Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Caso Yak-42. ¿Por qué Turquía envió esos dos forenses? Ankara teme tener que pagar las indemnizaciones, porque las identificaciones eran competencia suya

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La presencia en Madrid de dos forenses turcos para testificar en el juicio del Yak 42 provocó notable sorpresa en ámbitos judiciales y periodísticos, por lo imprevisto del caso. Y porque ellos no firmaron el acta de entrega de los restos. El temor de Turquía a tener que pagar indemnizaciones parece estar detrás.

Fuentes jurídicas consideran que la única explicación posible es que el Gobierno turco no quiera asumir las cuantiosas responsabilidades civiles derivadas de los errores en las identificaciones de los fallecidos, puesto que las autoridades de Ankara eran legalmente los responsables. Técnicamente, los médicos españoles ayudaron en ese trabajo, porque su cometido era repatriar los cadáveres.

La extrañeza por la presencia de esos dos forenses se basa en que la Audiencia Nacional sólo había aceptado la presencia de los forenses del lugar donde se produjo el accidente, Trabzón, que fueron quienes firmaron el acta de entrega de los restos mortales.

El Gobierno turco prohibió que éstos viajaran a Madrid, e incluso que prestaran testimonio por videoconferencia desde el consulado español, alegando que lo prohibía la constitución, algo que en realidad no aparece en dicho texto. Y sí ha autorizado la salida de dos miembros del Consejo Oficial de Medicina Forense de Estambul, que no firmaron las actas, que habían sido rechazados por la Audiencia Nacional, pero que son los que han testificado en el juicio.

La acusación al general Navarro de que estaba borracho contrasta con su afirmación de que era plenamente consciente cuando le entregaron 30 cadáveres sin identificar. Y la afirmación de que “olía muchísimo a alcohol” se sostiene con dificultad porque, primero, el vodka huele muy poco, y, segundo, porque estaban trabajando en una antigua lonja de pescado, con olores de los cuerpos carbonizados, y con mascarillas.

Jaime Mayor Oreja declaró el miércoles que resultaba inexplicable que se dé mayor valor a la palabra de los dos forenses turcos, que no firmaron el acta, que a la de un general y dos comandantes del Ejército desplazados para ayudar en las tareas que correspondían a Turquía.

Por cierto que los restos del Yak 42 son los únicos que se han exhumado íntegramente en la historia de la aviación mundial.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··