Domingo 21/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Las tres viviendas que Magdalena Álvarez quiere salvar del embargo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Magdalena Álvarez. Magdalena Álvarez.

La semana pasada, la juez Mercedes Alaya confirmó la orden de embargo de seis bienes inmuebles y  seis cuentas corrientes de Magdalena Álvarez, para así hacer frente a la fianza de 29,5 millones de euros que la magistrada impuso a la ex consejera de la Junta en marzo.

De los seis bienes inmuebles a ser embargados, dos son locales comerciales y los otros cuatro son viviendas: dos en Málaga (Estepona y Benalmádena), uno en la calle Cea Bermúdez de Madrid; y otro en la calle Torneo de Sevilla.

Según le cuentan a El Chivato compañeros de partido muy próximos, Magdalena Álvarez, que aún se encuentra en Bruselas apurando sus últimos días en el Banco Europeo de Inversiones, está decidida a dar la batalla judicial para salvar, al menos, tres de las cuatro viviendas que le van a embargar.

Sus prioridades, explica el círculo más cercano a la ex ministra, son los pisos de Sevilla y Madrid.

Álvarez argumentará ante la juez que la casa en la capital fue adquirida cuando ella pertenecía al Gobierno, y allí se había establecido su marido, Juan Manuel González-Aurioles, hasta que volvió a ocupar su puesto vacante en la Diputación de Málaga.

En cuanto a la vivienda de Sevilla, explicará a la Audiencia Provincial que actualmente vive allí su hija, que está estudiando en la universidad.

El entorno de Magdalena Álvarez asegura que también batallará por una de las dos casas que posee en Málaga. Probablemente, pedirá quedarse con la de Benalmádena, más cercana a la ciudad donde, como ya se ha dicho, trabaja ahora su marido.

La ex ministra de Fomento confía en llegar a un acuerdo con la juez para que “el embargo de una de las viviendas, del local, y de las cinco cuentas sea suficiente para pagar una fianza que, por otra parte, se puede volver a recurrir”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·