Miércoles 22/11/2017. Actualizado 13:37h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Un encargo directo de Mariano Rajoy

Soraya será la ‘presidenta’ de Cataluña

Coordinará a los secretarios de Estado que van a asumir las competencias de la Generalitat. Pactará con PSOE y Ciudadanos la composición del equipo de técnicos que viajará a Barcelona

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Soraya Sáenz de Santamaría será, de facto, la ‘presidenta de Cataluña’ una vez se confirme la aplicación del 155. La vicepresidenta, que prefería hacer uso de la Ley de Seguridad Nacional para evitar un ‘desgaste’ político personal, ha aceptado el encargo expreso de Rajoy. Controlará, desde Moncloa, el trabajo del equipo de técnicos que llegarán a Barcelona para restablecer la legalidad.

Soraya Sáenz de Santamaría en la Delegación del Gobierno en Cataluña. Soraya Sáenz de Santamaría en la Delegación del Gobierno en Cataluña.

Según explican a El Confidencial Digital altos cargos del Gobierno, la actual número dos del Ejecutivo y ministra de Administraciones Territoriales era consciente desde hace días de que, debido precisamente a los cargos que ostenta en Moncloa, sería la persona elegida para pilotar la aplicación del 155 en Cataluña.

Su interlocución directa con el delegado del Gobierno, Enric Millo, y los meses de trabajo al frente de la llamada ‘Operación Diálogo’ con la Generalitat, que finalmente se vio truncada por Puigdemont y Junqueras, hacían de Sáenz de Santamaría la persona idónea para esa tarea. Finalmente, Mariano Rajoy le ha notificado que ella es la elegida para “dirigir” la “nueva Cataluña”.

Ya negocia con PSOE y Ciudadanos

Las fuentes consultadas explican que la vicepresidenta ha asumido esta tarea desde hace justo una semana, cuando protagonizó la respuesta del Gobierno a la primera carta de Carles Puigdemont. Ya entonces, afirman desde Moncloa, “Rajoy y ella habían diseñado la hoja de ruta para aplicar el 155”.

Desde entonces, y a pesar de que el presidente fue quien confirmó el sábado la petición al Senado para poner en marcha la intervención de Cataluña, “Soraya ha ido preparando el terreno” para hacerse cargo del gobierno provisional que se forme tras la destitución de Puigdemont, Junqueras y todos los consejeros.

En los últimos días, la número dos del Gobierno ha sido la encargada de liderar la interlocución con PSOE y Ciudadanos para pactar con ambos partidos la formación del equipo de técnicos que será enviados a las sedes de la Generalitat para administrar el día a día del Govern. Un compromiso que adoptó Rajoy con Pedro Sánchez y Albert Rivera

Ha hablado, entre otros, con Miquel Iceta e Inés Arrimadas, con los que lleva meses de fluidos contactos realizados de forma discreta. Además, la vicepresidenta también ha conversado, por vía telefónica e incluso en persona, con los interlocutores elegidos por Sánchez y Rivera para pactar los plazos de aplicación del 155. Carmen Calvo y Margarita Robles figuran en esta lista.

Dirigirá el control de los secretarios de Estado

En Moncloa están convencidos de que al frente de las consejerías catalanas han de estar personas sin ningún tipo de afiliación política y con experiencia real de las competencias que van a asumir. No obstante, el control final del trabajo que éstos realicen en Barcelona será de los secretarios de Estado.

Una labor de vigilancia que, en última instancia, asumirá también Soraya Sáenz de Santamaría. La vallisoletana, como vicepresidenta del Gobierno, es la encargada de presidir la reunión de secretarios de Estado y subsecretarios. Y, por tanto, convertirá esos cónclaves en una especie de “consejo de gobierno de Cataluña”.

En dichos encuentros, afirman desde Moncloa, la número dos del Ejecutivo será informada del día a día de la Generalitat y tomará decisiones sobre cómo actuar en asuntos concretos. Una labor que, de facto, la convierte en “presidenta en funciones de la Generalitat”.

Ejercerá de portavoz del Gobierno sobre Cataluña

Sáenz de Santamaría, además, ha recibido el encargo de ser la responsable de explicar a los medios la labor del Gobierno cuando asuma las competencias de Cataluña. Es decir: la vicepresidenta dará cuenta de lo que hagan los técnicos enviados por el Ejecutivo, que –como decimos- serán supervisados por los secretarios de Estado y por ella misma en última instancia.

Además, desde la semana pasada, ha asumido ya el papel de representante del Ejecutivo en todo lo referente a Cataluña, realizando declaraciones a la prensa e, incluso, concertando entrevistas. Este lunes intervino en Onda Cero y Telecinco.

De esta forma, la vicepresidenta recupera la labor de “portavoz del Gobierno”,aunque sea en un asunto concreto. Una función que perdió hace poco menos de un año, cuando Rajoy nombró a Íñigo Méndez de Vigo para ese cargo. Una circunstancia que, en opinión de las fuentes consultadas es un “aliciente” para la mano derecha de Rajoy: recobra parte de la visibilidad que había perdido.

Asume el desgaste pese a las reticencias iniciales

Pese a ello, los cargos del Gobierno a los que ha tenido acceso ECD coinciden en señalar que Sáenz de Santamaría, al asumir la responsabilidad de dirigir la aplicación del 155 en Cataluña, es consciente de que “va a tener más desgaste que beneficios propios”. Una conclusión que, de hecho, provocó que tuviera una serie de reticencias iniciales.

Tal y como se informó en estas páginas, Sáenz de Santamaría se mostró partidaria, tras el 1-O, de utilizar la Ley de Seguridad Ciudadana para responder al referéndum ilegal, descartando la intervención de Cataluña. No obstante, el criterio de Rajoy y de la mayoría del Consejo de Ministros se impuso.

Eso sí. Una vez confirmado que el Gobierno activaría el 155 si Puigdemont no descartaba la declaración de independencia, “fue Soraya la que empezó a mover la idea de una aplicación a plazos”. Una propuesta que perseguía, por un lado, evitar “disturbios en Cataluña” y por otro, “lograr que su propio desgaste fuera menor”.

Finalmente, Sáenz de Santamaría ha asumido la responsabilidad de protagonizar un 155 “con todas las consecuencias” que, en función de las reacciones que provoque, “puede ser determinante para su futuro político”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·