Martes 17/07/2018. Actualizado 13:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Descarta a altos dirigentes del partido

Rajoy apuesta por sus ‘hombres de Moncloa’ y encarga a Álvaro Nadal el programa de las generales

El director de la Oficina Económica se ocupará de la coordinación que hace cuatro años realizó Soraya Sáenz de Santamaría. A partir de ahora trabajará en Génova junto a Jorge Moragas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy va a realizar una apuesta firme por los ‘hombres de Moncloa’ para ganar las generales. El director de la Oficina Económica, Álvaro Nadal, comenzará en las próximas semanas a trabajar en Génova junto a Jorge Moragas en el diseño de la estrategia electoral para las elecciones del 20 de diciembre.


Álvaro Nadal, con Montoro, Sáenz de Santamaría y Rajoy. Álvaro Nadal, con Montoro, Sáenz de Santamaría y Rajoy.

Según ha sabido El Confidencial Digital, a través de fuentes con acceso a La Moncloa, el presidente ha encargado a Nadal, en concreto, la coordinación del programa definitivo del PP.

Ha decidido confiarlo a una persona de su máxima confianza, con la que ha trabajado codo con codo los últimos cuatro años en el complejo presidencial. Le ha designado, además, porque el ideario tendrá un marcado contenido económico.

Hay que recordar que Soraya Sáenz de Santamaría fue la encargada, en 2011, de realizar esta tarea. Recogió las propuestas de los distintos sectores y tuvo la última palabra. Ahora, la vicepresidenta también tendrá voz, pero el director de la Oficina Económica llevará las riendas y se responsabilizará de todos los detalles.

Soraya vuelve a quedar relegada

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD interpretan este movimiento de Rajoy como otro ejemplo más del menor protagonismo que el presidente está concediendo a Sáenz de Santamaría de cara a la nueva etapa política que se abrirá en España tras las elecciones de diciembre.

Mientras tanto, otros personajes como el ministro Soria han ido cobrando paulatinamente una mayor implicación en las grandes decisiones del Gobierno. No solo en las relacionadas con la política económica. Ha pilotado también, por ejemplo, el último reparto de licencias de TDT.

El presidente apuesta por los suyos

El PP es el único de los cuatro principales partidos que no tendrá un gurú económico que ponga su marca al programa económico de las generales.

Frente a las incorporaciones de Jordi Sevilla en el PSOE, Thomas Piketty en Podemos y Luis Garicano en Ciudadanos, el presidente del Gobierno ha preferido apostar por sus fieles, los ‘hombres de Moncloa’, descartando a altos dirigentes del partido en Génova para la coordinación del ideario.

Además de Álvaro Nadal, la notable influencia de Jorge Moragas sobre Rajoy quedó de manifiesto el pasado julio con su designación como responsable de campaña y con el nombramiento de los nuevos vicesecretarios del PP: Fernando Martínez Maíllo, Pablo Casado, Andrea Levy y Javier Maroto, que están bajo su mando.

El jefe de gabinete del presidente no solo se está encargando ahora de coordinar la precampaña de las generales, sino que ha pilotado antes la actuación del Partido Popular en los comicios del 27 de septiembre en Cataluña.

Se acabó el tiempo de los informes

Hasta ahora, la actividad de Álvaro Nadal parecía calcada a la línea tecnócrata de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría: trabajo de mesa, de oficina, de “preparar muchos papeles al presidente”.

Ahora, según las fuentes a las que ha tenido acceso ECD, Rajoy decidido que “se ha acabado el tiempo de los informes, ya que no se requiere la elaboración de más proyectos legislativos porque las Cortes van a ser disueltas, y hay que salir de la cueva”.

La orden a Nadal ha sido mantener contacto asiduo con los distintos sectores sociales, pulsar lo que opinan, y servir de antesala al propio Mariano Rajoy.

Ha llegado la hora de escuchar propuestas

Álvaro Nadal ha mantenido hasta ahora una postura de especial dureza con los empresarios. El motivo: las importantes reformas que el país necesitaba aplicar cuando el PP llegó al Gobierno. Unas medidas que no iban a gustar a nadie.

Por eso, en lugar de una estrategia de ‘amiguismo’, se optó por una línea más distante y contundente. Así, los altos ejecutivos aceptarían mejor luego los decretos leyes que iba a ir aprobando el Gobierno durante la legislatura y que afectaban a sus empresas. Y así se hizo.

Eso incluía no hacer mucho caso especialmente a los directivos que acudieran discretamente a La Moncloa solo a pedir favores.

Este escenario va a cambiar ahora radicalmente. Según las fuentes consultadas, el presidente ha transmitido a Nadal que “ha llegado la hora de escuchar a todo el mundo”. Las elecciones generales están a la vista.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··