Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Lo incluirá en los Presupuestos de 2018

El Gobierno, obligado a pedir un crédito urgente de 10.000 millones para pagar a los pensionistas

El préstamo del Estado y el Fondo de Reserva no son suficientes para afrontar las mensualidades del año que viene. Solo está garantizada la extra de Navidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Medida de urgencia del Gobierno para garantizar el cobro de la pensión a los 9 millones de jubilados. Los Presupuestos Generales del Estado de 2018 incluirán un nuevo crédito del Estado a la Seguridad Social. Un “balón de oxígeno” que permita a Empleo hacer frente a todas las mensualidades del próximo año y a las dos pagas extra.


Cristóbal Montoro y Fátima Báñez. Cristóbal Montoro y Fátima Báñez.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, de fuentes de la cúpula económica del Gobierno, con esta “línea de crédito extraordinaria” Moncloa va a tratar de hacer frente a uno de los mayores problemas económicos que debe resolver el país el ejercicio que viene.

El préstamo, que se calcula que rondará los 10.000 millones de euros, vendrá recogido en las cuentas públicas para 2018. Unas cifras que el Gobierno aprobará en el Consejo de Ministros de mañana, viernes.

En concreto, se añadirá a la partida destinada a “aportaciones extraordinarias”, que se incluye habitualmente en los Presupuestos. No obstante, explican en Hacienda, eso genera “obligaciones” al sistema de la Seguridad Social.

Solo hay dinero para la extra de Navidad

Con esa medida, además de asegurar el pago de las pensiones durante todo el próximo año, el Gobierno evita agotar el Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

Tras la última retirada para abonar la extra de julio, el Fondo cuenta con 11.602 millones de euros. En aquel momento, el Gobierno autorizó que se pagasen 5.986 millones con cargo al crédito del Estado a la Seguridad Social aprobado en los Presupuestos para 2017.

El préstamo contemplado para todo este año 2017 asciende a 10.192 millones de euros. Esto significa que ya ha sido consumido el 60% en la extra de verano... y aún queda por abonar la de Navidad. En diciembre, se calcula que necesitará otros 9.000 millones.

Además, el Gobierno dispuso en junio de 3.514 millones de euros del Fondo de Reserva para completar la paga de verano. Esto implica que la “hucha de las pensiones” redujo sus fondos hasta los 11.602 millones. Así las cosas, en la primera mitad de 2017, el Gobierno ya había retirado el 23% del dinero que quedaba a final del año pasado.

No utilizar todo el fondo disponible

Los 11.602 millones que restan ahora en la “hucha de las pensiones” serían suficientes para pagar la extra de diciembre, dado el ritmo actual de las cotizaciones. Pero el Gobierno no contempla utilizar todo ese dinero, y recurrirá de nuevo a un crédito concedido por el Estado a la Seguridad Social para así no vaciar el Fondo de Reserva.

En cualquier caso, las cantidades que quedarán, del anterior préstamo del Estado y la hucha de las pensiones, no serán suficientes para afrontar todas las mensualidades y las extras del próximo ejercicio.

De ahí, el préstamo de urgencia al que deberá recurrir en las cuentas públicas para 2018. Fuentes del Gobierno reconocen a ECD que las cotizaciones sociales no serán capaces de hacer frente al gasto que van a generar las pensiones durante todo el año.

Revelan que los ingresos por cotizaciones serían suficientes para pagar la nómina mensual, pero cuando llegue el momento de abonar las extras la recaudación sería insuficiente y entonces el Gobierno se vería abocado a tensiones de liquidez.

Sin acuerdo para la reforma de las pensiones

Por ello, según las fuentes consultadas, el Gobierno se ha visto obligado a recurrir a la fórmula de los créditos de Estado, debido a que, a pesar de la mejora de los ingresos de la Seguridad Social en el último año, el sistema sigue sin ser autosuficiente.

Además, fuentes del Gobierno y de la oposición, presentes en la Comisión del Pacto de Toledo, reconocían hace unas semanas a ECD lo “complicado” que va a ser llegar, en lo que queda de legislatura, a un acuerdo para reformar el actual sistema de pensiones.

Las negociaciones entre los partidos se encuentran rotas. El PSOE y los sindicatos consideran que el descenso del paro, acompañado de nuevas altas en la Seguridad Social, no serán suficientes para acabar con el agujero del sistema, ni para garantizar su supervivencia. Exigen al Gobierno medidas urgentes para cerrar un pacto.

Entre ellas, aumentar de forma paulatina las bases máximas de cotización; cargar a los Presupuestos todas las políticas de generación de empleo, así como los gastos de la propia Seguridad Social y del Ministerio de Empleo a través de las cuentas estatales; y aumentar la financiación a través de la “imposición general” (impuestos).

No dejar vacía la hucha de la Seguridad Social

La hucha de las pensiones ha sufrido una fuerte caída de fondos en los últimos años. Desde 2012, el Gobierno de Mariano Rajoy ha tenido que acudir de manera recurrente al Fondo de Reserva, que en su día llegó a acumular más de 66.000 millones.

En la cúpula económica del Gobierno no se oculta la “gravedad” de la situación. Se tiene en cuenta que, cuando arrancó la crisis, en el año 2008, la hucha de las pensiones tenía 57.158 millones de euros. En 2011, cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero dejó La Moncloa, la cantidad era de 64.374 millones.

En la actualidad, no es sólo que la cantidad ha bajado a los 11.602 millones, una cifra que no se registraba desde el año 2004. Es que, además, la Seguridad Social era el único organismo público que comenzó la crisis con superávit y a día de hoy es el único que se encuentra en déficit.

Ante ese escenario, el Gobierno se ha visto obligado a reconocer a Bruselas que prevé que el déficit de la Seguridad Social cierre este año en los 18.609 millones, 513 más que en el pasado. Es decir, registrará este 2017 el mayor agujero de su historia.

Solo paga ahora las pensiones contributivas

Tampoco se pasa por alto que, hasta el momento, sólo había un precedente en el que la Seguridad Social hubiera tenido que recibir un préstamo del Estado en los Presupuestos. Ocurrió entre 1994 y 1997, cuando también se encontraba en números rojos.

La diferencia sustancial, sin embargo, es que en aquella época la Seguridad Social tenía que asumir las pensiones no contributivas, los gastos en servicios sociales, en dependencia y en Sanidad. En cambio, hoy sólo tiene que pagar las pensiones contributivas, dado que el resto de conceptos se encuentran transferidos a las comunidades autónomas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·