Viernes 25/05/2018. Actualizado 14:56h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Se están analizando las imágenes de las cámaras del aeropuerto de El Prat

Los 65 minutos que el copiloto Andreas Lubitz pasó en España, investigados paso a paso

Policías de la Comisaría de Información peinan en Barcelona sus llamadas telefónicas, lugares en los que estuvo, posibles contactos con otras personas...

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La tragedia del Airbus A320 de Germanwings tiene ya un responsable: el copiloto Andreas Lubitz. Así lo confirmó ayer Brice Robin, el fiscal de Marsella que investiga el caso, después de escuchar las grabaciones de la caja negra del avión. La Policía española ha recibido el requerimiento de identificar cada movimiento del joven alemán durante la hora previa a sentarse en la cabina del avión.

Foto de Andreas Guenter Lubitz publicada por PARÍS MATCH.COM. Foto de Andreas Lubitz publicada por PARÍS MATCH.COM.

Tenía “voluntad de destruir el avión” e impidió que el comandante del vuelo pudiese entrar de nuevo a la cabina, después de aprovechar esa ausencia para “manipular el botón de pérdida de altitud”. Andreas Lubitz es, a día de hoy, el único sospechoso sobre el siniestro en los Alpes, y las autoridades de Francia, Alemania, y España están investigando a fondo al piloto de 28 años.

Según revelan a El Confidencial Digital fuentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, la investigación en nuestro país se ha puesto en marcha por requerimiento de Francia, con la supervisión de la Audiencia Nacional. El objetivo de estas pesquisas es conocer con la máxima precisión qué hizo Lubitz en el tiempo que estuvo en el aeropuerto de El Prat.

65 minutos llenos de interrogantes

El Airbus A320 de Germanwings siniestrado en Los Alpes llegó a Barcelona, procedente de Dusseldorf, a las 8.56 de la mañana del miércoles. La hora prevista de aterrizaje era las 8.35, pero a nadie extrañó entonces un retraso de 20 minutos porque “suelen ser habituales en compañías de bajo coste”, según fuentes del sector.

Sin embargo, la hora del vuelo de vuelta rumbo a Dusseldorf también sufrió modificaciones: estaba previsto para las 9.35 pero no salió hasta las 10.01

Se quiere determinar a qué lugares en concreto se dirigió Lubitz antes de subirse al Airbus A320 de Germanwings

class="mce">horas.

La Policía Nacional investiga a qué dedicó Andreas Lubitz los 65 minutos que permaneció en Barcelona, antes del despegue a Dusseldorf: “Queremos saber todo. Si hizo algo fuera de lo común, si habló con alguien, y todos los lugares en los que estuvo en ese periodo de tiempo”, explican las fuentes policiales.

Llamadas telefónicas y cámaras del aeropuerto

Esas fuentes policiales cuentan que, desde la Comisaría de Información, ya se ha establecido contacto con la red de telefonía a la que se conectó el alemán a través de su móvil. El objetivo, aseguran, es saber si  Lubitz llamó a “algún posible contacto”, bien en España, bien en cualquier otro país.

Por otra parte, también se han reclamado las grabaciones de las cámaras de seguridad  del aeropuerto de El Prat, para visualizar las imágenes y poder elaborar una especie de “mapa” con todos los movimientos que realizó el copiloto mientras se encontraba en la terminal barcelonesa.

Se quiere determinar a qué lugares en concreto se dirigió Lubitz antes de subirse al  Airbus A320 de Germanwings y, averiguar si, en cualquiera de los hipotéticos establecimientos o dependencias por los que pasó, se reunió con alguna otra persona.

Las autoridades alemanas investigan

La Policía Nacional no es la única que ha puesto en marcha una investigación a petición de Francia, después de la comparecencia del fiscal Brice Robin. Las autoridades alemanas iniciaron ayer un operativo para conocer todos los detalles de la vida de  Lubitz: su pasado, su formación como piloto, sus amistades y la relación que tenía con su familia. Tenía una experiencia de 630 horas de vuelo y había comenzado a trabajar en la filial de bajo coste de Lufthansa en el mes de septiembre de 2013

La Policía germana ha elaborado una pequeña biografía del joven, de 28 años, natural de Montabaur, y con vivienda en Dusseldorf. Durante el día de ayer se realizaron registros en ambas localidades, incluyendo la visita policial al hogar familiar de Lubitz, donde residen sus padres.

Se ha sabido que en 2009 interrumpió su formación como piloto debido a “una crisis nerviosa o una depresión”. Desde Lufthansa aseguran que, posteriormente, “se verificó nuevamente su aptitud, tanto técnica como psicológica”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··