Defensa

Alerta ante posibles ataques independentistas contra el Ejército en Cataluña por el Día de la Constitución

Miembros de la seguridad del Estado manejan indicios de que el 6 de diciembre se pueden repetir episodios como los incidentes con cohetes y bengalas ante cuarteles que se registraron en torno al 20-N

Protesta de La Forja ante el cuartel del Ejército en Sant Climent Sescebes.
photo_camera Protesta de La Forja ante el cuartel del Ejército en Sant Climent Sescebes.

Habrá más actos de intimidación contra instalaciones de las Fuerzas Armadas en Cataluña. La protesta con bengalas y una pancarta ante la base de Sant Climent Sescebes (Gerona), y el lanzamiento de fuegos artificiales junto al acuartelamiento de El Bruc (Barcelona) han sido los dos primeros, pero no los últimos.

Esa es la previsión que manejan fuentes de la seguridad del Estado, consultadas por Confidencial Digital, tras la sucesión de dos actos de señalamiento que colectivos independentistas radicales han llevado a cabo en Cataluña en las últimas semanas.

El primer suceso se conoció el 16 de noviembre. Tal y como se contó en estas páginas, militantes de la organización juvenil La Forja (de extrema izquierda e independentistas radicales) se acercaron de noche y encapuchados al recinto del Acuartelamiento ‘General Álvarez de Castro’, acoge el Regimiento de Infantería ‘Arapiles’ nº 62 del Ejército de Tierra.

Allí encendieron bengalas de luz roja, y desplegaron una pancarta con el mensaje “Fem-los fora”, que traducido del castellano al catalán significa “Echémosles”. Reivindicaron esta acción de protesta con esta amenaza: “Los jóvenes señalamos al ejército español como instrumento de dominación de nuestro pueblo. Os queremos fuera de nuestra tierra y os combatiremos hasta conseguirlo”.

Días después, otro grupo radical, Acció per la Independència, les imitó en Barcelona. Lanzaron fuegos artificiales, cohetes y petardos, también de noche, junto al Acuartelamiento de El Bruc, cerca de la Diagonal de la capital de Cataluña. Lo hicieron en la noche del 19 al 20 de noviembre, este último día aniversario de la muerte de Francisco Franco.

De nuevo, difundieron la protesta con palabras que trataban de ser intimidantes contra “les forçes d’ocupació”: denunciaban que años después de la muerte del dictador, Cataluña se encuentra “sometida por la fuerza y el derecho de conquista”. Añadieron: “Celebramos la alegría del fuego. Que el fuego sirva de aviso y de advertencia: no pararemos hasta la independencia”.

Este segundo ataque estuvo coordinado con el lanzamiento de petardos contra una comisaría de la Policía Nacional en Figueras, en la provincia de Gerona.

Fuentes de la seguridad del Estado señalan a Confidencial Digital que hay previsiones de que puedan producirse nuevos incidentes de este tipo. Incluso señalan una fecha en la que se sospecha que podría haber más ataques contra el Ejército en Cataluña: el Día de la Constitución.

Aniversario de la muerte de Franco

Las fuentes consultadas apuntan que los primeros ataques se produjeron en torno al 20-N, fecha marcada por el aniversario de la muerte de Franco. En esa fecha se movilizan los falangistas, para recordar a José Antonio Primo de Rivera (fusilado en esa misma fecha); los nostálgicos del franquismo; y también grupos de extrema izquierda, que aprovechan para tratar de atacar a colectivos de signo opuesto, o a instituciones que consideran “herederas” de la dictadura.

 

Hay que señalar, en ese sentido, que el Monumento a los Muertos de la Legión de Zaragoza apareció con pintadas de “Legión asesinael fin de semana del 20 y 21 de noviembre.

Fuentes consultadas por ECD apuntan que la siguiente fecha significativa, que suscite las iras de los independentistas catalanes más radicales, es el 6 de diciembre. El aniversario de la aprobación de la Constitución Española de 1978 es despreciado por los independentistas (algunas instituciones gobernadas por los nacionalistas presumen de no hacer fiesta ese día), y los más radicales realizan en ocasiones pintadas, colocación de carteles y otras acciones reivindicativas.

Con esos y otros indicios, en ciertos ámbitos de la seguridad del Estado se teme que en torno al Día de la Constitución se registren nuevas acciones de protesta e intimidación, que tiene por objeto crear un escenario hostil para los militares destinados en cuarteles de Cataluña.

El colectivo que atacó el Acuartelamiento de El Bruc, Acció per la Independència, nació con mensajes inspirados en el conflicto de Irlanda. Ha colocado carteles de “zona liberada”, con figuras de carácter paramilitar, que trata de trasladar la imagen de que Cataluña se encuentra ocupada por las Fuerzas Armadas y las Fuerzas de Seguridad (Policía Nacional y Guardia Civil), que serían quienes en última instancia, por la mera fuerza de su presencia y por su actuación en episodios como el 1-O, impiden que los catalanes alcancen la secesión y se separen de España.

Zonas de seguridad

A raíz de los dos ataques a instalaciones del Ejército de Tierra, Confidencial Digital se puso en contacto con el Cuartel General del Ejército para preguntar si se habían tomado medidas para prevenir nuevos ataques de este tipo.

Desde el Cuartel General del Ejército se limitaron a señalar que, fuera de los acuartelamientos, las competencias son de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

El Real Decreto 689/1978, de 10 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de zonas e instalaciones de interés para la Defensa Nacional, que desarrolla la Ley 8/1975, de 12 de marzo, de zonas e instalaciones de interés para la Defensa Nacional, contempla las “zonas de seguridad”:

-- “Se denominan zonas de seguridad de las instalaciones militares, o de las instalaciones civiles declaradas de interés militar, las situadas alrededor de las mismas que quedan sometidas a las limitaciones que en la Ley, desarrollada por este Reglamento, se establecen, en orden a asegurar la actuación eficaz de los medios de que dispongan, así como el aislamiento conveniente para garantizar su seguridad y, en su caso, la de las propiedades próximas, cuando aquellos entrañen peligrosidad para ellas”.

Los militares que ejercen funciones de guardia y seguridad en los cuarteles pueden dar aviso si se estaciona un vehículo en esa zona, o si aparece alguien que suponga una amenaza. Pero no son agentes de la autoridad, y tendrían que avisar a un cuerpo policial -los Mossos d’Esquadra o la Guardia Urbana, en el caso de Barcelona- para que interviniera en esa zona de seguridad alrededor del cuartel de El Bruc.

Seis muertos en un incendio en una residencia en Moncada

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?