Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

En un momento crucial para el secretario general

El PSOE admite que se ha quedado sin el apoyo de los medios

El equipo de Pedro Sánchez acusa a El País de escribir al dictado de Felipe González. Rubalcaba ha cambiado de bando. Cuatro y laSexta dan cancha a los críticos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pedro Sánchez y su ejecutiva están, al menos mediáticamente, solos. Ningún gran periódico ni ninguna cadena de televisión apoyan su “no a Rajoy” y no paran de presionar para que el PSOE se abstenga. Es la conclusión que sacan altos dirigentes del partido tras el durísimo editorial de El País de esta semana.

Pedro Sánchez en el Congreso. Pedro Sánchez en el Congreso.

“Los medios y el Ibex presionan al PSOE para que gobierne la derecha”. Esta frase, pronunciada ayer por Patxi López, refleja el sentir de la ejecutiva nacional del PSOE respecto a la prensa y a la televisión. Una opinión que, además, provoca la siguiente conclusión por parte del equipo de Pedro Sánchez: “Nos hemos quedado sin medios afines”.

Así lo confirman a El Confidencial Digital dirigentes del partido bien situados en Ferraz, que resaltan el cambio de actitud de El País respecto al secretario general en los últimos meses y el “desgaste” que ha padecido el partido, de un tiempo a esta parte, por los programas políticos de laSexta y Cuatro. 

“El País escribe al dictado de Felipe González”

Las críticas al diario de Prisa se centran, sobre todo, en la línea editorial que ha seguido el periódico inmediatamente después de las dos últimas elecciones generales: la del 20 de diciembre y la del pasado 26 de junio.

Así, tras el 20-D, El País dio amplia cobertura a varias informaciones, citando a “dirigentes autonómicos” del partido, en las que se aseguraba que los grandes barones socialistas apostaban por dejar gobernar a Rajoy para forzar unas nuevas elecciones en dos años con un PSOE “reconstruido”. En Ferraz, además, también recuerdan que el periódico dio gran publicidad a las opiniones de los ex ministros socialistas partidarios de un PSOE en la oposición.

La presión, aseguran las fuentes consultadas, disminuyó con la renuncia de Rajoy y el pacto de Pedro Sánchez con Ciudadanos, aunque  “también se resaltaron las dificultades” para sacar adelante la investidura con la abstención de Podemos.

La “línea dura” ha vuelto, según Ferraz, tras el 26-J, cuando “El País se ha convertido en el principal defensor de la abstención del PSOE”. En la semana posterior a los comicios, se destacaron las opiniones de Susana Díaz y Guillermo Fernández Vara favorables a ella.

Después, publicaron encuestas a la militancia socialista en las que una mayoría apostaba por facilitar el gobierno al PP. No obstante, la “campaña de verdad” llegó tras unas declaraciones de Felipe González.

A raíz de las reflexiones del ex presidente, que aseguró que “hay que dejar gobernar a Rajoy aunque no nos guste”, El País no ha parado de “presionar” a la ejecutiva nacional para que se abstenga en la investidura. La última vez, esta última semana, cuando publicó un durísimo editorial contra Pedro Sánchez.

TituladoCallejón sin salida, el artículo acusaba al secretario general de practicar “un juego de verdades a medias o de simples falsedades para esconder su fracaso electoral en dos ocasiones consecutivas y su manifiesta incapacidad para afrontar este crítico momento”.

Unas afirmaciones que han indignado a una ejecutiva nacional cuyos integrantes señalan directamente a Felipe González como el muñidor de la campaña: “El artículo fue impulsado por Cebrián, su amigo íntimo. Se ha vuelto a demostrar que El País escribe al dictado de Felipe”, rematan. 

Rubalcaba ha cambiado de bando

Esa opinión sobre el periódico de Prisa es, sin embargo, más o menos reciente. En el primer año de Pedro Sánchez al frente del partido, en Ferraz se consideraba a El País un “periódico amigo” donde situar las noticias más relevantes del partido.

En esa labor jugaba un papel fundamental Alfredo Pérez Rubalcaba. El ex vicepresidente del Gobierno se erigió, durante varios meses, en el consejero en la sombra de Sánchez. Le ayudó en el primer debate sobre el estado de la nación y le recomendó la marcha de Tomás Gómez y la conveniencia de sellar con Rajoy el pacto anti-terrorista.

En paralelo, Rubalcaba colocaba en El País noticias que servían para apuntalar las decisiones de Sánchez. Fueron destacables, por ejemplo, las informaciones sobre la investigación al tranvía de Parla impulsado por Gómez o los “aplausos” entre altos cargos del PSOE al plan contra el yihadismo acordado entre Sánchez y Rajoy.

No obstante, ese apoyo del diario de Prisa concluyó cuando el propio Rubalcaba empezó a acercarse, a finales del año pasado, a Susana Díaz. La presidenta de la Junta aprovechó los malos resultados cosechados por el PSOE el 20-D para ir vendiendo su proyecto a ex dirigentes del partido y, entre otros, contactó con el vicepresidente.

Ambos, de hecho, han compartido mesa y mantel en reuniones que la andaluza ha organizado en Madrid, y en la que también han estado presentes José Luis Rodríguez Zapatero y José Bono. La apuesta actual de Rubalcaba por la dirigente autonómica, explican desde Ferraz, también ha sido clave para que ahora El País “maltrate” a Sánchez.

laSexta y Cuatro dan cancha a los rivales

Si el enfado de Ferraz con El País es mayúsculo, no es menor el malestar que causan al secretario general los programas políticos de laSexta y Cuatro.

Ambas cadenas fueron acusadas hace meses, por parte de los colaboradores de Sánchez, de “televisiones de la derecha”, por alimentar la idea de “la gran coalición” y dar mucho protagonismo a Podemos, algo que beneficiaba a los populares.

Ahora, en la dirección nacional del PSOE echan en cara a programas como “Las Mañanas de Cuatro”, “Al Rojo Vivo” y “LaSexta Noche” que actúen como altavoz de los rivales del actual líder del PSOE.

Es habitual –señalan- ver en estos espacios a dirigentes afines a Susana Díaz, como los madrileños Antonio Miguel Carmona y Juan Segovia. Además, cuando buscan la opinión de un barón regional, “siempre acuden a los críticos, como Guillermo Fernández Vara”. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·