Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Considera que Sánchez cada vez tiene menos apoyos

Susana Díaz no renuncia a dirigir el PSOE: se apoyará en Madina y los barones

Los resultados del 20-D han obligado a cambiar su hoja de ruta. No anunciará su candidatura hasta que se convoque el congreso nacional

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La noche del 26-J, muchos en Ferraz dieron por acabada la ofensiva de Susana Díaz para convertirse en secretaria general del PSOE. Su derrota frente al PP en Andalucía, y la pérdida de dos escaños en la región, parecían desligitimarla para ello. No obstante, la sevillana no renuncia a dirigir el partido, aunque ha tenido que modificar su hoja de ruta.

Susana Díaz y Eduardo Madina. Susana Díaz y Eduardo Madina.

Según explican a El Confidencial Digital dirigentes del PSOE andaluz muy próximos a Susana Díaz, la presidenta de la Junta daba por hecho el sorpasso de Podemos a nivel nacional, tal y como vaticinaban estudios demoscópicos realizados a nivel interno. Y, en base a esos previsibles resultados, ella tenía decidido pedir la dimisión de Pedro Sánchez.

El plan de la andaluza, de convertirse el PSOE en tercera fuerza política, era montar una gestora en Ferraz que preparara, a medio plazo, el congreso nacional en el que ella se presentaría como candidata a la secretaria general. No obstante, los resultados del pasado 26-J han provocado un cambio de planes.

Madina y los barones, clave

Díaz, de hecho, dudó sobre si seguir adelante o no con su idea de aspirar a la secretaría general. Personas muy cercanas a ella explican que ella, incluso antes del 26-J planteó que quizá ella tenía que construir una alternativa a Sánchez pero con otra persona al frente, como Eduardo Madina.

No obstante, una vez confirmados los resultados, y después de la reacción que ha tenido Sánchez a los mismos, la dirigente andaluza se ha convencido de que tiene que seguir adelante con su idea de dar el salto a Ferraz.

En ese sentido, las fuentes consultadas explican que “Andalucía ya le quema y está ante su gran oportunidad. Las únicas tres provincias en las que ha ganado el PSOE son andaluzas y está más que legitimada para ser candidata”.

Ahora, una vez decidido que continúa adelante con sus aspiraciones, la prioridad de Díaz es construir esa alternativa a la actual dirección con el apoyo de tres pilares fundamentales: Eduardo Madina, los principales barones regionales, y sus propios secretarios provinciales, que serán clave en el congreso nacional para amarrar un voto en bloque de los socialistas andaluces.

Primer paso: señalar la puerta a Sánchez

Antes de ese congreso, Madina y dirigentes autonómicos como Guillermo Fernández Vara, Emiliano García-Page y Javier Fernández serán las principales bazas de Susana Díaz para hacer hincar la rodilla a Pedro Sánchez.

Todos ellos han apoyado la tesis de la andaluza de que el PSOE debe rearmarse desde la oposición, e incluso han pedido, como Vara, que el partido se abstenga para facilitar la investidura del PP y garantizar la formación de gobierno.

Esas reivindicaciones llegarán al Comité Federal el próximo día 9, en un cónclave que será la primera oportunidad de Díaz para hacerse fuerte a nivel nacional y debilitar a Sánchez.

La idea de la andaluza es que la presión de los principales barones, y la suya propia, provoque que el secretario general se comprometa a evitar cualquier intentona de formar gobierno. Además, a nivel interno se apuesta por que Díaz y otros barones como Vara o Javier Fernández logren imponer a Sánchez que no vete al PP si los populares no logran el apoyo de partidos como PNV.

De lograr estos objetivos, la andaluza, con todos sus apoyos, debilitaría aún más la posición del actual secretario general, que vería de esta forma más cerca la puerta de salida de Ferraz.

A la espera del congreso nacional

El siguiente paso, explican las fuentes consultadas, es preparar una candidatura que no anunciará, en ningún caso, hasta que se convoque el congreso nacional del PSOE.

Desde Ferraz temen estos movimientos y apuestan por convocarlo cuanto antes, pero el propio Comité Federal puede posponer la decisión a septiembre, cuando se vuelva a reunir el máximo órgano de control del partido para decidir una fecha definitiva para el congreso. Un calendario, este último, que gusta más a Susana Díaz.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·