Defensa

El curso de ‘boina verde’ comienza con más alumnos que el año pasado pese a endurecer las pruebas de acceso

Han ingresado 55 de los 100 aspirantes, frente a los 48 de 105 de 2019. La escuela de Jaca ha añadido ejercicios nuevos: tiro, buceo, topografía...

Imagen de una edición anterior del Curso de Operaciones Especiales.
photo_cameraImagen de una edición anterior del Curso de Operaciones Especiales.

La Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales empieza los cursos de Operaciones Especiales y Montaña con más alumnos que el año pasado, a pesar de que precisamente este año se han añadido ejercicios extra a las pruebas de selección para poder realizar esta formación como militar de élite.

El vídeo del día

Los PGE incluyen una inversión pública social histórica de 239.765 millones.

Confidencial Digital contó hace unos meses que un grupo de trabajo de esta escuela, donde se forman los ‘boinas verdes’ del Ejército de Tierra y militares de Operaciones Especiales de otros ejércitos, había decidido introducir cambios en las pruebas de acceso para garantizar que al Curso de Operaciones Especiales entraran los mejores, los militares con las condiciones óptimas para formar parte de las unidades de élite de las Fuerzas Armadas.

“Se buscan unas capacidades superiores, ya que se entiende que los alumnos del Curso de Operaciones Especiales deben tenerlas para superar el curso”, resumía un portavoz de la escuela.

Pues bien: las nuevas pruebas no han provocado un descenso del número de alumnos que consiguen superarlas, sino al contrario.

Crece el porcentaje de ingresos

Según los datos aportados por el Ejército de Tierra, tras las pruebas de este año se ha seleccionado a 55 alumnos para realizar el Curso de Operaciones Especiales, de entre un total de 100 que se había presentado a las pruebas.

Para el curso pasado, el 2019/2020, fueron admitidos 48 de los 105 solicitantes que querían ser ‘boinas verdes’.

Es decir, si hace un año ingresaron el 45,7% de los candidatos, este año ese porcentaje ha subido al 55%.

En el Curso de Montaña también aumentan los alumnos. Este año lo han empezado 36 militares, seleccionados de entre 60 aspirantes, mientras que el año pasado entraron 29 de los 47 solicitantes.

Los cursos de la escuela de Jaca ya han comenzado, y cuentan con oficiales y suboficiales del Ejército de Tierra, de la Armada y del Ejército del Aire, y con tres oficiales de Argentina, Túnez y Marruecos.

Las nuevas pruebas

Hasta el año pasado, los aspirantes al Curso de Operaciones Especiales tenían que pasar un reconocimiento médico específico y unas pruebas psicológicas, junto a las pruebas físicas: flexiones, carrera de 8 kilómetros, recorrido por zona de montaña...

Para incorporar a los militares que tengan ya determinadas aptitudes necesarias para ser ‘boina verde’, este verano se introdujeron pruebas complementarias:

-- Prueba de suficiencia acuática (buceo).

-- Prueba de equilibrio (para que no tengan miedo a lanzarse en paracaídas, por ejemplo).

-- Prueba de espacio confinado.

-- Prueba de salto al agua.

-- Prueba topográfica (para orientarse a campo abierto).

-- Prueba de armamento y tiro, con pistola y con fusil.

Nueve meses de tiro, paracaidismo, combate en agua...

Si se mantiene la tendencia de los últimos, de los 55 militares que empiezan ahora el curso quedarán en torno a una treintena al final, dentro de nueve meses. La dureza de este adiestramiento obliga a abandonar a muchos de los militares que aspiran a conseguir la ‘boina verde’.

La edición 2019/2020 se vio interrumpida por la epidemia de coronavirus, que motivó el cierre de todos los centros militares de formación, incluida la escuela de Jaca. Se reanudó unos meses después para completar el final del curso.

El Curso de Operaciones Especiales trata de proporcionar los conocimientos necesarios para concebir, planear, conducir y ejecutar misiones específicas de Operaciones Especiales, como son destrucción de objetivos estratégicos que se encuentran detrás de las líneas enemigas mediante golpes de mano, señalización de objetivos mediante láser para su destrucción por un avión, captura de personalidadesrescate de rehenes...; así como el asesoramiento al mando en estas misiones.

Es un curso principalmente práctico, con ejercicios en todo tipo de terrenos y climatología, con una gran carga de horas nocturnas y también en el medio acuático.

Se desarrolla principalmente en los alrededores de Jaca y en otras comarcas del Pirineo aragonés, en Alcantarilla (Murcia) para los saltos paracaidistas, en Cartagena para el buceo y en el campo de maniobras de San Gregorio (Zaragoza).

Los aspirantes a ‘boina verde’ reciben formación en topografía, tiro y explosivos, paracaidismo, combate en agua y buceo militar, supervivencia y evasión, operaciones aeromóviles, combate urbano y ejecución de operaciones tácticas en colaboración con unidades de los tres Ejércitos.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?