Defensa

Un ex jefe de los agentes operativos del CESID firma la carta al rey contra el Gobierno

El coronel Antonio Lago Palomeque fue responsable del departamento ‘KA’ del servicio de inteligencia en los años 90

Pablo Iglesias promete el cargo ante Felipe VI y en presencia de Pedro Sánchez.
photo_camera Pablo Iglesias promete el cargo ante Felipe VI y en presencia de Pedro Sánchez.

Un grupo de 73 oficiales y oficiales generales retirados del Ejército de Tierra enviaron hace unos días una carta a Felipe VI para expresarle sus preocupaciones porque “tras la llegada al Poder Ejecutivo de un gobierno social- comunista que olvida el interés general y atiende sólo a intereses partidistas, la cohesión nacional corre graves riesgos de deterioro, tanto en su vertiente política, como económica y social”.

El diario El País reveló la carta y dio sólo algunos nombres de los firmantes de mayor graduación: el teniente general José María Fernández-Bastarreche que fue jefe del Mando de Personal del Ejército de Tierra; el general de División Ángel Gil Barberá; el general de División Francisco Fernández Sánchez, quien ocupó el cargo de comandante general de Melilla; el general de Brigada Pedro María Andreu Gallardo, que dirigía el Mando de Operaciones Especiales (MOE) cuando los ‘boinas verdes’ asaltaron el islote Perejil ocupado por gendarmes marroquíes; Manuel Silos Pavón, que fue jefe del Seprona de la Guardia Civil...

Confidencial Digital ha consultado la lista completa de firmantes, en la que figuran 66 coroneles. Entre ellos destaca un nombre: el coronel (retirado) Antonio Lago Palomeque, cuya carrera se orientó a los servicios de inteligencia.

El espionaje a la sede de Herri Batasuna

Distintos libros especializados, reportajes y también una sentencia del Tribunal Supremo señalan a Lago Palomeque como responsable de la División, Departamento o Unidad de Acción Operativa, que integraba a los agentes operativos, los KA.

En 1998 se descubrió que el CESID espiaba desde 1992 las comunicaciones de la sede de Herri Batasuna (el brazo político de ETA posteriormente ilegalizado) en Vitoria, sin autorización judicial y sin conocimiento del Gobierno de España.

Por ese caso se celebró en 2002 un juicio contra los ex directores del CESID Emilio Alonso Manglano y Javier Calderón, que fueron condenados por la Audiencia Provincial de Álava a tres años de cárcel por el delito de interceptación ilegal de comunicaciones telefónicas. También fueron condenados dos agentes del servicio.

En el juicio oral declararon tres ex jefes del Departamento de Acción Operativa del CESID: Juan Alberto Perote, Manuel López y Antonio Lago Palomeque,

De Lago Palomeque el diario ABC destacó en marzo de 2003 que “ocupaba el cargo” de jefe del Departamento de Acción Operativa “cuando miembros de Batasuna denunciaron las supuestas escuchas ilegales en su sede de HB en Vitoria”, es decir, en 1998.

Tanto Antonio Lago Palomeque como sus antecesores negaron conocer los hechos.

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus suma cerca de 630.000 casos a nivel mundial.

La sentencia del Tribunal Supremo de 2004 que resolvió los recursos de casación y absolvió a Manglano y Calderón cita a Lago Palomeque:

-- “A tenor de los elementos de juicio que acaban de relacionarse, es elemental concluir que la descrita fue una operación de espionaje, que es como se denota en el diccionario a la acción de observar disimuladamente lo que hacen otros. Que tal operación fue, sin duda, relevante en el marco de la actividad del CESID, pues implicaba una grave ruptura del marco constitucional y legal. Y, en este sentido, debe hablarse de una actuación extraordinaria, ya que sería contrario a derecho presumir que tal modo de operar entraba dentro de las prácticas habituales u ordinarias del instituto. Es decir, fue una de esas cuestiones ‘de carácter excepcional’ sobre las que Lago Palomeque, en su calidad de Jefe de la Unidad de Apoyo Operativo, despachaba con Alonso Manglano y, luego, con Calderón Fernández (folio 3770 vuelto, 10 del acta de juicio)”.

División de Apoyo Operativa

En el libro ‘Servicios de inteligencia: ¿fuera de la ley’, el periodista especializado en espionaje Fernando Rueda explica que el juez del caso de la vigilancia a la sede de HB no imputó a otros dos jefe del CESID, Félix Miranda y Jesús del Olmo, y a los ex jefe de Apoyo Operativo Manuel López Fernández y Antonio Lago Palomeque “pues no consta en las actuaciones indicios de su participación en los hechos”.

Rueda cita el nombre de Lago Palomeque en otro libro ‘KA, licencia para matar: qué hacen y cómo son los espías más peligrosos del CESID’. Lo nombra como “jefe del Departamento de Acción Operativa” al que Javier Calderón mantuvo en su puesto pese a la “limpia” que hizo al llegar a la dirección del centro.

En ‘Por qué nos da miedo el CESID’, Rueda explica que Calderón englobó el Departamento de Acción Operativa dentro de una División de Apoyo Operativo más amplia y con mayores poderes, y puso al frente “a Antonio Lago Palomeque, libre de toda sospecha”

El diario El Mundo menciona este nombre en un reportaje sobre Ignacio Estévez, que fue jefe del Departamento de Acción Operativa. Ahí se explica que tras la salida de Juan Alberto Perote como responsable de los agentes operativos, “le sustituyó Antonio Lago Palomeque, alias ‘Laguna’, que sumó a su discreción una buena labor con sus hombres, aunque su etapa fue muy dura por las continuas apariciones en los medios de comunicación de las misiones, más o menos legales, de su unidad. Tras la llegada de Calderón, le ascendió a jefe de división y nombró para el departamento operativo a Ignacio E., que si bien su nombre acaba de dejar de ser desconocido, sigue siendo, como Markus Wolf, el hombre sin rostro. No sé cómo se titulará el artículo, pero sí como termina. Yo estuve con los KA”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes