Miércoles 23/05/2018. Actualizado 11:27h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Nuevo ‘berrinche’ de la juez Le Vert por otra filtración en España de una operación contra ETA. El diario El País informó del hallazgo de tres zulos antes de que llegaran los gendarmes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En Francia no dan crédito a lo que sucede en España. Ya pasó hace cinco años: el ‘caso Faisán’ fue una filtración policial a ETA desde nuestro país, que impidió una operación antiterrorista dirigida desde el país vecino. Ahora ha ocurrido algo similar, esta vez con un medio de comunicación.

Mayo de 2006. La jueza antiterrorista Laurence Le Vert pone en marcha una importante operación contra la cúpula de ETA que ella misma se encarga de coordinar. A una hora determinada, un presunto etarra va a cruzar la frontera procedente de Irún para entregar una suma de dinero. Se trata de Joseba Elosúa, presunto jefe del ‘aparato de extorsión’ de la banda terrorista. En suelo francés hay planeada una reunión con la cúpula de la organización y la magistrada va a caer sobre ellos.

La veterana magistrada gala tiene controlado a Elosúa. En ese momento llega a España la información de que en cuanto pise suelo francés, la policía tiene orden de detenerlo. La operación sufre entonces un inesperado giro para Le Vert.

Alguien avisa a Joseba Elosúa del operativo policial que le está esperando en Francia. Un desconocido entra en su bar, el Faisán, y le entrega un móvil. El teléfono suena y Elosúa lo atiende la llamada. Al otro lado de la línea, un mando policial le convence de que no debe salir de España. Aquel día, el supuesto miembro de ETA nunca llega a entrar en Francia.

Unos días más tarde, El Confidencial Digital ofreció en exclusiva la siguiente información: ‘La juez Laurence Le Vert estuvo a punto de detener a la cúpula de ETA pero una filtración desde España les avisó’ -léala aquí-. La magistrada se había puesto en contacto con el Ministerio de Interior y, muy alterada, exigió explicaciones.

Al día siguiente, ECD desveló que el entonces secretario de Estado, Antonio Camacho, se vio obligado a viajar a París para calmar en persona a Le Vert -vea aquí la noticia-. La magistrada no quedó conforme con las explicaciones recibidas y reprendió con dureza al ‘número dos’ de Interior.

Aquello fue el inicio de lo que hoy se conoce como ‘caso Faisán’. Y acaba de tener una réplica, a otra escala.

Nuevo enfado de Le Vert

El origen del nuevo desencuentro ha sido el asalto, la semana pasada, a tres zulos de ETA al norte de Irouleguy, muy cerca de Saint-Jean-Pied-de-Port, en los Pirineos atlánticos. Fuentes de toda solvencia consultadas por El Confidencial Digital confirman que Le Vert ha vuelto a ‘montar en cólera’ al constatar que la operación para desmantelar esos tres arsenales se filtró en España a un medio de comunicación.

El equipo de la magistrada comprobó con estupor que la noticia se había publicado en la edición digital del diario El País antes que los gendarmes llegaran a los zulos. La juez Le Vert, aseguran estas fuentes, no daba crédito a lo que estaba pasando.

Antes incluso de que los agentes franceses procedieran a la inspección y ‘levantamiento’ de los tres escondites, el portal del Grupo Prisa recogía ya lo que contenían: armas, explosivos y dinero.

‘Thierry’ fue la clave

Esta operación se inició tras la detención de Francisco Javier López Peña, alias ‘Thierry’, en mayo de 2008. La Guardia Civil consiguió descifrar entonces la información del dirigente etarra y descubrió estos tres arsenales. Se trataba de zulos ‘Chernobil’, terminología empleada por ETA para denominar a aquellos escondites que las fuerzas de seguridad tienen localizados y están, por tanto, ‘contaminados’.

De ahí que sea muy improbable que algún etarra se acerque a ellos. Sin embargo, la policía decidió hace mucho tiempo poner una vigilancia permanente sobre ellos, por si algún pistolero ‘despistado’ o con una gran necesidad de dinero decidía ir por allí para aprovisionarse.

¿Por qué se dio el martes la orden de ‘levantarlos’?

Hace más de un año que la Guardia Civil conocía la existencia de estos escondites. Pero la orden de ‘levantarlos’ llegó el pasado martes. ¿Por qué ese día?

Fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por ECD manejan la hipótesis que se haya podido tratar de “una orden política” y “no operativa”.

El ‘descubrimiento’ coincidió con el estreno de un nuevo ministro y la marcha de otro: la operación, aseguran, pude ser un gesto de “bienvenida” a Antonio Camacho.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··