Lunes 20/11/2017. Actualizado 08:58h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Las condiciones que puso Corinna para la entrevista en El Mundo: revisó minuciosamente la traducción, habló de “empleo digno” para Urdangarín y sólo de “colaboración” con el Gobierno

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La entrevista exclusiva a Corinna zu Sayn-Wittgenstein que ha publicado el diario El Mundo no ha sido fácil para el diario de Pedro J. Ramírez. Para conseguir este 'scoop', el periódico ha tenido que cuidar al máximo a la princesa que estuvo con el rey en el accidentado viaje a Botsuana.

Ana Romero, la periodista que firmó la entrevista, llevaba varias semanas ‘trabajando’ su relación con Corinna, según ha podido saber El Confidencial Digital. El origen de la exclusiva hay que encontrarlo en el momento en que se filtran los correos electrónicos que Diego Torres puso a disposición del juez.

En uno de esos e-mails apareció un teléfono extranjero. Y Ana Romero descolgó el auricular para marcarlo. Al otro lado de la línea contestó una voz femenina. “Hello?”, hablaba en inglés. Era ella: Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

Fueron varias las conversaciones que mantuvo la periodista de El Mundo con Corinna. Ambas se entendieron en inglés. Al principio, la princesa se mostró reticente a ser entrevista en un medio de comunicación español. Sin embargo, hace unos días cambió de opinión.

La última tanda de correos electrónicos de Diego Torres en la que se citaba a Corinna fue el motivo que le llevó a aceptar el ofrecimiento. Habló con Romero y le dijo: ‘Sí, quiero que me entrevistes’.

La periodista de Unidad Editorial viajó entonces a Mónaco, donde tiene la sede de sus negocios Corinna, para encontrarse y conversar con ella. Fuentes conocedoras que la reunión que mantuvieron explican a ECD que Ana Romero y la protagonista del ‘scoop’ se saludaron en el principado “como si se conocieran de toda la vida”.

La “labor de convicción” que llevó a cabo durante semanas Ana Romero, que habla varios idiomas, para que Corinna accediera a ser entrevistada fue larga y ardua, por lo que ambas conectaron enseguida.

Hablaron del mundo árabe, lugar muy cercano para las dos; del trabajo diplomático que desarrollan cientos de personas anónimas para conseguir importantes contratos para un país; incluso, rieron juntas cuando conversaron sobre amistades que ambas compartían.

Ya en Londres llegó el momento clave: Corinna se sentó ante Ana Romero para ser entrevistada. Y la princesa puso varias condiciones para que El Mundo pudiera publicar sus palabras.

La principal: revisó minuciosamente la traducción para que se publicara la palabra adecuada. Estaba “obsesionada” porque no salieran de su boca expresiones que pudieran perjudicar al rey.

En un momento de la entrevista, Corinna pidió cambiar una frase. Afirmó: he “trabajado” para el Gobierno español. Y quiso que quedara reflejado: “La colaboración que he prestado al Gobierno español”.

Expuso también que se destacara que sus colaboraciones habían sido gratis. Es decir, no había facturado ni un euro a los contribuyentes españoles.

Las fuentes consultadas por ECD afirman que Corinna paraba continuamente la entrevista para preguntar a Ana Romero: “¿Esto cómo lo vas a traducir?”

Sobre Iñaki Urdangarín, la princesa enfatizó que quedara claro que fue el rey quien le pidió que le buscara un trabajo. Al principio habló del término “digno”, pero más tarde precisó que se tradujera con la palabra “apropiado”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·