Viernes 20/10/2017. Actualizado 20:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Guerra sucia en la recta final hacia Vistalegre II

Los pablistas usarán la presencia de la madre de Bustinduy en Red Eléctrica para acusar a los errejonistas de puertas giratorias

Están recabando datos sobre su actividad en la empresa controlada por el Estado. El secretario general de Podemos considera “corruptos legales” a los políticos en consejos de administración

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Batalla a muerte en Podemos en vísperas de Vistalegre II. Los equipos de Pablo Iglesias e Iñigo Errejón están dispuestos a una guerra sucia en la recta final hacia el congreso que decidirá este fin de semana el futuro del partido. Los afines al secretario general se guardan un as en la manga para dejar en evidencia a la mano derecha del número dos.

Íñigo Errejón, Pablo Bustinduy y Pablo Iglesias. Íñigo Errejón, Pablo Bustinduy y Pablo Iglesias.

Los segundos espadas van a suplir la falta de un debate en el que confronten posturas los dos líderes.

De hecho, uno de los cara a cara que ya se está perfilando va a ser protagonizado por Irene Montero, jefa de gabinete de Iglesias, y Pablo Bustinduy, responsable del área internacional y alineado con las tesis de Errejón.

No perdonan a Bustinduy el cambio de bando

Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes del entorno del secretario general, el equipo de Iglesias no perdona a Bustinduy, responsable de relaciones internacionales del partido, el cambio de bando que ha protagonizado en las últimas semanas.

Ahora, concurre en el quinto puesto de la lista encabezada por el número dos de Podemos. Antes, fue el artífice del primer viaje de Pablo Iglesias a Nueva York, a quien también acompañó antes a una gira latinoamericana, entre otros destinos. Era su hombre fuera del país, quien le diseñaba la política internacional.

Acusar a los errejonistas de puertas giratorias

Según las fuentes consultadas, los pablistas pretenden ahora vengarse y explotar uno de los caballos de batalla de Podemos: las puertas giratorias. Es como se conoce al movimiento de los altos cargos políticos a empresas privadas. Un desplazamiento que ha realizado precisamente la madre de Pablo Bustinduy, Ángeles Amador.

En 2005, Amador entraba en el consejo de administración de Red Eléctrica de España, puesto en el que continúa como consejera externa independiente, con una retribución de 182.000 euros anuales. “Que haya políticos en consejos de administración de empresas es una estafa a los ciudadanos, es corrupción legal”, ha venido insistiendo al respecto Pablo Iglesias.

En el entorno del secretario general destacan ahora, como arma arrojadiza hacia los errejonistas, que la presencia de la madre de Bustinduy en REE es un claro ejemplo de “puertas giratorias”: desde el sillón de un ministerio y el escaño del Congreso hasta un alto cargo en la compañía operadora del sistema eléctrico. “Y ese no es el modelo de Podemos que defiende Pablo”, explica un miembro de su candidatura.

“Medicamentazo” y otros recortes en Sanidad

Pero no solo van a utilizar a la madre de Bustinduy por la polémica de las puertas giratorias. Pablo Iglesias ha sido también muy crítico con los ajustes de las diferentes comunidades autónomas en Sanidad. Se ha referido a ese control del gasto, que ha venido impuesto por Bruselas, como “desmantelamiento del Estado del Bienestar”.

En el sector próximo al secretario general no olvidan ahora que Ángeles Amador, al frente del Ministerio de Sanidad entre 1993 y 1996, aclaraba: “La Sanidad parece algo absolutamente ilimitado de la que todo el mundo espera prestaciones ilimitadas”.

Recuerdan también que su mandato fue especialmente convulso. Sufrió una “marea blanca” con varios frentes. El primero, como responsable de un “medicamentazo”: excluyó un millar de fármacos del sistema público de salud.

En la misma época, vivió la “guerra de las batas blancas”. Se trató de una huelga indefinida de los médicos por una equiparación salarial que duró casi dos meses. En menos de tres años, sufrió también un conflicto con los estudiantes de Medicina que le costó un “escrache” a las puertas de su casa.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·