Opinión

La Generalitat alimenta a sus medios afines a un año de las municipales

Bañar en euros a los medios afines al gobierno es una práctica que, lamentablemente, ya no nos sorprende. Sobre todo en los últimos años, en los que el Ejecutivo de Pedro Sánchez y Unidas Podemos ha hecho de ello un arma política fundamental para sus tareas propagandísticas. Pero no deja de ser éticamente reprobable y debe ser denunciado públicamente, pues su uso partidista atenta claramente contra la libertad de prensa, cimiento básico de nuestras libertades y democracias. 

En esta ocasión es la Generalitat de Cataluña quien ha decidido aumentar las subvenciones a los medios digitales que utilicen el catalán o el aranés en nada menos que un 26%. Durante un año, y con la que está cayendo, la comunidad autónoma destinará a estos medios la friolera de 2,8 millones de euros. Para publicaciones impresas escritas en idioma catalán o aranés, las subvenciones también serán mayores, creciendo hasta los 4,2 millones de euros. La totalidad de las ayudas aprobadas llega a la nada desdeñable cifra de 16 millones de euros. Y eso sin contar los más de 30 millones de euros adicionales que cada año la comunidad autónoma entrega a los medios catalanes en concepto de publicidad institucional. 

Es decir: en total, la cifra percibida por esos medios de manos del gobierno catalán rondará los 50 millones de euros anuales. Esto en una coyuntura de inflación histórica y con innumerables condicionantes propios y externos que generan una incertidumbre generalizada en la economía mundial.

La medida no es improvisada. Exactamente dentro de un año, en mayo de 2023, se celebrarán las elecciones municipales en Cataluña. Los partidos ya están empezando a mover ficha, se perfilan nuevos candidatos, posiblemente veremos algunos partidos nuevos con caras ya conocidas, y el Govern sabe que necesitará todas las herramientas que tenga a mano para tratar de influir en el electorado. Más aún si, como parecen indicar las encuestas, España vuelve poco a poco hacia la moderación de los partidos tradicionales, que son los únicos que -con excepción de VOX- registran subidas generalizadas en la intención de voto, sufragios casi en su mayoría procedentes de la izquierda radical. Veremos qué pasa hasta entonces. La carrera ha comenzado (si es que alguna vez se detuvo).

Miguel Ángel Rodríguez Caveda es periodista, ganador de tres premios Emmy y presidente de la agencia internacional de comunicación 3AW.

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes