Viernes 15/12/2017. Actualizado 13:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Rajoy no quería que ningún ministro asistiera a la conferencia de Aznar. Uno de sus asesores secretos le convenció

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy ha conseguido su objetivo: desactivas a José María Aznar y que se deje de hablar de su posible regreso a la política. El jefe del Ejecutivo lo ha conseguido con un sencillo gesto: enviar a Soraya Sáenz de Santamaría a la última conferencia del ex presidente del Gobierno. Pero no fue una decisión fácil.

La presencia de la vicepresidenta del Gobierno en el Club Siglo XXI ha conseguido aplacar las especulaciones sobre la vuelta a la primera línea de José María Aznar. El Gobierno, por tanto, se encuentra especialmente tranquilo por haber desactivado esta opción.

Pero Moncloa, como decimos, no se decidió hasta última hora. El Confidencial Digital ha podido conocer cómo se gestó la presencia de Sáenz de Santamaría en el acto en el que Aznar era el protagonista. Esto fue lo que ocurrió:

-- Mariano Rajoy no quería que ningún ministro de su Gobierno acompañara al ex presidente en su conferencia. Se encontraba realmente molesto por las críticas que su predecesor en el PP había vertido públicamente hacia él y hacia su forma de dirigir el país. Su opinión, por tanto, era la de dejar solo a Aznar y evidenciar un distanciamiento.

-- Sin embargo, a finales de la pasada semana, uno de los asesores secretos con los que cuenta Mariano Rajoy se dirigió a él para mostrarle su disconformidad con la decisión que había tomado el presidente.

Se trata de una de las personas más cercanas a Rajoy, que no trabaja en el Gobierno, pero que habla con Moncloa prácticamente a diario. Una persona muy conocida en las esperas políticas nacionales, que ha protagonizado multitud de actos con los dirigentes de todos los gobiernos y que habla con el jefe del Ejecutivo a tumba abierta.

Este asesor, que siempre acude a La Moncloa en solitario y que, en el fondo, es una persona tímida, a la que no le gustan las luces de las cámaras, se atreve a dar su opinión al presidente del Gobierno o a su equipo cuando se está equivocando o cuando está acertando.

En esta ocasión, se dirigió a Rajoy para comunicarle que se trataba de una decisión que no le parecía oportuna por el terremoto que podía provocar.

-- Este asesor le hizo ver a Rajoy que el próximo día 7 de julio deberá mantener un encuentro personal con José María Aznar en el campus de verano de FAES y que no enviar a ningún miembro del Gobierno a su conferencia del pasado lunes podría tensar aún más la relación entre ambos. Si no asiste nadie sería una cara a cara hasta desagradable.

-- Le recomendó, además, que enviara a un peso pesado del Gobierno.

-- Mariano Rajoy tomó buena nota de esta opinión y estudió con su equipo la posibilidad de enviar a un ministro al acto de Aznar.

-- Finalmente, el lunes, a media tarde, Moncloa confirmó al Club Siglo XXI la presencia de Soraya Sáenz de Santamaría y de José Manuel Soria.

-- Rajoy cedió al apunte de su asesor personal y el resultado fue óptimo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··