Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Escándalo de los WhatsApp con insultos a políticos y periodistas

Guerra de sindicatos en la Policía Municipal de Madrid por las amenazas de muerte a Carmena

UPM y APMU acusan a CCOO de la filtración y de dañar la imagen del cuerpo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El escándalo de los policías municipales de Madrid que profirieron en un chat de WhatsApp insultos y amenazas de muerte contra la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, ha desatado una fuerte guerra sindical en el cuerpo. La mayoría de los colectivos lanzan duras acusaciones a CCOO.

Manuela Carmena con la Policía Municipal. Manuela Carmena con la Policía Municipal.

Comisiones Obreras se ha mostrado “orgulloso de la valentía y ejemplo de nuestro compañero ante una banda de violentos disfrazados de policías municipales de Madrid. No está solo, tiene codo a codo su organización”, afirman.

En el colectivo AMPU (Asociación de Policía Municipal de Madrid) no se ha tardado en responder que, “sin pruebas, no se puede afirmar que sean agentes quienes hicieron esas manifestaciones ya que en los grupos privados no se piden credenciales. Un poco de respecto y no ensuciar al cuerpo sin pruebas y sin una sentencia que lo confirme”.

Pero CCOO insiste en que “denunciar a quienes dentro de la Policía Municipal de Madrid son violentos y amenazan de muerte es precisamente limpiar la imagen. Amparar a los responsables, intentar esquivarlo y no apoyar a las victimas si que es ensuciar nuestra imagen como policía democrática”.

Una afirmación a la que AMPU replica también que, “por supuesto, habrá que limpiar a todos aquellos que no merezcan llevar muestro uniforme”.

En la misma línea, UPM llega incluso llega a cargar contra la persona que, según esta central, filtró a la prensa las conversaciones del chat: “Sabemos que este confidente laboral es delegado de CCOO”, afirma, y “sabemos, ahora, que sus expresiones de provocación en ese chat desde hace casi tres meses iban encaminadas a conseguir estas desgraciadas capturas de mensajes descontextualizadas”.

En cualquier caso, UPM recalca que “ni de lejos está de acuerdo con esos mensajes aireados”. Hay que recordar que UPM es uno de los sindicatos más votados dentro de la Junta de Personal municipal, con ocho delegados. CCOO y CSIF tienen dos cada uno.

CSIF decide dar un paso atrás en la batalla

Por su parte, CSIF, sindicato mayoritario en la policía local en el conjunto de España, también censuró inicialmente “la conducta de aquel o aquellos que, valiéndose de su condición de miembro del citado grupo privado de mensajería, hayan divulgado sin la autorización de sus participantestanto conversaciones privadas como datos personales de los que participaban”.

Atacó también a Comisiones Obreras, pero por defender abiertamente al agente amenazado por presuntamente filtrar el contenido. Defendió que le preocupa la privacidad de los agentes, aunque aseguró también que no “participa de las opiniones que, al parecer, se han vertido en dicha red”.

Sin embargo, este martes emitió un comunicado en el que manifestó su más absoluto rechazo al contenido de los mensajes, los insultos y las expresiones publicadas, especialmente aquellos dirigidos contra representantes políticos y medios de comunicación.

Afirmó que el contenido de los mensajes y los supuestos responsables son parte de una investigación judicial y, por tanto, la justicia determinará la responsabilidad última y las consecuencias de los hechos investigados.

Destacó también “la profesionalidad de los integrantes de la Policía Municipal de Madrid que, a diario, ponen lo mejor de sí mismos para salvaguardar la seguridad, los derechos y libertades del conjunto de los madrileños, con muchas dificultades”.

Duros ataques a Carmena, Ferreras, Rufián...

Entre las conversaciones, destapadas esta semana por eldiario.es, se tilda a Carmena de “vejestorio despreciable”. “Lo que es terrible es que ella [Carmena] no estuviera en el despacho de Atocha cuando mataron a sus compañeros”, dice uno de los agentes con relación a la Matanza de Atocha, en enero de 1977.

“Que se muera la zorra vieja ya”, dice otro más adelante. Y más expresiones como “hija de la grandísima puta roja de mierda mal parida”. Un efectivo le desea “una muerte lenta y agónica”. “No creo que merezca otra cosa ella y su equipo de gobierno”.

También se ataca a los periodistas de laSexta, Ana Pastor y Antonio García Ferreras, y a políticos como el líder de Podemos, Pablo Iglesias, o el diputado de Esquerra Republicana de Cataluña Gabriel Rufián. “Ojalá explote laSexta con todos ellos dentro y que ese día esté también Pablo Iglesias y Rufián”, se escribe en el chat.

En el grupo de WhatsApp de la Policía Local llamado Turno de Noche” llegaron a participar más de 200 policías. Pero el carácter vejatorio de los comentarios proferidos por una minoría hizo que muchos se salieran de él paulatinamente a partir del pasado mes de agosto (tras los atentados de Las Ramblas en Barcelona). Todos ellos patrullan de noche y armados por la capital.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··