Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Sigue la resaca electoral en la formación morada

200 voluntarios de Podemos han revisado las actas del 26-J para comprobar que no hubo pucherazo

El recuento paralelo finalizó el miércoles y la conclusión es que no han existido irregularidades y que las impugnaciones contra ellos fueron correctas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tras las elecciones del 26 de junio, y con la decepción por el resultado conseguido, las bases de Podemos apuntaron la teoría de un posible pucherazo que pudo frenar un mejor resultado. A pesar de que la mayoría de líderes de la formación desacreditaron rápidamente esa sospecha, un ejército de voluntarios ha llevado a cabo un “recuento paralelo” de las actas electorales por si acaso.

Comparecencia de Unidos Podemos por los resultados de las elecciones del 26 de junio. Comparecencia de Unidos Podemos por los resultados del 26-J. Álvaro García Fuentes (@alvarogafu)

El debate sobre la hipótesis del “pucherazo electoral” se extendió con fuerza durante los días posteriores a las elecciones, alimentado fundamentalmente por denuncias en redes sociales realizadas por apoderados de la coalición Unidos Podemos.

Algunos apuntaban a ese supuesto fraude aportando fotografías de actas en las que no coincidía el número de votos de la formación con los asignados por el Ministerio de Interior...

200 voluntarios para comprobarlo

El líder de la formación, Pablo Iglesias, fue uno de los primeros dirigentes de Podemos en descartar la hipótesis del fraude, afirmando que considera que “un pucherazo es impensable en un país como España”.

Sin embargo, según ha sabido El Confidencial Digital por fuentes conocedoras de la iniciativa, alrededor de 200 voluntarios de Podemos han llevado a cabo en los últimos diez días un “recuento paralelo” de las actas del 26-J, una por una. Un proceso que concluyó el pasado miércoles.

Las comprobaciones se han centralizado en Madrid, donde algunos días se ha producido incluso “una avalancha de personas interesadas en participar”, según cuentan a ECD algunos de los organizadores.

Se han dedicado al recuento de los datos que figuran en las actas electorales (elaboradas por cada mesa y que se entregan a representantes y apoderados de los partidos), para compararlos con las cifras oficiales facilitadas por el Ministerio del Interior y la empresa pública Indra, que realizó el escrutinio.

Se ha descartado un “pucherazo”

Tras el análisis exhaustivo, Podemos ha enterrado ya completamente la opción del posible “pucherazo”. Ahora se habla incluso a sus militantes, a nivel interno, de unas elecciones “limpias y legales”.

La conclusión final del recuento es que no han existido irregularidades. Solo han detectado casos aislados de mesas electorales que han contabilizado o informado mal de los resultados o impugnaciones de otros partidos contra Podemos, que les han restado votos finalmente porque han resultado correctas una vez analizadas por la Junta Electoral.

No se fiaban del recuento de Interior

Fuentes internas de Podemos reconocen que los promotores de esta iniciativa “no se han fiado, en ningún momento, del recuento oficial del Ministerio del Interior, sobre todo después de escuchar en unas grabaciones las prácticas mafiosas de Fernández Díaz en su despacho”.

Recuerdan que la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa consideró deficiente el sistema de voto por correo en las elecciones del pasado 20 de diciembre, y también subrayó que se debería mejorar el formato de los debates. Lo señaló en un informe que elaboró una misión de este organismo que viajó a España el pasado noviembre.

Algunas organizaciones exigieron que observadores internacionales garantizasen la “limpieza” del proceso electoral del 26-J. Pero su reclamación no fue aceptada.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··