danone para que rotulen sus productos en catalán.

Se suman al Banco Santander, que se niega también a traducir su web y la correspondencia a los clientes, a pesar de las cartas postales y correos electrónicos enviados por estas organizaciones incluyendo esa exigencia. Recientemente, con el lanzamiento de la supercuenta en Cataluña, si ha traducido al catalán la información sobre este producto. En este caso se explica porque es una promoción exclusiva para esta autonomía, y de momento no para el resto del país.

Tampoco han logrado que las cadenas de supermercados Alcampo y Día incorporen el catalán en sus respectivas webs corporativas y en otros servicios electrónicos.

El castellano se utiliza en todo el país

Hasta ahora, las razones que esgrimían estas grandes compañías para oponerse eran que España es un mercado único, y que la rotulación en castellano, el idioma oficial del país, sirve para todos los consumidores en cualquier territorio del Estado español.

También, en el caso del etiquetado, se argumentaba que las plantas de Coca Cola, Nestlé o Danone están repartidas por toda España, y por tanto en el momento de la producción se desconocía el destino que finalmente tendrían los productos. Esto les obliga a diseñar una etiqueta estándar para cualquier autonomía utilizando el castellano como lengua.

Otra de las explicaciones que ofrecían es que, al tratarse multinacionales que exportan sus productos también fuera de España, encuentran problemas de espacio en las etiquetas. “Si asumimos el catalán, habría que hacerlo también con el vasco, el gallego..., y no hay sitio para sumar las lenguas cooficiales a los idiomas de los países de destino final de los productos”, añaden.

340 disposiciones priorizan el castellano

Pues bien. Según fuentes empresariales catalanas, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, el Santander, Coca-Cola, Nestlé... se acogen ahora a unas 340 disposiciones lingüísticas que obligan a las empresas a usar el castellano en Cataluña.

Se trata de normativas -vea aquí el catálogo completo que ha elaborado la Plataforma per la Llengua- que regulan los procesos de comercialización de bienes y servicios, los tratos de las compañías con la Administración, la obligación de utilizar una lengua con los consumidores, el idioma que se debe aplicar en el etiquetado y las instrucciones de productos...

Solo 24 normativas para usar el catalán

Las plataformas catalanistas llevan tiempo denunciando efectivamente que la presión lingüística legal que soportan las empresas para usar el castellano supera en más de 14 veces la que reciben para utilizar el catalán.

Admiten que el uso de la lengua cooficial solo viene exigido en 24 disposiciones legales vigentes. Representan un 7% del total.

Reciben subvenciones de la Generalitat

Las empresas afectadas han identificado a varias organizaciones catalanistas que están detrás de estas campañas contra sus marcas. Entre ellas destacan la participación de la Plataforma per la Llengua.

Esta asociación se define como una organización no gubernamental, creada en 1993, para garantizar la presencia de la lengua catalana en todos los ámbitos.

Sin embargo, en las multinacionales que sufren estas presiones no pasan por alto que esta plataforma lleva recibiendo desde el año 2006 una subvención directa de la Generalitat de 36.000 euros anuales. Algo semejante ocurre con otras organizaciones nacionalistas implicadas en la campaña.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·