Viernes 15/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los secretos de una negociación tormentosa

Junqueras se ofreció a sustituir a Puigdemont como presidente para declarar él la independencia

Se descartó ante la negativa de los consejeros convergentes y porque era necesaria una investidura en el Parlament que no podía celebrarse antes de que se aplique el 155

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Puigdemont protagonizó ayer un viraje histórico que deja a Cataluña al borde de la intervención del Estado. A primera hora de la mañana comunicó al Govern y a la CUP que convocaba elecciones, pero por la tarde se echó atrás alegando “falta de garantías” por parte del Gobierno. Un cambio de opinión que es fruto de lo ocurrido en los cónclaves celebrados el miércoles y el jueves.

Junqueras y Puigdemont Junqueras y Puigdemont

En ambas reuniones del Govern, explican a El Confidencial Digital fuentes del ejecutivo autonómico, el president dejó a las claras que las presiones de Artur Mas, Santi Vila y Marta Pascal para que convocara elecciones habían hecho mella en él: “Ya el miércoles empezó a hablar de que había que llegar a una solución para evitar la suspensión de la autonomía”.

Vila y Borrás rechazaron la independencia

En esa primera reunión, explican las fuentes consultadas, se habló desde la convocatoria de elecciones hasta la declaración unilateral de independencia. Un escenario, este último, que confirmó la oposición a la DUI de dos consejeros del PDeCAT: Santi Vila y Meritxell Borràs.

Los titulares de Empresa y Gobernación se opusieron tajantemente a la declaración unilateral y amagaron con dimitir si la reunión concluía con esa decisión. Una postura que recondujo al president a la apuesta por las elecciones, aunque todo quedó pospuesto a un nuevo cónclave el jueves a las 10 de la mañana.

Durante las horas que van de un cónclave a otro, cargos del Govern aseguran a este diario que algunos emisarios de Puigdemont, y consejeros como Santi Vila, realizaron “los primeros contactos con Madrid” para negociar una salida pactada.

El titular de Empresa, confirman las mismas fuentes, intentó hasta la tarde de ayer lograr cualquier acuerdo entre los gobiernos Y, al no conseguirlo, decidió dimitir, tal y como él mismo anunció por la noche.

Junqueras, dispuesto a suceder a Puigdemont

Oriol Junqueras, por su parte, “se negó en rotundo”, tanto el miércoles como el jueves, a la celebración de unas elecciones en Cataluña. El vicepresidente, además, rechazó esa solución “en cualquiera de los escenarios posibles”, incluido que el Gobierno, tal y como pretendía Puigdemont, descartara totalmente la aprobación y activación del 155.

Ante la decisión, aparentemente en firme, de convocar elecciones por parte de Puigdemont, se propuso la dimisión del propio president para que Oriol Junqueras le sustituyera y fuese él quien declarara la independencia de Cataluña.

El líder de Esquerra, explican fuentes de su entorno más cercano, no puso objeción alguna a esa propuesta y “se mostró dispuesto”, pero “los consejeros convergentes” -en referencia a los del PDeCAT- se opusieron al relevo.

La medida finalmente se descartó, entre otras cosas, porque “había que hacer una sesión de investidura en el Parlament y, teniendo en cuenta los plazos del reglamento, no daba tiempo a celebrarse antes de que el Gobierno aplicase el 155”.

Ruputra total entre Puigdemont y Junqueras

Lo sucedido en las dos reuniones del Govern celebradas el miércoles y el jueves, y la apuesta durante horas de Puigdemont de convocar elecciones, ha roto definitivamente las relaciones entre el president y Oriol Junqueras, que están más distanciados que nunca.

Así, desde el entorno del líder de ERC explican que “Puigdemont se lo repensó a última hora porque el PP se ha negado a abortar el 155 y no le ha dado garantías para quedar impune”.

En ese sentido, los colaboradores de Junqueras acusan al president de “querer salvarse él”, abandonando a su suerte a todos los que “han arriesgado por la independencia”, como “todos los detenidos de Esquerra en la consejería de Economía, para los que no ha pedido su puesta en libertad”.

Además, le reprochan de haber escuchado únicamente a Mas, Pascal y David Bonvehí, que “primero le pedían elecciones y luego, cuando veían que la convocatoria de elecciones podía provocar, de facto, la disolución de Convergència, se han echado para atrás”.

Por último, concluyen que la ruptura de Junqueras con Puigdemont comenzó el pasado 10 de octubre, cuando ambos habían pactado que fuera el Parlament el que votara la declaración de independencia para, minutos después, dejarla en suspenso y el president cambió los planes después de haber sido “secuestrado durante dos horas” por la dirección del PDeCAT.

Ese episodio, concluyen, “fue un grave error”, pero lo sucedido ayer supone un punto de inflexión en lo que han sido dos años de alianza entre la antigua Convergència y Esquerra Republicana.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··